LA NOTA ECONÓMICA

Las familias guatemaltecas dependen cada vez más de sus parientes en el exterior y las cifras a octubre lo confirman

Guatemala superó en octubre el monto total de divisas por remesas familiares recibidas en 2020, lo que confirma las previsiones de que, a fin de año, se habrán recibido alrededor de US$14 mil millones y consolida a este indicador como uno de los principales motores económicos del país.

Por Urías Gamarro

Guatemala recibió US$12 mil 426 millones de remesas de enero a octubre de este, dinero que se ha destinado a mantener el consumo familiar afectado por la pandemia. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca) Guatemala recibió US$12 mil 426 millones de remesas de enero a octubre de este, dinero que se ha destinado a mantener el consumo familiar afectado por la pandemia. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Solo en octubre, se recibió una nueva cifra histórica de US$1 mil 418 millones, superando los ingresos mensuales observados en los últimos siete años, según la actualización de la balanza cambiaria del Banco de Guatemala (Banguat).

Es así como del 1 de enero al 31 de octubre de este año, Guatemala recibió US$12 mil 426 millones -unos Q95 mil 680 millones- por remesas familiares y por US$1 mil 86 millones supera a la cantidad total recibida en el año anterior, que fue de US$11 mil 340 millones.

Eso quiere decir que las transferencias mantienen un ritmo dinámico y al compararlo con octubre del 2020, la tasa de crecimiento es de 35.2% o sea US$3 mil 233 millones, pues en esa ocasión, el monto acumulado fue de US$9 mil 193 millones.

 

Si se mantiene la tendencia, el total de divisas por remesas podría superar los US$14 mil millones, tomando en cuenta que se entra a una temporada estacional en la cual hay un mayor ingreso asociado a las festividades de fin de año.

Por otro lado, el indicador está vinculado al desempeño económico de Estados Unidos, y muestra una tendencia de crecimiento durante 2021, luego de que el año pasado se registró desaceleración, a consecuencia de la pandemia.

Recuento

Con el reporte consolidado de octubre, en siete años la cantidad de remesas familiares en Guatemala se ha duplicado.

Por ejemplo, el total percibido en 2015 fue de US$6 mil 285 millones y con los US$12 mil 426 millones contabilizados en octubre último, la tasa de crecimiento es del 97% o sea US$6 mil 141 millones más.

En 2015, el ingreso promedio mensual -de todo el año- fue de US$523.7 millones; 2016, US$596.7 millones; 2017, US$682.7 millones; 2018, US$774 millones; 2019, US$875 millones; 2020, US$945 millones y en 2021, va por US$1 mil 245 millones.

Las remesas como porcentaje del producto interno bruto (PIB) en esa serie también refleja un aumento. En 2015, era del 10.1% del PIB; 2016, 10.8%; 2017, 11.4%; 2018, 12.7%; 2019, 13.6% y 2020, 14.6% respectivamente.

Cada vez más

En octubre del 2019, fue cuando el indicador superó por primera vez los US$1 mil millones y de esa fecha para acá, hay 14 meses en los cuales se mantiene la tendencia: cinco meses en el 2020 y ocho  en el 2021, de manera consecutiva.

Fenómeno

El economista Juan Alberto González Jacobo, experto en temas territoriales, remarcó que efectivamente se está observando un fenómeno de aumento en las remesas que está rompiendo récords, no solo en Guatemala sino en México, El Salvador y  Honduras .

“Esta situación está respondiendo a los mismos factores causales y en primer lugar esa gran cantidad de recursos se debe a la situación difícil en estos países por el impacto de la pandemia en los niveles de vida de la población”, dijo.

Y recordó que en Guatemala se ha calculado que el beneficio de las remesas alcanza a seis millones de personas, pero por las condiciones de pandemia bien se pudo aumentar a un millón, ya que muchas familias que antes no lo hacían, pasaron a depender de esas transferencias monetarias.

“La mayor necesidad de recursos en las familias fue atendida por los migrantes en EE. UU., y se puede asociar a que eludieron la parte más dura de la pandemia y resistieron más el riesgo en trabajos agrícolas y construcción, sectores donde se refugiaron los que estaban en servicio”, apuntó.

Es decir que los migrantes aprovecharon la oportunidad de seguir trabajando, mientras los incentivos del Gobierno estadounidense mantenían a su población, lo que sostuvo la economía y el nivel de empleo. Parte de esos estímulos, como en una línea de transmisión, se recibieron en Guatemala, al igual que en México, Honduras y El Salvador”, explicó.

Por otro lado, González Jacobo manifestó que las remesas van a rebasar a las exportaciones este año, lo que a su vez tiene un impacto en la economía por medio del consumo y mantiene el nivel de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), tal como se está proyectando, así como a la estabilidad del tipo de cambio.

En octubre pasado el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (Cemla), señaló que en Centroamérica y el Caribe se presentará el mayor porcentaje de crecimiento en la recepción de remesas en 2021, con cifras que van de US$31 mil 262 millones a US$32 mil 514 millones, de los cuales Guatemala recibirá más de US$14 mil millones (alrededor del 45%).

Las estimaciones del referido organismo señalan que, en toda Latinoamérica, se recibirán entre US$118 mil 286 millones a US$123 mil 341 millones, lo que significará un crecimiento de hasta el 22% con relación al 2020.

FUENTE: PRENSA LIBRE

Categorías:LA NOTA ECONÓMICA