LA NOTA CHAPINA

Q9.48 millones ha costado el transporte de vacunas Sputnik

El Fondo de Inversión Ruso aún está pendiente de entregar 3.2 millones de dosis de la vacuna Sputnik V que tendrán que llegar antes del 31 de diciembre.

Por Mariajosé España

Desarrollador Sputnik dice que su vacuna es altamente eficaz contra ómicron. (Foto Prensa Libre: EFE)Desarrollador Sputnik dice que su vacuna es altamente eficaz contra ómicron. (Foto Prensa Libre: EFE)

De los Q614.5 millones que pagó el gobierno de Guatemala al Fondo de Inversión Ruso para la adquisición de las vacunas Sputnik, aún hay que sumarle los costos que requiere el transporte de los lotes que trasladan desde Rusia.

Este contrato firmado en febrero de 2021 y renegociado meses después por la exministra de Salud, Amelia Flores, ha sido bastante cuestionado por la confidencialidad del mismo y porque dejó en desventaja al país.

Además, por la adquisición de las 8 millones de dosis y el pago adelantado del 50% del monto total que estaba contemplado, se esperaba que el transporte fuera de los costos que ya estaban incluidos.

En una solicitud de información enviada al Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS), el jefe del Departamento Administrativo, Erick Delgado Urbina, respondió que hasta el 7 de diciembre del presente año se han recibido 4 millones 769 mil 90 dosis de la vacuna Sputnik V.

Para el transporte de esta cantidad, la cartera ha pagado al momento la cantidad de Q9 millones 484 mil 635.68. Esto representaría la cantidad de Q1.98 por dosis.

Sin embargo, no todas las dosis tuvieron el mismo costo en transporte ya que el precio varió según la empresa de transporte contratada.

Por ejemplo, el 5 de mayo llegaron al país las primeras 50 mil dosis de la vacuna a través de la empresa DHL que dio el transporte por Q274 mil 098, es decir, Q5.48 por dosis.

Con la segunda llegada de las otras 50 mil dosis que arribaron al país un mes después, prefirió optar por los servicios de la empresa Kuehne Nagel donde el costo se redujo a Q236 mil.

A partir de esa fecha y por la cantidad de vacunas que venían, el costo siguió bajando. El 3 de julio se pagaron Q724 mil por 200 mil unidades, es decir, Q3.62 cada una y el 15 de julio que vinieron 310 mil dosis, se pagaron Q592,100.

El último lote de vacunas Sputnik V que vinieron al país se recibieron el pasado 29 de octubre, 300 mil vacunas eran para la primera dosis y 400 mil eran del componente de la segunda dosis.

Guatemala aún está pendiente de recibir 3 millones 230 mil 910 dosis por lo que los costos de transporte aún podrían subir según el número de entregas que se hagan.

Aunque aún no hay una fecha estipulada para esta última entrega, el contrato hecho por la exministra estipula que las dosis deben ser enviadas antes del 31 de diciembre del presente año, de lo contrario, el contrato se incumpliría y sería responsabilidad del Fondo Ruso.

Sin embargo, según declaraciones dadas por el actual ministro Francisco Coma en la semana recién pasada, les preocupaba recibir dicha cantidad de vacunas ya que temían que la población no quisiera vacunarse y que estas se desperdiciaran.

Esto podría ser algo no lejano a la realidad, ya que el director general del Sistema Integral de Atención en Salud del Ministerio de Salud, Eliú Mazariegos, dio a conocer la primera semana de diciembre de 1 mil 800 dosis de vacunas que se vencieron.

De esas, 820 dosis eran de Sputnik V, sin embargo, estas vacunas se echaron a perder porque no guardaron la cadena de frío que requiere.

Mal sabor de boca

Quedando diez días para que finalice el año y para que se venza el plazo para recibir las últimas dosis de esta vacuna, Karin Slowing, experta en administración pública, refiere que el contrato hecho con el Fondo de Inversión Ruso deja un mal sabor de boca por los constantes incumplimientos en las fechas de entrega.

“Nos han estafado y visto la cara por meses y no vemos ni a la Contraloría General de Cuentas ni a la Procuraduría General de la Nación emprender acciones contra la empresa por estafa, el producto está pagado y no ha venido”, respondió.

Slowing agregó que las dosis restantes deben venir porque ya están pagadas y el ministerio debe responder con una vacunación masiva en las áreas donde hace falta.

“Otra cosa es que por las situaciones que ha habido en el país la gente ya no quiera tener interés de vacunarse con la Sputnik y esa también es responsabilidad del gobierno por generar desconfianza alrededor de esta vacuna”.

Esta desconfianza por la vacunación en general fue demostrada por el Centro Johns Hopkins para Programas de Comunicación que exploró la aceptación de la vacuna en Guatemala.

El 21 por ciento de la población encuestada ha decidido no vacunarse, mientras el 18 por ciento dijo que quizá no lo haga y el 27 por ciento dijo que todavía lo está pensando.

Quiénes deben recibir la tercera dosis contra el covid-19 y por qué

La tercera dosis contra el covid-19 comenzó a aplicarse en Guatemala desde la primera semana de diciembre, pero hasta hace unos días el Ministerio de Salud autorizó que esta fuera distinta a la vacuna con la que se completó el esquema primario.

