LA NOTA ECONÓMICA

Tren Bicentenario: preparan carta de entendimiento, antes de firmar contrato con empresa mexicana

La inversión estimada para el proyecto llamado Ferrocarril Bicentenario asciende a US$700 millones y las conversaciones siguen vigentes.

Por Natiana Gándara

Diputados de la Comisión de Integración Regional del Congreso de la República de Guatemala citaron a las autoridades de Ferrovías, pero no asistieron. Únicamente se presentó el ministro de Economía, Antonio Malouf. (Foto Prensa Libre: Henry Montenegro)

Diputados de la Comisión de Integración Regional del Congreso de la República de Guatemala citaron a las autoridades de Ferrovías, pero no asistieron. Únicamente se presentó el ministro de Economía, Antonio Malouf. (Foto Prensa Libre: Henry Montenegro)

El ministro de Economía, Antonio Malouf fue el único funcionario que acudió a una citación convocada por la Comisión de Integración Regional del Congreso de la República de Guatemala para continuar con la discusión del proyecto conocido como: “El Ferrocarril Bicentenario”.

Luis Fernando Pineda, presidente de la comisión mencionada, afirmó que también estaban citadas las nuevas autoridades de Ferrovías, el Procurador General de la Nación (PGN) y la Secretaría de la Presidencia de Guatemala, pero únicamente acudió Malouf.

El legislador afirmó que el ministro se comprometió a compartir la minuta del contrato antes de firmarlo con el objetivo de velar por la transparencia del proceso y por que los beneficios sean reales y se queden en el país, enfatizó.

El funcionario aclaró que aún no se ha firmado ningún contrato con la empresa mexicana Remed S.A. pero sí están evaluando una carta de intención que incluye detalles sobre los terrenos por donde pasará el tren, el tiempo de construcción y las regalías que percibirá el Estado, entre otros aspectos.

“La intención es que se firme lo más pronto posible dado que este Gobierno quiere dejar las bases establecidas para la inversión que se estima en US$700 millones para la reconstrucción de la vía férrea desde San Marcos hasta Puerto Quetzal; y que lo pueda continuar el siguiente gobierno”, expresó Malouf.

El Registro de Información Catastral (RIC) tiene que dar toda la información pertinente sobre las propiedades de Ferrovías y por dónde pasará el tren. Remed S.A. es la que construirá de nuevo la línea férrea porque se debe rehacer, aparte de traer locomotoras especializadas.

“Estamos anuentes a que vengan otras empresas para otros tramos, sin olvidar que el propósito es la reactivación económica del país y generar inversiones, empleos y nos vuelvan más competitivos, especialmente con la crisis logística marítima que se vive a nivel mundial”, refirió Malouf.

Capacidad técnica y financiera

En opinión del diputado Pineda, lo fundamental es garantizar que sea una empresa que certifique capacidad técnica y financiera y que genere desarrollo para el país y no para los funcionarios actuales.

Según Malouf, sin que el Estado aporte dinero a través de Ferrovías, se obtendrá un porcentaje de ganancia similar al que se tiene con Chiquita Banana. En ese sentido, agregó que, las utilidades no son inmediatas, pero lo importante es dejar establecido un mecanismo de auditoría externa que  se pueda ir rotando cada cuatro años para que no sean “los mismos de siempre” quienes revisen los ingresos.

Según Pineda “las autoridades se contradicen porque en la primera citación aseguraron que no había otra empresa y el ministro de Economía comenta ahora que hay otras; el PGN dijo que no hay otras y luego en otra citación en la que asistió Ferrovías, dijo que sí había otras propuestas.

“El Mineco no es el ente que está arriba de Ferrovías, la representante es la PGN, y no existe exclusividad para Remed S.A., porque en teoría, el proyecto es desde San Marcos hacia Puerto Quetzal; pero hay otros proyectos en Oriente, por ejemplo, y hay varias empresas interesadas en ese tramo”, afirmó Malouf, pero no detalló los nombres de las empresas.

Otros proyectos

Los integrantes de la comisión señalaron que al revisar la minuta anterior, dentro de las actuaciones incluía otras actividades como transporte de gas natural y fibra óptica, por lo tanto, es importante que no se use la figura de la reactivación ferroviaria para disfrazar otras actividades, y que al final, no se concrete lo del tren.

Además, los legisladores enfatizaron que no se le puede dar la exclusividad a Remed S.A. porque no ha demostrado capacidad técnica, financiera y operativa; y fue uno de los motivos por los que la PGN se opuso. Entonces, una de las conclusiones es que no se puede otorgar ese contrato, si no se ha demostrado la capacidad.

“La línea férrea es para el tren y hay una cláusula que dice que pueden hacer otros negocios, pero eso no está en negociación y no se ha firmado nada todavía; y si los hay, deberían beneficiar al país”, afirmó Malouf.

FUENTE: PRENSA LIBRE

Categorías:LA NOTA ECONÓMICA