LA NOTA CHAPINA

El por qué la imposibilidad de Giammattei para desconocer a Daniel Ortega

Por Manuel García 

En varios aspectos la administración del presidente, Alejandro Giammattei es semejante a la de Daniel Ortega en Nicaragua. Fotos La Hora/Presidencia/AFP

A poco de cumplir dos años de gestión, el presidente Alejandro Giammattei ha marcado su carácter autoritario, sin mostrar la intención de abrir espacios para la discusión y debate político, una práctica similar a la que vive Nicaragua, un régimen con el que tiene al menos tres vínculos que lo “amarran a no marcar distancia y a desconocer la administración Ortega-Murillo como el resto de las naciones centroamericanas y la mayoría del continente americano.

De acuerdo con versiones de distintos sectores, al menos tres personajes detienen una postura firme de Giammattei contra el régimen calificado de dictatorial que encabeza Daniel Ortega, siendo ellos Gustavo Herrera, alias el “Gato”, operador político e implicado en el caso Fénix.

Además, Jaime Regalado, exdiputado y actual embajador en Nicaragua y el exministro de Comunicaciones, José Luis Benito, quien está vinculado al hallazgo de Q122.8 millones en una residencia en Antigua Guatemala, en posesión del exfuncionario.

NICARAGUA “UN SOCIO COMERCIAL”

El 27 de enero de 2020, a pocos días de haber tomado posesión como presidente de Guatemala, Giammattei dijo que llevaría “la fiesta en paz”, y explicó que no veía factible romper relaciones con ese país, que era fuertemente cuestionado internacionalmente luego de reprimir violentamente a manifestantes opositores en su país.

El mandatario agregó que tampoco tenía contemplado un cambio del embajador de Guatemala en Nicaragua, en referencia a Regalado, quien fue nombrado para ese cargo en 2018 por el entonces presidente Jimmy Morales.

Luego del rompimiento de relaciones con Venezuela, se le preguntó a Giammattei cuál sería la posición de su Gobierno en relación con Nicaragua, a lo que respondió: “De momento no estamos presentando ninguna acción, tenemos un buen socio comercial ahí, el embajador no está en la nómina de quienes vaya a ser removido en este momento, pero es una pregunta más para el señor Canciller que para mí”.

Jaime Regalado es el actual embajador de Guatemala en Nicaragua. Foto La Hora

Cuestionado si era una contradicción, el gobernante defendió su postura favorable a Ortega al manifestar: “Si se está hablando de la integración centroamericana, debemos aprender a llevar la fiesta en paz, ideológicamente podemos estar en el lado opuesto de la moneda, pero tenemos que atender los resultados y hay un proceso de integración Centroamérica”.

En un giro no esperado tras la consolidación del régimen Ortega-Murillo en Nicaragua, luego de un proceso electoral viciado y condenado por la comunidad internacional, Giammattei afirmó el pasado 8 de noviembre que lamentaba las condiciones en las que se realizaron las elecciones presidenciales y legislativas de ese país, pues consideró que no se cumplieron con elecciones libres y justas basadas en el sufragio universal.

Regalado fue uno de los nombramientos más cuestionados del gobierno de Morales por carecer de experiencia en esa área de la política, y porque ha sido vinculado a supuestas acciones con el narcotráfico de acuerdo con Insight Crime.

ATENCIÓN DE LOS HERRERA

Otro de los compromisos estaría vinculado con Gustavo Adolfo Herrera Castillo, alias “El Gato”, conocido por un caso de corrupción en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) y por ser un operador en las comisiones de Postulación para la Corte Suprema de Justicia y las Cortes de Apelaciones de 2014.

La desaparecida Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) evidenció que Herrera intentaba influir a través de coimas a los aspirantes y comisionados. Posterior a esos señalamientos trascendió que había huido a Nicaragua.

Herrera también fue acusado por el desfalco al IGSS por Q350 millones entre 2002 y 2004; sin embargo, no fue capturado y solicitó asilo en Nicaragua, en donde el gobierno Ortega le otorgó la nacionalidad nicaragüense en octubre pasado.

