LA NOTA CHAPINA

Coronavirus: Guatemala sigue incapaz para masificar las pruebas diagnósticas

Fiscalizadores de la pandemia señalan que conocer el resultado de una prueba de covid-19 puede tardar de una a dos semanas.

Por Douglas Cuevas

En promedio la defensoría de la salud de la PDH recibe cinco denuncias a la semana por falta de acceso a pruebas covid-19.  (Foto Prensa Libre: Érick Ávila) En promedio la defensoría de la salud de la PDH recibe cinco denuncias a la semana por falta de acceso a pruebas covid-19. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Guatemala enfrenta al coronavirus desde hace 20 meses y sigue siendo incapaz de facilitarle a la población acceso masivo a una prueba para saber si tiene el virus, a pesar de que existe legislación que facilita recursos y los procesos de compra de los diagnósticos.PUBLICIDAD

La Ley de Emergencia para la Atención del Covid-19 ordena a las entidades sanitarias la compra de 1 millón 552 mil pruebas y destina Q556 millones para ello.

De ese dinero se han invertido Q225 millones, entre insumos médicos y las pruebas, pero no existe un desglose exacto para saber cuántas pruebas existen, según el diputado Orlando Blanco, presidente de la Comisión de Previsión Social.

 

Incluso la aparente mala gestión y planificación del Ministerio de Salud hará que una fuerte cantidad de recursos para responder a la pandemia se queden sin utilizar.

“El presupuesto se va a cerrar el 20 de diciembre. Esto quiere decir que no habrá movimientos financieros. Esto implicaría que el Ministerio de Salud, de aquí al 15 de diciembre, tendría que hacer readecuaciones de cuota para lo que resta del año. Nosotros creemos que habrá una subejecución muy fuerte. Ahora son Q1 mil 870 millones no ejecutados, y se va a dejar de ejecutar alrededor de Q800 millones”, advirtió Blanco.

A su criterio, la Ley de Emergencia no fue bien aprovechada por las autoridades sanitarias, ya que habrá dinero que pudo haberse usado para atender de mejor manera a la población.

Denuncias por falta de pruebas

Actualmente, los centros de salud que practican pruebas gratuitas para la detección de coronavirus funcionan en un horario que no se acopla al de la población trabajadora, pues es exclusivamente diurno, de lunes a viernes.

La crisis económica vigente, por la misma pandemia, hace que para muchos sea imposible pagar un laboratorio privado, donde tendrían que destinar Q300 para una prueba de antígeno, que es poco certera, o hasta Q1 mil para una PCR, de mayor confiabilidad.

Este problema existe en Guatemala desde la llegada del covid-19 y las denuncias por falta de acceso a pruebas continúan, según datos de la Defensoría de la Salud de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH).

“Las pruebas no han sido de acceso universal. No solo hay limitantes con los horarios, sino también en los días. La mayor parte de los servicios de salud no atienden los fines de semana, y este es un problema más que se suma a la falta de accesibilidad de las pruebas. Hay que recordar también que más del 60% de las pruebas se centra en el departamento de Guatemala. En estas últimas semanas hemos estado recibiendo unas cinco denuncias a la semana por falta de acceso a las pruebas”, señaló Calderón.

Mal y tarde

Los lugares que tienen pruebas disponibles los resultados no son inmediatos, lo que podría hacer que muchas personas asintomáticas sigan con su jornada de trabajo habitual y expongan a sus compañeros de trabajo a una infección, debido a la ineficiencia del sistema para dar respuesta inmediata.

Los síntomas del covid-19 pueden abarcar dos semanas, tiempo durante el cual, en ocasiones, es lo mismo que se tarda una persona en conocer su resultado, según Óscar Chávez, investigador de Laboratorio de Datos.

“Varía mucho dónde se la realiza y el tipo de prueba. Si usted se hace una prueba rápida en la capital, posiblemente al día siguiente o a un par de días recibe el resultado, pero si lo hace en el interior de la República, peor si es la PCR, se puede tardar de una semana a dos. También influye si lo hace en lo público o en lo privado, pero esto es parte del problema, porque el acceso a diagnósticos tendría que ser igual para todos”, refirió.

Mala estrategia

Que no se aprovechó de manera correcta la Ley de Emergencia Sanitaria no es una opinión exclusiva de diputados de oposición. También Sofía Montenegro, de la organización Diálogos, ve deficiencias en el uso de esa norma.

Montenegro no solo señala al Ministerio de Salud, pues considera que se trata de una respuesta en conjunto que tendrían que resolver todas las entidades de Estado, encabezadas por el Ejecutivo.

“A diferencia de otros países, donde se ha tomado un liderazgo del Organismo Ejecutivo y se ha visto un efecto positivo en el proceso de la vacunación, acá lo que debería haber es un consenso para que la política más importante de la pandemia sea acelerar la vacunación. No es algo sectorial, debería ser multisectorial y de multinivel, para incluir a actores públicos, la sociedad civil y el sector privado. Todo eso podría mejorar la gestión”, destacó.

Rechaza críticas

Eliú Mazariegos, director del Sistema Integral de Atención en Salud, explicó que no existe centralización en las pruebas diagnósticas, como han señalado otras fuentes.

Indicó que el Ministerio de Salud distribuye de manera estratégica las pruebas, para evitar que alguna región del país se quede sin esas ellas y así tener una respuesta adecuada ante la enfermedad.

“La distribución de las pruebas se hace en base a la incidencia de casos que se han ido detectando en el transcurso del año, y se hace un promedio de cuánto se asigna a cada departamento. El decir que las pruebas están centralizadas no es así”, señaló.

En cuanto a que los horarios para acceder a una prueba no se acoplen a toda la población, indicó que puede obedecer al poco personal con que cuenta cada centro de salud, pero recalcó que hay “instrucción” de que se hagan exámenes durante todo el tiempo de atención.

“Nuestro mismo personal es quien viene y realiza estas pruebas. Por lo general, solo delimitan un horario específico para la realización de pruebas, pero la instrucción que se ha dado a nivel central es que durante su horario de atención de un servicio de salud estén disponibles las pruebas. Esto se les ha reiterado una y otra vez, para que se hagan pruebas durante todo el horario de atención de las redes de servicio”, explicó el funcionario.

FUENTE: PRENSA LIBRE

Categorías:LA NOTA CHAPINA