LA NOTA CHAPINA

Transporte Público: Saturado, más caro y con futuro incierto

  • Por Jessica Gramajo

Pese a que existen parámetros para evitar la propagación del Covid-19 en el transporte público, no se respetan los aforos ni la tarifa de pasaje autorizada. (Foto: Wilder López/Soy502)

Pese a que existen parámetros para evitar la propagación del Covid-19 en el transporte público, no se respetan los aforos ni la tarifa de pasaje autorizada. (Foto: Wilder López/Soy502)

Más caro, insuficiente y con grandes deficiencias, el servicio de transporte público será incierto para el próximo año, pese a que ya se habló de reactivar más la economía y el regreso de clases presenciales.

Paulo es un padre de familia que todos los días debe salir a trabajar para mantener a sus seres queridos. Desde marzo del año pasado, cuando el Gobierno suspendió la circulación del transporte público, se ha visto en un aprieto para movilizarse porque hay menos transporte y es más caro.

Si bien, el servicio se reactivó en septiembre de 2020, al reformar las disposición presidenciales, no todos los buses regresaron, pues debían cumplir tres etapas: presentar un protocolo de saneamiento aprobado por el Ministerio de Salud, coordinar ensayos de atención al público y si cumplían ambas, obtener una autorización de la Municipalidad de Guatemala.

transporte público, buses rojos, covid 19

Sin embargo, se están exigiendo otros requisitos como la colocación de sistemas de cobro prepago, detalló Edwin Amaya, de la Asociación de Propietarios de Autobuses Urbanos de Guatemala (Asopagua), quien cree que la Municipalidad capitalina “aprovechó” para deshacerse del servicio de los buses rojos.

Esto ha limitado la movilización en muchos lugares. Personas como Paulo, han tenido que buscar alternativas como pagar “taxis pirata”, a sus vecinos o, incluso, caminar largas distancias.

“Antes gastaba no más de 5 quetzales para ir de mi casa al trabajo, ahora tengo que pagar un taxi pirata que me cobra 5 para sacarme a la calle principal donde pasan los buses, luego pagar otros 5 u 8 quetzales y eso sólo es la ida. Imagínese, estoy gastando casi 40 quetzales para ir y regresar de trabajar”, lamentó Paulo.

La demanda es grande. Cada día, decenas de personas deben esperar un bus para llegar a su destino. El Centro de Estudios Urbanos y Regionales (CEUR) de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Usac) calculó que, hasta 2019, antes de las restricciones, los buses rojos atendían a unas 350 mil personas al día, el Transmetro otras 202,600 y 92 mil usaban el Transurbano.

transporte público, buses rojos, covid 19

Sin distanciamiento, decenas de personas hacen fila para esperar un bus que los lleve a sus hogares. (Foto: Wilder López/Soy502)

Para atender esa demanda, la Municipalidad tenía autorizada la circulación de casi 3 mil buses (2,929), pero ahora circulan no más de 800 buses y son de Transmetro y Transurbano, el resto de líneas está desatendido, pese a que ya casi se volvió a la normalidad laboral, detalló el presidente de Asopagua.

Llenos y más caro

El Ministerio de Salud estableció un esquema de ocupación en los buses según el Semáforo Covid-19. Si un municipio está en rojo o naranja, sólo puede llevar el 50% de su capacidad, en amarillo el 75% y en verde el 100%.

transporte público, buses rojos, covid 19

Sin embargo, esto no se cumple y en su lugar, sólo sirvió para incrementar el precio del pasaje. La tarifa autorizada es de 1.10 quetzales, pero ahora los usuarios pagan entre 5 y 15 quetzales por el mismo recorrido o uno más corto, debido a que no hay buses rojos.

“Se está trabajando con un 50% de ocupación, pero los costos de operación como gasolina, limpieza, lubricantes, reparaciones, se mantienen, así que se estandarizó una tarifa de 5 quetzales. Eso estamos cobrando”, aseguró Armando Samayoa representante de la Asociación de Empresas de Autobuses Urbanos (AEAU), la cual opera el Transurbano.