Según una nota publicada por Soy502, el hijo del “Gato”, Gustavo Adolfo Herrera Acevedo y dueño de la empresa Corporación GAP, Sociedad Anónima instaló un elevador para uso del presidente Giammattei. Herrera Acevedo también está vinculado al Caso Fénix.

Gustavo Adolfo Herrera Castillo es requerido por la justicia guatemalteca. Foto La Hora

EL PRÓFUGO DE LOS CORRUPTOS, BENITO PODRÍA ESTAR EN NICARAGUA

Según información extraoficial, el extitular del Ministerio de Comunicaciones Infraestructura y Vivienda, José Luis Benito se encuentra, coincidentemente, en Nicaragua.

El 20 de octubre del 2020 la Fiscalía Especial contra la Impunidad (FECI) requirió la captura del exministro de Jimmy Morales, al ser señalado por el hallazgo de más de Q122 millones en un inmueble vinculado a él.

Durante el cambio de gobierno, Benito pretendió mantenerse en el puesto, por lo que buscó a La Hora como un espacio, que no fue concedido, para explicar su posible continuidad.

En Guatemala no es un secreto que los candidatos necesiten fondos para financiar sus campañas y Benito, según las investigaciones de la FECI, contaba con suficientes recursos económicos para ello.

Luego de la solicitud de captura contra el exfuncionario, esta no se concretó y hasta el momento continua prófugo de la justicia.

Ante la noticia que vincula al exministro, que en algún momento se conoció quiso mantenerse en el cargo en la nueva administración, se requirió la postura del presidente Giammattei; sin embargo, no se ha referido al tema.

El exministro de Comunicaciones, José Luis Benito podría encontrarse en ese país. Foto La Hora

ANALISTAS: NICARAGUA SE HA VUELTO UN REFUGIO PARA PERSEGUIDOS POR LA JUSTICIA

Analistas consultados por La Hora respecto a por qué el gobernante guatemalteco no toma acciones más fuertes contra el régimen de Ortega, señalan que Nicaragua se ha convertido en un refugio para perseguidos por la justicia en otros países, incluida Guatemala.

Luis Linares, de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES), señaló que la falta de una postura más firme de Giammattei en contra de Nicaragua obedece a que ese país es un refugio para perseguidos por la justicia.

“NO ES DE ASILO POR RAZONES POLÍTICAS, SINO DE PERSEGUIDOS POR ACTOS DE CORRUPCIÓN”

Luis Linares, ASIES

Agregó que Nicaragua se está convirtiendo en un refugio de perseguidos por la justicia, “como el caso de (expresidente Manuel) Funes de El Salvador a quien le concedieron la ciudadanía (nicaragüense) para protegerlo de toda orden de captura internacional, el mismo caso de Gustavo Herrera”, subrayó.

La posición contra Nicaragua debe ser adoptada por la mayoría de países centroamericanos, Guatemala debería promover una acción de los países del istmo, pero existe falta de liderazgo para una acción conjunta, enfatizó el entrevistado.

EDIE CUX: LA RAZÓN ES IMPUNIDAD

El director de Acción Ciudadana (AC), Edie Cux, indicó que el interés del presidente Giammattei para no cuestionar a Nicaragua es la impunidad.

“No solo por personas cercanas a su gobierno, personas que forman parte de esa alianza oficialista, como el caso del embajador y del extitular del CIV (Benito), personas vinculadas a casos de corrupción, sino el interés propio que pueda tener en el futuro si en dado caso enfrentara la justicia”, explicó Cux.

Recordó que hay varias denuncias en contra del Presidente. “Lo que veo claro es que parte de no manifestarse en contra del régimen de Ortega es porque se ha vuelto un paraíso en el que se pueden refugiar personas vinculadas con actos de corrupción”, aseguró.

Eddie Cux de Acción Ciudadana considera que en ese país los señalados encuentran impunidad. Foto La Hora

FUENTE: LA HORA

PUBLICIDAD

Categorías:LA NOTA CHAPINA