LA NOTA CHAPINA

Antiguos empleados de Otto Samayoa continúan ganando contratos en el CIV

Por: Investigación / elPeriódico 

GSED-Alfa y Mavico han obtenido contratos por más de Q89 millones con Covial durante la administración del presidente Alejandro Giammattei.

foto-articulo-Investigación
La empresa GSED-Alfa fue la encargada de realizar trabajos de mantenimiento en el tramo Nuevo San Carlos (Estación 188+917)-Xolhuitz (Candelaria) (Estación 197+317), en Retalhuleu.

Las constructoras GSED-Alfa y Mantenimiento Vial y Construcción (Mavico) tienen en común que ambas entidades han ganado durante los casi dos años de la actual administración millonarios contratos en la Unidad de Conservación Vial (Covial), que dirige Mario Gustavo Aguilar Alemán. Y también tienen otro vínculo que las une: ambas empresas cuentan con la representación legal de Mario Aurelio Meléndez Moreira.

Ambas constructoras han obtenido Q89 millones 361 mil 850.50 en contratos de obra pública con Covial del 2020 a la fecha.
Marco Aurelio Meléndez Moreira es un antiguo empleado del constructor Otto Vinicio Samayoa Soria. Específicamente, el actual representante legal de GSED-Alfa y Mavico también lo fue en el pasado de la empresa Ingeniería Civil e Inversiones, una sociedad ya disuelta y que en su momento fue controlada por Samayoa Soria.

En los registros del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), las cuotas patronales de Mario Meléndez son pagadas actualmente por la empresa Emulsiones y Macropavimentos, S. A. (Emulsa).

La representante legal de Emulsa es Carol Estephania Mora Carrera, quien de acuerdo con los registros del IGSS también ha figurado en la planilla laboral de Mavico y actualmente sus cuotas patronales son aportadas por Emulsa.

La constructora GSED-Alfa
La constructora GSED-Alfa es una sociedad anónima creada el 20 de junio de 2002 por Guillermo Enrique Anzueto Barrios y Marta Isabel Cano Chan como socios fundadores.

Guillermo Anzueto es un ingeniero que, al igual que Mario Meléndez, fue administrador único y representante legal de la sociedad Ingeniería Civil e Inversiones, S. A., de la cual fue socio fundador Otto Vinicio Samayoa Soria y Juan Carlos Santizo Clavería.

Ingeniería Civil e Inversiones fue disuelta el 10 de abril de 2013, según el Registro Mercantil.

Entre 2020 y lo que va del presente año, GSED-Alfa ha ganado dos contratos con Covial. El 22 de julio de 2020 le fue otorgado un contrato de Q9 millones 212 mil 326.60, el cual consistía en realizar trabajos de mantenimiento en la red vial pavimentada en la ruta RD-REU-06-03c, específicamente en el tramo Nuevo San Carlos (Estación 188+917)- Xolhuitz (Candelaria) (Estación 197+317), en Retalhuleu.

Posteriormente, el 28 de mayo de 2021, Covial le adjudicó a GSED-Alfa un proyecto para realizar trabajos de emergencia vial en la ruta RD-QUI-52-Oce, específicamente en el tramo bifurcación RN-07-W, caserío Pie del Águila, aldea Guantajau, en Quiché. El monto del contrato es de Q15 millones 858 mil 009.60.

De 2006 a la fecha, GSED-Alfa ha obtenido Q329 millones 621 mil 908.38 en contratos con el Estado. De ese monto existen Q25 millones 70 mil 336.20 entregados durante la administración de Alejandro Giammattei.

Los contratos de Mavico
Mavico es también una sociedad anónima creada el 14 de septiembre de 2001. Figura en Guatecompras como proveedora del Estado desde 2006 y desde entonces ha obtenido Q629 millones 686 mil 427.90 en contratos de obra pública.