Por Ana Lucía Ola

La tercera dosis está indicada para personal sanitario, cuerpos de socorro, empleados de funerarias y de hogares de ancianos, así como para personas de 60 años y más, y pacientes que tiene comprometido el sistema inmune. (Foto Prensa Libre: EFE)La tercera dosis está indicada para personal sanitario, cuerpos de socorro, empleados de funerarias y de hogares de ancianos, así como para personas de 60 años y más, y pacientes que tiene comprometido el sistema inmune. (Foto Prensa Libre: EFE)

La tercera dosis no es para toda la población, el Ministerio de Salud estableció priorizar a personal sanitario en primera línea, población mayor de 60 años y personas con factor de riesgo de inmunosupresión.

En la reciente adenda al Plan Nacional de Vacunación, que se publicó el lunes pasado, se indica que quienes completaron el esquema primario de dos dosis hace seis meses puede recibir una tercera.

Con respecto a esta dosis, el médico infectólogo David Prado menciona que es necesario diferenciar entre dosis de refuerzo y dosis adicional. La primera es para quienes requieren subir su respuesta inmune por razones de edad o de oficio, acá encaja el personal de salud de primera línea, cuerpos de socorro, empleados de funerarias, trabajadores de instituciones de adultos mayores y personas de 60 años y más. Esto debido a que en el cuerpo los niveles de defensa bajan con el tiempo y hay que mantener a estos grupos protegidos del coronavirus.

Mientras que la segunda es para aquellos que no responden igual a las vacunas que el resto de la población porque tienen comprometido el sistema inmune, son pacientes con cáncer, VIH, hipertensión arterial, diabetes, enfermedad pulmonar crónica, enfermedad renal crónica, enfermedad cardiovascular y cerebrovascular, y obesidad (índice de masa corporal mayor o arriba de 30). Ellos tienen la posibilidad de recibir una dosis más de la vacuna contra el covid-19.

Quienes se vacunaron en el extranjero con Johnson & Johnson, Sinovac y Sinopharm también pueden recibir la dosis de refuerzo.

Zulma Calderón, defensora de la Salud de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), indica que la aplicación de la dosis de refuerzo y la adicional debe de seguirse de manera paralela a la inoculación de quienes no han completado el esquema (dos dosis), esto evitará que el virus se siga transmitiendo y que surjan nuevas variantes.

No descarta que en las próximas semanas la tercera dosis se extienda a más población, pues buena cantidad de las vacunas contra el covid-19 que han ingresado al país tienen fecha de vencimiento cercana -febrero y marzo del 2022-, y sería “desastroso” que el biológico se pierda.

Vacunación cruzada

El reciente lineamiento del Ministerio de Salud establece que en esa tercera dosis puede utilizarse una formulación distinta de la que inicialmente recibió una persona, es decir vacunación heteróloga, o como suele denominarse, vacunación cruzada.

Se plantea, por ejemplo, que si ya se tiene las dos dosis de vector adenoviral (AstraZeneca) se pueda recibir una tercera dosis de la misma vacuna o bien de ARNm (Moderna o Pfizer).

Eliú Mazariegos, director general de Sistema Integral de Atención en Salud del Ministerio de Salud (Sias), indicó que para los que se aplicaron Pfizer, la opción es Moderna. Los que recibieron AstraZeneca puede recibir la misma o bien Moderna. En el caso de Sputnik V es AstraZeneca o Moderna.

La PDH ha recibido denuncias de que no todos los centros de vacunación han sido notificados de manera oficial de esta tercera adenda en el Plan Nacional de Vacunación, por lo que no aplican el criterio de vacunar con una fórmula distinta.

En relación a la vacunación heteróloga, Prado menciona que en el campo de la vacunología siempre se consideró que usar la misma vacuna con que inicialmente se inmunizó al paciente era lo ideal. Esto ha variado con los años. Se han hecho estudios con distintas vacunas no covid, en los que utilizar una formulación distinta ha producido una mejor respuesta inmune.

Por otro lado, autoridades de Salud, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), han referido de que si no se tiene la marca inicial con la que se comenzó a proteger a un paciente no se interrumpa el proceso porque se tiene otra vacuna disponible. Es mejor vacunarlos con una plataforma diferente a no hacerlo.

“En el caso de vacunas de covid hay alguna información que sugiere que, incluso, la heteróloga puede producir niveles de anticuerpos o defensas superiores a usar la misma formulación para todas las dosis – vacunación homóloga-”, dice Prado.

Esto ha resultado conveniente para otras vacunas.

Si bien en el marco de la pandemia esta vacunación cruzada está cobrando popularidad en el mundo, el infectólogo menciona que es importante seguir los lineamientos de las autoridades locales, en este caso del Ministerio de Salud.

Para Calderón el que se puedan combinar las plataformas es una medida acertada por parte de las autoridades, pero la población debe tener claro que en la adenda se establece que la aplicación de una vacuna diferente a la usada en el esquema primario completo depende de la disponibilidad del biológico en los centros de vacunación.

Proceso sigue lento

A días de que se cumplan 10 meses de que en el país se administró la primera vacuna contra el coronavirus solo el 24 por ciento de la población tiene las dos dosis requeridas.

La OMS estableció como meta que los países de la región de las Américas terminarán el 2021 con cuatro de cada 10 de sus habitantes inoculados, Guatemala no lo logrará.

La vacunación contra el covid-19 avanza lento en Guatemala. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

Al ritmo de vacunación que se tiene en el país es una meta difícil. Prado menciona que “si se calcula (administrar) alrededor de 50 mil dosis diarias, se tendría que esperar un poco más de dos meses para llegar a ese 40 por ciento teórico de vacunación de la población”.

No tener las dos dosis deja a los guatemaltecos susceptibles ante la variante ómicron que, al 15 de diciembre, estaba presente en nueve países de América.

FUENTE: PRENSA LIBRE

Categorías:LA NOTA CHAPINA