Pero los aforos no se respetan. Las denuncias de los usuarios en redes sociales han sido constantes. No hay distanciamiento, no hay desinfección, no cuentan con gel ni exigen mascarilla, pero el cobro sí se incrementó. Y no sólo en la capital, también en el transporte extraurbano y de rutas cortas.

transporte público, buses rojos, covid 19

Han sido multados

Héctor Ramírez, vocero de la Dirección General de Transportes (DGT) del Ministerio de Comunicaciones, insistió en que la tarifa no se ha incrementado, continúa en 25 centavos por kilómetro recorrido, aunque reconoció que muchos buses han irrespetado las disposiciones sanitarias.

Sin embargo, explicó que de enero a la fecha se ha multado a 83 buses urbanos y de rutas cortas con 3 mil quetzales por irrespetar el aforo. Los lugares con más quejas son los que ingresan a la capital de Chimaltenango, Escuintla y Santa Rosa, pero son los que vienen de Huehuetenango, Totonicapán, Quiché y Quetzaltenango, donde más ha habido irrespeto en aforo y precios.

“El problema es que sólo tenemos 22 inspectores para controlar 24 mil buses registrados en líneas de extraurbano y de rutas cortas, por ello hemos pedido a los usuarios que cuando hagan denuncias coloquen fotografías, videos y, principalmente, la placa del bus, de lo contrario no podemos hacer mucho”, manifestó Ramírez.

Para hacer denuncias anónimas la DGT habilitó el teléfono 1539, así como el WhatsApp 3274-3345 y todas las redes sociales, pero requieren la placa del bus y pruebas.

transporte público, buses rojos, covid 19

Se desconoce si la Municipalidad de Guatemala ha multado a los Transmetro y Transurbano que han sido reportados por los usuarios, debido a que se buscó una posición pero, a pesar de la insistencia y que se enviaron varias preguntas, no se obtuvo la respuesta ni la entrevista prometida a Soy502.

Aunque el defensor de los Usuarios del Transporte Público de la Procuraduría de los Derechos Humanos, Edgar Guerra, aseguró que en un solo día se colocaron 53 multas de 5 mil quetzales cada una por irrespetar los aforos y medidas sanitarias.

¿Y el subsidio?

Desde el 2015, el transporte público no recibe subsidio debido a los casos de corrupción que se registraron. El único que tiene asignación en el Presupuesto del Estado es el Transmetro, entidad municipal que al año recibe 190 millones de quetzales, según confirmó el ministro de Finanzas, Álvaro González Ricci.

En agosto del año pasado, González Ricci informó que el Gobierno analizaba entregar un susbsidio al transporte urbano de 300 millones de quetzales, con el que evitarían un incremento a la tarifa del servicio. El proyecto se entregó al Congreso y no avanzó, dijo, aunque la única iniciativa que existe en los registros legislativos data de 2013.

Ahora, el ministro aseguró que “no hay nada contemplado (en 2022) para una iniciativa de ese tipo”.

Otro subsidio autorizado es el de los adultos mayores. En el presupuesto del Ministerio de Desarrollo Social (Mides) se adjudicaron 25 millones de quetzales, pero los transportistas argumentan que tampoco se les ha entregado debido a la corrupción que impera en el Gobierno.

Soy502 buscó una reacción en el Mides, pero no obtuvo respuesta. El vocero de la institución argumentó que esperaba a que le validaran quién podía dar información; el ministro, Raúl Romero, indicó que estaba en gira con el presidente Alejandro Giammattei, y aunque pidió avocarse al viceministro Administrativo, Julio Paredes, este no respondió las llamadas, ni los mensajes.

Aunque, en una citación en el Congreso en septiembre del año pasado, Romero reconoció que tenían los recursos y dijo que el subsidio estaba bajo análisis por un proceso de investigación en el Ministerio Público (MP) pues, pese a que el Decreto establecía que el apoyo era para el transporte urbano, se entregó a una Asociación de Escuintla.