Durante la administración de Alejandro Giammattei, a Mavico se le han adjudicado cuatro contratos (dos en 2020 y otros dos en lo que va de 2021), que totalizan Q64 millones 291 mil 514.30. Al igual que GSED-Alfa, todos los contratos obtenidos por Mavico han sido otorgados por Covial.

El 27 de julio del año pasado, Covial otorgó a Mavico un contrato de Q7 millones 259 mil 201.10 para que ejecutara trabajos de mantenimiento de la red vial pavimentada en la ruta RN-15-04c, específicamente en el tramo bifurcación RD-QUI-22, aldea San Pablo (km 188+850)- Sacapulas, Quiché.

Posteriormente, el 20 de agosto de 2020, nuevamente Covial le asignó los trabajos de mantenimiento de la pista de aterrizaje de la terminal aérea de San Marcos. La obra tuvo un costo inicial de Q8 millones 220 mil 280.80.

Este año, el primer proyecto asignado para Mavico llegó el pasado 14 de julio. Ese día, Covial le encomendó a la constructora hacerse cargo de los trabajos de emergencia de la red vial en la ruta CA-09-Norte-10-12, en el tramo bifurcación CA-14, El Rancho-bifurcación RD-ZAC-11, desvío El Jute, fase I, en El Progreso. Los costos de esa obra ascienden a Q19 millones 337 mil 237.40.

Un segundo contrato le fue concedido a la constructora representada por Mario Aurelio Meléndez Moreira el pasado 6 de septiembre y asciende a Q29 millones 474 mil 795.

De acuerdo con las bases de licitación, Mavico deberá dar mantenimiento rutinario de la red vial pavimentada a la ruta CA-09-Sur-A-02-03, específicamente al tramo final de la autopista Palín, bifurcación CA-02-Occidente-bifurcación RD-ESC-23 (hacia Masagua) (km 60-km 81), en Escuintla.

El origen de los “brodercitos” Samayoa
Los hermanos Otto Vinicio y José Guillermo Samayoa Soria aprendieron a construir carreteras con su padre, Guillermo Otto Samayoa Bagodini, un ingeniero de la Dirección de Caminos.

En 1998, cuando el presidente Álvaro Arzú privatizó la construcción de carreteras y muchos viejos ingenieros camineros se jubilaron y crearon sus propias empresas para competir bajo el nuevo sistema de contratación, padre e hijos crearon la Constructora Bagodini, S. A.

Fue durante el gobierno de Alfonso Portillo que empezaron a despegar y a ganar concursos.

Otto Vinicio fue el más aventajado. Se asoció con el cuñado de Alfonso Portillo, el diputado eferregista por Zacapa Julio René Morales Arévalo, beneficiándose con millonarios contratos de obra pública. En 2007 y 2008 creó tres empresas offshore en Panamá: Servicios de Ingeniería Delta de Panamá, S. A. (Cidelta), Cidelta Holdings Inc. y Nuci Ingeniería, S. A.

Otto, según exdiputados, fue socio de la lavadora y narcotraficante Marllory Dadiana Chacón Rossell, quien le proporcionaba liquidez financiera para ganar licitaciones de obra pública.

José Guillermo, por su parte, apostó por la política y en 2007 fue electo diputado del Partido Patriota.

Durante los gobiernos de la UNE y el PP fueron beneficiados en 34 empresas administradas por testaferros, a las que les adjudicaron contratos por más de Q700 millones, gracias al pago de coimas y por poner a competir a sus propias constructoras para asegurarse los contratos.

Procesados por corrupción
Los brodercitos Samayoa están imputados por la Fiscalía Especial contra la Impunidad (FECI) por haber incurrido en cohecho activo, al haber entregado coimas al exministro de Comunicaciones del gobierno del PP Alejandro Sinibaldi.

