LA NOTA CHAPINA

Minex reduce presupuesto para atención a migrantes este año y para 2022

Mientras tanto, en EE. UU. migrantes continúan sufriendo por servicios deficientes de los consulados.

Por Sergio Morales RodasP

La pandemia ha rebasado las capacidades de los consulados de Guatemala. En la imagen la sede consular en Los Ángeles. (Foto Prensa Libre)La pandemia ha rebasado las capacidades de los consulados de Guatemala. En la imagen la sede consular en Los Ángeles. (Foto Prensa Libre)

El Ministerio de Relaciones Exteriores (Minex) ha recortado este año Q10.1 millones al presupuesto del programa de servicios consulares y atención al migrante, en medio de una coyuntura en donde los guatemaltecos en EE. UU. se quejan cada vez más del servicio que reciben de los consulados.PUBLICIDAD

Además, al mismo rubro se le planea recortar más de Q9 millones el próximo año, según la propuesta de presupuesto 2022 que ya se encuentra en el Congreso.

Un reporte del Sistema de Contabilidad Integrada Gubernamental (Sicoin) muestra que el presupuesto de los consulados ha sido debilitado en favor de las actividades centrales, que ha recibido Q9.2 millones más este año, y los servicios de política exterior que ha tenido aumentos por Q5.3 millones.

En mayo pasado, después de que se habían efectuado los primeros recortes, el viceministro Eduardo Hernández dijo que los recursos que se le quitaron al programa de atención al migrante servirían para completar el pago de salarios y que estos se repondrían a más tardar en septiembre.

En junio se le regresaron Q3.8 millones, pero en septiembre se le volvieron a recortar otros Q2 millones.

Por si lo recortes presupuestarios de este año fueran poco, desde ya se planea quitar más recursos para el programa de servicios consulares y atención al migrante, si se aprueba la propuesta de presupuesto 2022.

Esta incluye una disminución de Q9.4 millones para los consulados, pese a que el techo presupuestario de todo el Minex subiría —de ser aprobado— de Q577.7 millones a Q610.5 millones, es decir, Q32.8 millones más.

La extensión de documentos es la principal demanda de los guatemaltecos que radican en EE. UU. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Al igual que este año, los rubros que se beneficiarían con más presupuesto en el 2022 serían: actividades centrales, los servicios de política exterior, conservación y demarcación de límites internacionales, e incluso, los aportes a organismos, nacionales, internacionales y regionales.

De mal en peor

Migrantes en EE. UU. recibieron con preocupación, cólera y decepción la información de los recortes presupuestarios a los consulados porque eso se traducirá en un empeoramiento del servicio que esas sedes prestan hoy en día, y sostienen que estos no han sido capaces de ponerse a la altura de las circunstancias que requiere la pandemia.

El principal reclamo que hacen los guatemaltecos es la falta de pasaportes, que ha causado que varios procesos migratorios en donde cientos de guatemaltecos tienen la oportunidad de optar a una residencia legal permanente, estén paralizados.

Sin este documento los migrantes también tienen problemas para solicitar su número de contribuyente al fisco de EE. UU. lo cual es de suma utilidad si en un futuro buscan regularizar su situación migratoria.

El Minex informó que siguen “dependiendo de Migración” para que les provea de cartillas, mientras esta institución aseguró que este 18 de octubre se enviaría a los consulados dicho insumo.

Cerca de 3 millones de guatemaltecos radicaban en EE. UU. antes de la pandemia. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

“Vamos de mal en peor, el consulado desde marzo no ha recibido ni un solo trámite de pasaportes, ni nuevos ni para renovación. Hay una crisis en la red consular en cuanto a la atención a los connacionales y no se sabe por qué”, expuso Martin Otzoy, presidente de la Fraternidad de Guatemaltecos del Norte de Nevada, región que es atendida por el consulado de San Francisco, California.

Otzoy cree que “el problema el próximo año se va a agudizar” porque cada vez hay más guatemaltecos en EE. UU. mientras los consulados tienen el mismo personal y ahora menos recursos.about:blank

El líder migrante no se explica cómo le pueden quitar fondos al programa destinado a la atención del migrante cuando “hay tantas necesidades de servicios más eficientes, personal, ampliación de horarios y mejoramiento de instalaciones”. “Es contraproducente que haya menos dinero porque cada vez hay más demanda y menos oferta”, añadió.