Aumento al pasaje

En tanto, la Gremial de Transportistas de Rutas Cortas Extraurbanas, Gamaliel Chin, anunció un incremento a la tarifa de entre 1 y 2 quetzales, debido al alza en los combustibles.

“Entregar un subsidio no es la solución. Durante 40 años se entregó y no dejó nada bueno. Estancó el desarrollo del transporte urbano, hubo retrocesos y se usó únicamente para corrupción”, lamentó el representante de la PDH.

En las mesas técnicas de análisis del transporte se ha hablado del costo del pasaje. Se solicitó un análisis de cuánto sería el costo. Las propuestas llegaron hasta los 12.50 quetzales por pasajero.

“Hicimos estudios técnicos. Los buses rojos presentaron una propuesta de 8.75 quetzales y el Transurbano de 12.50 quetzales, ya que los buses rojos no tributan y no tenían prestaciones laborales. El Transmetro dijo 3.50 quetzales de costo, pero ellos reciben un subsidio”, reconoció el representante de Asopagua.

No hay acuerdos en el costo, reconoció Guerra, quien explicó que el Transmetro no incluyó el subsidio en el análisis que presentaron, tal como lo aseguró Amaya.

Futuro incierto

Para febrero del 2022 el presidente Alejandro Giammattei anunció el regreso de las clases presenciales a los estudiantes entre 12 y 17 años. Esto sumaría más usuarios ante una oferta endémica del servicio de transporte público.

“Un 80% del parque vehicular de buses no está funcionando. Solo nosotros tenemos parados 146 buses que cubrían cinco líneas, entre ellas la Primero de Julio y El Milagro. No se van a dar abasto”, lamentó el representante de Asopagua.

Además, se quejó de pérdidas millonarias. Amaya asegura que en 20 meses que han estado parados han perdido más de 87 millones de quetzales, sin que el Gobierno haya cumplido con brindarles la ayuda que ofreció.

Según el defensor de los Usuarios del Transporte, en las mesas técnicas se ha analizado un regreso del transporte público pero reformado. En primera instancia, todos los buses deberán contar con servicio prepago, para que los ayudantes o pilotos no tengan contacto con dinero.

También se prevé la salida de los buses con más de 10 años de antigüedad y una evaluación técnica y mecánica de los que tengan 5 años de antigüedad. Y se retomaría el sistema de microbuses pero ahora para cubrir rutas cortas que conecten a los usuarios con el Transmetro o Transurbano.

Esta propuesta sacaría al 90% de los buses que funcionan en la actualidad, dijo Amaya. Es decir, con esta medida sólo tendrían opción unos 293 buses para cubrir la demanda de más de 600 mil usuarios diarios si la movilidad regresa a la normalidad.

Los microbuses tendrían colores para identificar cuál es la conexión que cubren y se prevé que el costo sea único, lo que significa que el usuario pagaría sólo un pasaje al microbús y al Transmetro o Transurbano que aborde.

Subvención al usuario

Guerra explicó que para no incrementar el pasaje, se ha hablado de una subvención económica que iría directamente al usuario del transporte y no a los dueños de los buses, para evitar la corrupción. Y sería por cierto número de viajes diarios, no en su totalidad.

La idea es que, al contar con un servicio prepago, los usuarios cuenten con un código que al pasarlo por los lectores detalle a qué bus se subió y la cantidad de veces que usó el servicio, luego los recursos serían depositados directamente a la cuenta de banco del dueño reportado.

Los viajes subsidiados serían limitados. Aún se analiza cuál sería el tope, pero se ha hablado de entre cuatro o cinco pasajes al día. Pero, el ministro de Finanzas descartó un subsidio para el próximo año lo que deja un futuro incierto.

Soy502 insistió en obtener una versión de la Municipalidad de Guatemala, pero no se obtuvo respuesta ni la entrevista prometida. Se limitaron a indicar que la persona que atendería debía pedir unos datos para tener información completa.

FUENTE: SOY 502

Categorías:LA NOTA CHAPINA