Ambos están acusados en el caso conocido como Construcción y Corrupción. De acuerdo con la investigación realizada por los fiscales, las empresas Constructora Bagodini, S.A.; Servicios de Ingeniería Delta, S. A., y Constructora de Ingeniería Civil, Supervisión y Asesoría, S. A., controladas por los hermanos Samayoa Soria, entregaron dinero a las empresas Imágenes Urbanas, S. A., y Constructora y Agropecuaria Agua Azul, S. A., propiedad de Sinibaldi.

“Cada uno trabaja por su lado”
En 2019, elPeriódico consultó al constructor Guillermo Anzueto sobre su pasado laboral y su amistad con el brodercito Samayoa y explicó: “Yo estudié con Otto Samayoa. El ingeniero Otto Samayoa es constructor. El ingeniero Otto Samayoa es mi amigo, pero hasta allí. Yo no soy socio, ni tengo ninguna relación con Otto Samayoa, ni le presto algún servicio. Cada uno trabaja por su lado”.
Cuando se le preguntó sobre su nombramiento como representante legal de Ingeniería Civil e Inversiones, S. A., de la que Otto Samayoa fue socio, comentó: “Eso fue como en el 2001 o en el 2002. Yo le firmaba a él estimaciones y él me pidió de favor que si podía ser representante de esa empresa”.

“En ese entonces estaba saliendo de la Facultad (de Ingeniería) y me dedicaba a importar camiones. Nosotros hacíamos equipos de volteo y él (Otto Samayoa) llegó y compró. Me dijo: ¿Mirá, mi amigo, vos qué estás haciendo aquí? Vos sabes que soy ingeniero, le respondí, y me estoy dedicando a esto con mi papá. Me propuso: ¿No me hacés favor de ser representante y firmar como ingeniero ante Covial? Con mucho gusto, le dije. Fui (representante legal) como uno o dos años. Luego yo armé mis empresas”, agregó Anzueto.

También reconoció que Mario Aurelio Meléndez Moreira, actual representante legal de GSED-Alfa, fue representante legal de Ingeniería Civil e Inversiones, de Otto Samayoa.

“Mario Aurelio también fue representante, porque estudiamos y trabajamos juntos. Mario y Otto Samayoa trabajaron juntos en Caminos, y de ahí nos conocíamos. Él (Samayoa) me pidió de primero que fuera su representante y yo le dije con mucho gusto. Y después le pidió a Mario Meléndez que fuera su representante y Mario también le dijo que sí. Con el ingeniero Mario Meléndez sí trabajamos juntos; con el ingeniero Otto Samayoa, no”, aseguró el entrevistado.

Covial contrató el año pasado a la constructora Mavico por un monto de Q7 millones 259 mil 201.10 para ejecutar trabajos de mantenimiento vial al tramo bifurcación RD-QUI-22, aldea San Pablo (km 188+850)- Sacapulas, en Quiché.

Un antiguo caso de lavado
En 2007, la Intendencia de Verificación Especial (IVE) estableció que el exdiputado Élmer Medardo Cruz González Navarro recibió Q804 mil provenientes de las constructoras GSED-Alfa y Construpav, ambas propiedad de Guillermo Anzueto.

La Fiscalía contra el Lavado de Dinero y Otros Activos determinó que las empresas estaban a cargo de la ejecución de obras en Covial y parte de los fondos fueron entregados a personas particulares, quienes después emitieron 17 cheques a nombre de Élmer González.

Posteriormente, el político depositó en su cuenta bancaria los fondos obtenidos entre mayo y octubre de 2007. En 2008, el MP intentó procesarlo; sin embargo, su caso quedó impune.

Élmer Medardo Cruz González Navarro fue diputado del Partido de Avanzada Nacional (PAN). En 2007 fue quinto secretario de la Junta Directiva del Congreso.

Antes de ser diputado, González Navarro fue alcalde de Catarina, San Marcos. En las pasadas elecciones se postuló de nuevo para alcalde de Catarina con el partido VIVA, pero no fue electo.

FUENTE: EL PERIÓDICO

Categorías:LA NOTA CHAPINA