LA NOTA CHAPINA

En 8 años, los Codedes han gastado más de Q15 mil millones, pero casi nadie sabe en qué

Con el aporte extraordinario de Q290 millones que el Congreso aprobó para los Consejos Departamentales de Desarrollo (Codedes), estos tendrán la mayor asignación presupuestaria de su historia en el 2022, en la antesala a un año electoral.

Por Urías Gamarro

En ocho años los Codedes han administrado más de Q15 mil millones de recursos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

En ocho años los Codedes han administrado más de Q15 mil millones de recursos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

En los últimos ocho años, los Codedes han gastado Q15 mil 479 millones, y aunque constituyen un brazo de inversión territorial de buena fe porque surgieron de la participación y organización comunitaria, su finalidad ha sido desnaturalizada y cooptada con otros fines, según la apreciación de expertos.

En la aprobación del presupuesto estatal para el próximo año por Q106 mil 229 millones, los diputados ordenaron un aporte extraordinario de Q290 millones, por lo que dispondrán de Q3 mil 227 millones, más los fondos que no puedan ejecutar este año, los que se trasladarán de manera automática el próximo ejercicio. Estos fondos forman parte del rubro de inversión pública.

Ejecución

En el historial de desembolsos que han recibido los Codedes del 2013 a la fecha, por Q15 mil 479 millones, el más alto ocurrió en 2020, por Q2 mil 674 millones, y el menor en 2016 con Q556 millones. En la administración de Alejandro Giamattei, los Consejos han recibido Q4 mil 790 millones.

Las estadísticas señalan que en lo que va del año, el departamento de Guatemala lleva un monto desembolsado de Q241 millones; Petén, Q121 millones; San Marcos, Q167 millones; Huehuetenango, Q163 millones, y Chimaltenango Q110 millones.

La inversión física que realizan los Codedes, se complementa con la estatal, que ejecuta el Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda (CIV).

Sistemas cooptados

El economista Juan Alberto González, experto en temas territoriales, remarcó que la inversión que realizan los Codedes es la espina dorsal de los mecanismos de planificación territorial que reciben el 1% del impuesto al valor agregado (IVA), pero que eso se traduzca en un modelo de participación comunitaria es diferente, pues existe una influencia de alcaldes, diputados distritales y gobernadores.

Recordó que desde los consejos comunitarios que están bien integrados, las personas planifican de buena fe una serie de obras para atender sus necesidades inmediatas, e inclusive presionan al gobierno municipal para que suba al Consejo Departamental. Pero eso ocurre, cuando no han sido politizados ni cooptados, ya que es un sistema con varias “fugas”.

La primera, es que el alcalde es quien decide cuál obra se ejecutará, con la anuncia de los miembros de los concejos municipales; dos, a nivel departamental, existe una alta influencia de los gobernadores nombrados por el presidente, desde donde se establecen algunas “coordinaciones” con diputados del Congreso, en especial con los distritales. Y finalmente, en el Consejo Regional de Desarrollo ya hay presencia de delegados de partidos políticos, por lo que su influencia es mayor.

Y para terminar de socavar ese régimen, señaló el experto, el listado geográfico de obras se discute en el Congreso, antes de aprobarlo. “Muchas veces. los diputados pasan de forma íntegra la construcción de una cancha deportiva de un municipio a otro, porque tienen una injerencia directa y ahí está uno de los problemas”, señaló.

Además, dejar el arrastre de obras para el siguiente ejercicio fiscal, se traduce en una falta de eficiencia tanto de los Consejos, como de las municipalidades, y al ganar esos incrementos de recursos “puede ser una canalización directa a ciertos lideres locales y departamentales para preparar las campañas políticas, ya que no existe capacidad de fiscalización sobre el financiamiento no registrado”.

Sin más información

Jorge Lavarreda, analista del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (Cien), aseguró que en el aporte extraordinario de Q290 millones a los Consejos, se incluyeron algunas obras que tienen pendientes varios requisitos en el Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP), y no existe información clara sobre las obras que se financiarán con ese dinero.

“Existe mucha opacidad en cuanto al detalle de la información disponible, tanto en el dictamen como en las enmiendas y no se queda claro cuáles serán las obras para edificar. Por otro lado, son prácticas contrarias a la transparencia, no responden a una asignación financiera técnica ni a planificación previa”, afirmó.

Postura del Ejecutivo

Álvaro González Ricci, ministro de Finanzas Públicas, aseguró a Prensa Libre que la consigna del presupuesto 2022 es ejecutarlo.

¿Cuál es la reacción de Ejecutivo a la aprobación del Presupuesto 2022?

El próximo año es un período de ejecución del gasto y nos debemos enfocar en que se ejecute, la obra física, que el dinero y todos los recursos lleguen a los ministerios de manera transparente y la población quiera saber sobre el uso de los recursos, lo va a tener a la mano. Estamos optimistas sobre la aprobación del gasto.

Hay críticas sobre opacidad y desfinanciamiento, ¿qué dice?

A veces lo malo vende y cuando se habla mal del presupuesto, se presta atención. Si se habla bien, la gente cree que se está del lado del Gobierno o se está capitalizando políticamente. Entendemos las críticas, aunque muchas veces no tienen fundamento.

¿Cómo analiza la ampliación de Q290 millones para los Codedes?

Específicamente, los recursos que manejan los Codedes van para proyectos de agua y saneamiento o la gran cruzada por la desnutrición.

El Congreso lo aprobó y pudo haber requerimientos de los gobernadores o alcaldes, explicando que se necesita invertir en esos rubros para reducir la desnutrición crónica en el país, que los niños comiencen a asistir a las escuelas y necesitan agua o saneamiento y entonces se consideró   necesario colocar ese aporte.

Repito, no dañó la integridad del presupuesto y se va a hacer con recursos provenientes de la recaudación o con las economías (ahorros) dentro del presupuesto.

La cantidad sorprende en un año electoral  

Recuerde que es por ley y uno no puede decir que en este año les doy más y en el otro les quito. Los Codedes reciben por ley alrededor de Q2 mil 800 millones y son más de dos mil 100 obras. De no haber presupuesto, se tendrían que hacer reprogramaciones. Con ese presupuesto, las obras las pueden ejecutar de inmediato.

La recaudación adicional permitirá darles Q1 mil 151 millones y Q338 millones a los Codedes en 2022, y todo eso es ley, lo que es bueno porque los beneficios del Gobierno llegarán a la provincia.

¿Cuáles son las condiciones para poder ejecutar?

2022 es el año de la ejecución, pero debe haber transparencia en ese gasto. La critica no es sobre el monto, sino la función que deben tener los diputados en fiscalizar y la Contraloría de hacer su trabajo. Y nosotros como ministerio de Finanzas, brindar las herramientas de transparencia para saber hacia dónde van los recursos.

FUENTE: PRENSA LIBRE

Categorías:LA NOTA CHAPINA