LA NOTA CHAPINA

Caso Semuy II: Confusión en nombre favorece a sindicado

Oscar Canel

La jueza de Mayor Riesgo “E”, Eva Recinos, ordenó la clausura provisional a favor de uno de los detenidos señalado por el Ministerio Público de estar vinculado directamente en los hechos violentos ocurridos en el caso Semuy II. Foto La Hora / Archivo

Debido a una confusión en la identificación de dos personas, la jueza de Mayor Riesgo “E”, Eva Recinos, ordenó la clausura provisional a favor de uno de los detenidos señalado por el Ministerio Público de estar vinculado directamente en los hechos violentos ocurridos en el caso Semuy II.

En la audiencia, la defensa indicó que “la persona que disparó en contra de los soldados fue identificada como Agustín Chub (quien se quitó la vida en septiembre de 2019), mientras que su defendido es Augustín Chub Choc”, esa fue la confusión explicó la abogada, Wendy López.

La defensa indicó que “se le pretende a mi patrocinado involucrar dentro de los hechos, siendo el resultado de una investigación que la PNC realiza como parte de la identificación de personas”, tras lo ocurrido en aquella comunidad.

López añadió que el informe de la PNC refiere que en ese documento “están las personas involucradas y otras que no tienen nada que ver, pero serían de utilidad para la identificación de las mismas”.

La defensa indicó que “se le pretende a mi patrocinado involucrar dentro de los hechos, siendo el resultado de una investigación que la PNC realiza como parte de la identificación de personas”. Foto La Hora / Oscar Canel

Esta persona permanecía en prisión preventiva desde el 10 de noviembre del 2021 y era señalada de asociación ilegal de gente armada y atentado con agravaciones específicas. Sin embargo, tras la decisión de la juzgadora deberá recuperar su libertad.

Por ahora el Ministerio Público deberá ampliar la investigación y determinar si existe la posibilidad de que Chub Choc tenga alguna relación con los actos violentos ocurridos en el Semuy II.

LO SUCEDIDO EN ESE CASO

Los sindicados son señalados de pertenecer a un grupo no autorizado que tenía como finalidad, mediante el equipamiento de armas de fuego, proteger de manera ilegal la aldea Semuy II.

El grupo daba seguimiento a personas que no pertenecían a ese poblado, situación que llevó a que se perpetraran un ataque a un pelotón de reconocimiento del Ejército de Guatemala el 3 de septiembre pasado, en donde murieron los tres soldados.

FUENTE: LA HORA

Categorías:LA NOTA CHAPINA