LA NOTA CHAPINA

Los chats de WhatsApp son “clave” en los juicios en Guatemala

  • Por Evelyn De León

Los chats de WhatsApp son utilizados en Guatemala como evidencia digital en procesos judiciales.

Recientemente se hizo público que el juez de Primera Instancia Penal de Zacapa ignoró como evidencia un chat de WhatsApp que evidenciaría, según el Ministerio Público (MP), la intención de asesinar a Melissa Palacios, una joven universitaria asesinada en Zacapa.

“Pero yo sí la voy a matar a puros pijazos”, habría escrito María Fernanda Bonilla Archila respecto de Melissa en un chat de WhatsApp.

La secuencia de los mensajes electrónicos pudo ser obtenida por los fiscales del MP y se presentó como indicio. Sin embargo, no fue suficiente para el juez quien modificó el delito de asesinato a homicidio en estado de emoción violenta. 

El caso de Zacapa generó la duda respecto de la validez que los jueces dan a los chats de WhatsApp en los procesos penales en Guatemala. 

La imagen corresponde al chat que se encuentra en el expediente judicial. (Foto: archivo/ Soy502)

La imagen corresponde al chat que se encuentra en el expediente judicial. (Foto: archivo/ Soy502)

Inacif puede recabar los chats

Soy502 consultó al Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) respecto de los peritajes que realizan para contribuir y sustentar las investigaciones del MP y se determinó que los análisis forenses presentados han servido al sistema de justicia como prueba en procesos penales. 

Fredy Emanuel Sánchez Gálvez, jefe del Laboratorio de Informática Forense, accedió a explicar respecto de la evidencia digital que puede ser obtenida de celulares, computadoras, tablets, discos duros y cualquier dispositivo electrónico. 

No solo los chats de WhatsApp se están utilizando. También las fotografías, videos, correos electrónicos, documentos y cualquier información que se encuentre en los dispositivos se convierten en pruebas.

El laboratorio se creó en 2017 y solo en 2021 recibió 852 solicitudes del MP. 

Sánchez refiere de la mensajería digital: “Nosotros, a través de métodos técnico-forenses, podemos acceder a la información” después que el MP decomisa el dispositivo electrónico y lo envía al Inacif. “Las conversaciones pueden almacenar información cuando una persona o personas están confabulando para asesinar, también el trasiego de drogas y se dan muchos casos de violencia a la intimidad sexual ”Fredy Emanuel Sánchez Gálvez, jefe del Laboratorio de Informática Forense

El ingeniero también alerta que compartir imágenes íntimas de terceras personas podría convertirse en un delito, especialmente cuando se trata de contenido sexual infantil. 

Cómo extraen la información 

El Inacif aplica al menos tres métodos para extraer los archivos de un celular. Rootear el celular para obtener el rol de administrador y acceder a todos los archivos; degradar la versión de la aplicación de WhatsApp para obtener una copia de los archivos y la extracción de una conversación cuando se tiene la clave del celular. 

Esta tecnología, dice el jefe del Laboratorio de Informática de Inacif,  se realiza con autorización judicial. “Nosotros tenemos que tener la orden del juez, mediante el MP, para no caer en un error”, menciona. 

Chat como guía 

La mensajería también puede ser utilizada como guía de las acciones delictivas, dice el abogado penalista Julio Prado. Hace mención que pude ser utilizada como soporte de otros medios de prueba que presente el MP. 

El profesional trabajó en la Fiscalía Especial contra la Impunidad (FECI) y recordó que entre 2014 y 2016 la recuperación de información en casos de alto impacto se logró porque en algunos casos los sindicados accedieron a brindar sus contraseñas de seguridad o la información se sustrajo de las tarjetas de memoria. 

“Las conversaciones (en ese momento) fueron una guía para probar la relación de los involucrados y el rol de cada uno de ellos en los hechos ilícitos”. puntualizó Prado. 

Los chats de políticos 

El MP resguarda un chat que forma parte del expediente donde se investiga la práctica de supuestas plazas fantasma en el Instituto de la Víctima. 

Los protagonistas de la conversación son Jorge García, diputado de CREO y Alejandra Carrillo, directora de la entidad mencionada. 

La conversación la inicia García. “Alejandra, buenos días”, le escribe y le desea buen día. Le hace saber que la comunicación es para recordarle sobre sus anteriores pláticas.

“Te escribo ya que se acabó julio y no hay nadie adentro de lo platicado y ya te podrás imaginar, me cuentas”, le escribió a las 5:55 de la mañana, según el registro del chat.

Alejandra, que sería la exdiputada Carrillo, según la fuente relacionada al caso, y actual directora del Instituto de la Víctima, le responde tres horas después a las 9:15 horas.

“Hola Diputado, la convocatoria abierta que me solicitó el Consejo apenas se cierra mañana viernes. El lunes empiezan las pruebas y entrevistas para el 16”.

Imagen del chat filtrado a la prensa.

Imagen del chat filtrado a la prensa.

El Inacif concluye que solamente un juez puede determinar si los chats que presentan los fiscales tienen valor como prueba en los procesos penales. 

FUENTE: SOY 502

Categorías:LA NOTA CHAPINA