LA NOTA DE MUNDO

Parlamentarios suizos piden el cese de las operaciones de la empresa minera Solway en Guatemala

Créditos: Zentralplus.

Por Nelton Rivera

Las acciones en Guatemala de Solway, empresa suiza financiada por capitales rusos, y el estado de sitio en El Estor, Izabal, donde la compañía opera una mina de níquel, no pasaron desapercibidos en el país europeo. Este jueves 26 de octubre, un grupo de parlamentarios suizos se presentaron frente a las oficinas de la transnacional Solway, ubicadas en la ciudad de Zug, para denunciar lo que está ocurriendo en Guatemala. 

Los parlamentarios denunciaron la violencia contra la población Maya Q’eqchi’ y pidieron el cese de las operaciones mineras en Guatemala hasta que se realice la consulta a las comunidades afectadas y sean investigadas las denuncias de contaminación medioambiental, según informó el medio suizo Zentralplus. 

Los protestantes son miembros del Partido Socialista Suizo, la Alternativa Verde, la Alternativa Joven y la Juventud del Partido Socialdemócrata, quienes se dieron cita frente a las oficinas de Solway en Zug, una de las ciudades consideradas de las más ricas de ese país. Para los parlamentarios es inconcebible que una empresa de origen Suizo promueva tanto riesgo a la gente y no haga nada por evitarlo, según publicó Zentralplus

El grupo de parlamentarios llegó a la sede de Solway 96 horas después de que el Gobierno de Alejandro Giammattei en Guatemala utilizó a policías y militares para reprimir a la población Q’eqchi’ que protestaba contra la mina de El Estor. En medio de nubes de gas lacrimógeno, la policía de Giammattei abrió paso el pasado 23 de octubre a los camiones cargados de carbón de la empresa minera. 

El día que los parlamentarios protestaron en Zug,  en Guatemala se cumplia el cuarto día del estado de sitio en El Estor con una serie de allanamientos dirigidos a las casas de los periodistas de Prensa Comunitaria, la radio comunitaria Xyaab’ Tzuultaq’a y autoridades ancestrales. 

La represión del Estado de Guatemala había empezado los días 22 y 23 de octubre en contra de las autoridades de los cuatro Consejos Ancestrales Maya Q’eqchi’ en El Estor, Izabal, en donde la minera suizo-rusa opera el proyecto Fénix y Niquegua Montufar II.  

Los parlamentarios de la izquierda suiza se presentaron con pancartas frente al edificio de la multinacional Solway, en las que se leían mensajes en demanda del cese de la violencia contra la población Q’eqchi’ en El Estor y  de todas las operaciones mineras en Guatemala hasta que se realice la consulta comunitaria a las comunidades afectadas y sean investigadas las denuncias de contaminación medioambiental, reportó el medio suizo. 

La acción, según reporta el medio suizo, fue de carácter simbólico y solidario, ya que a nivel político quienes se reunieron para protestar no han presentado alguna iniciativa para que Solway rinda cuentas en ese país de la Europa Central. 

Represión en El Estor. Foto Nelton Rivera

La ciudad de Zug es conocida como un paraíso fiscal 

La ciudad es conocida como un paraíso para sus ciudadanos, con la tasa más baja de impuestos, pero realmente el paraíso lo viven las empresas que se radican en esta ciudad, con la carga tributaria más baja de toda Suiza. Es tan apetecida por las multinacionales y multimillonarios de medio planeta tierra, que la convierte en un paraíso fiscal, que para 200 mil empresas resguarda celosamente sus intereses, según un reportaje de El País

La empresa Solway Imvestment Group forma parte de las corporaciones que decidieron radicarse en este paraíso y operar sin ningún permiso el proyecto minero Fénix a 9,320 kilómetros en el Caribe guatemalteco. Solway no es la única: la transnacional minera Telf Ag, dueña de Mayaníquel tiene su sede en Lugano, otra ciudad suiza. 

Zug fue nombrada como ciudad por primera vez en el siglo XI. En la actualidad se mezclan sus construcciones con detalles de la vieja carpintería, piedra y edificaciones con techos de agua, que se elevan de cinco niveles en estrechas calles empedradas. Una ciudad que nace en las costas del lago Zug, Zugersee, y los grandes capitales estacionados en sus bancos. Lo irónico de esta escena del lago Zug es que del otro lado del mundo, las operaciones de la empresa contaminan el lago de Izabal. 

Zug es considerada una ciudad paraíso fiscal como Suiza y Panamá. Los Panama Papers y ahora los Pandora Papers dan cuenta de las operaciones ilegales de grandes empresarios, políticos, presidentes e incluso artistas a través de ese tipo de paraísos creados en Panamá, las Islas Vírgenes Británicas o las Bahamas. 

Solway Investment Group en Baarerstrasse 8, 6300 Zug Switzerland

FUENTE: PRENSA COMUNITARIA

Categorías:LA NOTA DE MUNDO