LA NOTA ECONÓMICA

Efectos inflacionarios externos golpean a consumidores

Por: Geldi Muñoz Palala /elPeriódico 

Los productos alimenticios de origen agrícola reportan mayores alzas por factores internos y externos.

foto-articulo-Finanzas

La inyección monetaria de los bancos centrales para el gasto de los gobiernos de las principales economías por la pandemia, las crisis de los contenedores y la energética de Europa son los eventos que están detrás del fenómeno inflacionario a nivel mundial.

El director de Inteligencia Económica y Financiera en Central American Business Intelligence (CABI), Paulo de León, explicó que estas son las tres razones que en 2021 impulsaron los precios. “Cuando alguien imprime dinero para los gobiernos, esa liquidez llega a mercados y esta empieza a ver donde refugiarse y se ha hecho en muchos activos”, dijo. 

Enfatizó en que todo activo financiero empieza a subir, porque hay mucha liquidez, provocando una inflación de activos y de commodities.

Según De León, el impacto de la alza de precios aún no se materializa en el IPC, debido a que hasta enero de 2022 se podrá hacer la comparación con el cambio de metodología que se dio en el indicador. Considera que la inflación dará un “brinco” a partir de enero o febrero y estima que el año cerrará entre cinco y 5.5 por ciento, superior a la meta del banco central.

El presidente del Banco de Guatemala (Banguat), Sergio Recinos, dijo que el ritmo inflacionario a noviembre se situó en 2.89 por ciento. La previsión es que en 2021 cierre en 3.25 por ciento, y para 2022 prevé que se sitúe alrededor del cuatro por ciento.

Efectos

De León agregó que según el índice de confianza en el consumidor del CABI, el predictor del comportamiento del consumo viene para abajo, por el alza de la gasolina, el gas y la inflación, a esto se suma la variante ómicron.

Considera que en el país la inflación no afectará a todos por igual, ya que en los departamentos donde hay aumento del flujo de remesas y se producen productos agrícolas de exportación, cuyos precios están subiendo, se verían beneficiados; preocupa más para las áreas urbanas. 

Alzas

El CABI efectuó un análisis de precios, en el cual comparó, hasta septiembre pasado, 29 productos del Índice de Precios al Consumidor (IPC) y la Canasta Básica Alimentaria (CBA) del Instituto Nacional de Estadística y el informe de precios del Ministerio de Agricultura y Ganadería, para evaluar el comportamiento en la etapa pos-COVID y los últimos dos, tres y cinco años.

Los productos con más alzas durante la pandemia y en los últimos cinco años son los vegetales, verduras y hortalizas (tomate, frijol y maíz), debido a la pérdida de productividad, el incremento de insumos de producción agrícolas, la gasolina y las deficiencias de la cadena logística interna y la centralización de los centros de distribución. Los alimentos industriales tienen mayor estabilidad (azúcar, leche y pan).

Para el director ejecutivo de la Cámara Guatemalteca de Alimentos y Bebidas, Enrique Lacs, los efectos climáticos también generan volatilidad en los productos agrícolas. Agregó que los productores de alimentos se enfrentan también al alza del costo de materiales de empaque de plástico, papel, cartón y aluminio.

Lacs indicó que no todas las empresas pueden trasladar esos aumentos de costos a los consumidores, ya que se caen las ventas. Esto ha  golpeado en lo financiero a las pequeñas y medianas empresas. Además cualquier incremento repercute en más contrabando. 

FUENTE: EL PERIÓDICO

Categorías:LA NOTA ECONÓMICA