LA NOTA ECONÓMICA

Costo de vida supera los Q7 mil para los hogares

Por: Lorena Álvarez 

Desde diciembre de 2020 con la nueva medición que aplica el INE es la primera vez en la que el costo de la canasta ampliada superó ese monto.

foto-articulo-Finanzas

En los últimos tres meses el incremento acumulado en el costo de la canasta ampliada es de Q98 y según el Instituto Nacional de Estadística (INE) en octubre rebasó por primera vez los Q7 mil, desde que se utiliza la metodología revisada en diciembre de 2020. 

La medición de la Canasta Alimentaria, que incluye 34 productos básicos, en octubre tuvo un alza de Q29.54 y se cotizó en Q3 mil 55.09, con incrementos en 24 de los productos que la conforman. Esta canasta también alcanzó el nivel más alto desde el último mes del año anterior.

Según el Índice de Precios al Consumidor (IPC), que mide la inflación registrada en el país, la división de transporte es la que mayores alzas presentó en octubre y presenta una variación interanual de 9.45 por ciento. 

Factores como el aumento de los precios internacionales de los combustibles fósiles estarían teniendo un impacto en algunos de los productos y servicios que consumen los hogares. 

De acuerdo con Ricardo Rodríguez, economista sénior del Central American Business Intelligence (CABI), el impacto en el costo de las canastas es indirecto debido a que el aumento del transporte o costos de producción se ven afectados por el alza en los combustibles. 

Pero el impacto que se tiene es difícil de medir, indicó David Casasola, analista del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN), debido a que se tiene el resultado del IPC, pero el país aún no tiene un Índice de Precios al Productor (IPP), lo que es un rezago en el sistema estadístico.

“Los primeros impactos son para los productores y luego se ve el efecto en el precio al consumidor”, agregó Casasola.

En el país poco se puede realizar para enfrentar el alza internacional en los productos energéticos, dijo Rodríguez al recordar que en 2020 se experimentaron caídas en los precios y se espera que en 2022 los precios se normalicen. 

El ritmo inflacionario se ubicó en 2.96 por ciento, es decir por debajo del rango previsto por las autoridades monetarias para este año de tres y cinco por ciento. 

“El efecto de la inflación lastima el poder adquisitivo del guatemalteco, especialmente de estratos más bajos”. 

Ricardo Rodríguez, economista sénior del CABI.

FUENTE: EL PERIÓDICO

Categorías:LA NOTA ECONÓMICA