Cada vez hay más migrantes

Datos oficiales de EE. UU. dicen que 1.4 millones de guatemaltecos vivían en eses país en 2017; sin embargo, estimaciones de la Cancillería de antes de la pandemia señalaban que el número está cercano a los tres millones.

Con el cierre de las fronteras la migración disminuyó, pero al abrirse comenzó un éxodo desde Guatemala que parece incrementarse. El columnista Jorge Jacobs estima que solo en el último año al menos un millón de guatemaltecos pudieron haber migrado a EE. UU.

Foto de archivo que muestra un consulado movil en EE. UU. Este programa pasó año y medio suspendido por la pandemia y recién se reactivó el 16 de octubre. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Estos cálculos los hace con base al incremento sostenido de las remesas familiares, el alto número de migrantes guatemaltecos que han sido detenidos en la frontera sur y a la lógica histórica manejada desde los propios connacionales en EE. UU. de que por cada migrante que es detenido por la Patrulla Fronteriza, cuatro logran pasar.

“Da coraje y tristeza”

Para Rosa Posadas, integrante de la Unión de Guatemaltecos Emigrantes (UGE), la actual administración del Minex es la “peor” que ha habido en los 35 años que ella lleva de vivir en EE. UU.

Dijo que el consulado de Los Ángeles continúa dando citas para atender a los migrantes y que hoy en día si se solicita una ya hay más de 700 personas que esperan turno. “Imagínese cuándo le va a tocar”, se lamenta.

“Eso no es justo”, añade Posadas, quien a la vez recuerda que la economía guatemalteca cada vez depende más de las remesas para mantenerse estable por lo cual “lo menos que pueden hacer los gobernantes es devolvernos algo, no en dinero, pero sí con un buen servicio”.

Al hablar de los recortes al presupuesto para la atención a los migrantes refirió que “da coraje y tristeza, porque no solo ya hay un mal servicio y ahora nos quieren quitar dinero”. “¿Para qué nos lo quieren quitar, para robárselo, para seguir malversando fondos?”, cuestiona Posadas.

Guatemaltecos participan en una protesta en EE. UU. Estimaciones oficiales dicen que tres millones de guatemaltecos radican en EE. UU., pero solo en el último año más de un millón habría migrado. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Es una lógica perversa

Jahir Dabroy, analista en temas migratorios de la Asociación de Investigación de Estudios Sociales (Asíes), dijo que inevitablemente los recortes presupuestarios afectarán la calidad de atención que reciban los migrantes en el extranjero, independientemente de su estatus migratorio.

Dijo que muchos de ellos que han sido deportados afirman que hubieran deseado una atención más personalizada por parte de los consulados y no se atendidos solo con “llamadas escuetas”.

Para el analista, restar recursos destinados a la atención a los migrantes es parte de una “lógica perversa que se tiene del uso del presupuesto en las instituciones”, en donde los recursos son priorizados en burocracia, sueldos y gastos administrativos dejando pocos espacios para la inversión, por ejemplo, en consulados móviles, que pueden ser un paliativo a los problemas de atención.

El Minex recién reactivó este programa el pasado sábado.

La atención al migrante “es una gran deuda del Estado que obedece a una escasa visión de política exterior de parte del Gobierno guatemalteco”, precisó Dabroy.

La oficina de Comunicación del Minex indicó que la reducción del presupuesto del programa de servicios consulares y atención al migrante es “solo en el papel” puesto que a los otros renglones a donde se ha trasladado el dinero también están relacionados con la atención a los guatemaltecos en el exterior.

El problema viene desde el 2018 cuando el Congreso aprobó Q50 millones para dicha partida presupuestaria y como no se aprobaron los presupuestos de 2020 y 2021 se han tenido que hacer las citadas modificaciones. “Lo que se está haciendo es poniéndolos —los recursos— en el renglón donde corresponden”, explicó la oficina.

Este año las remesas familiares suman más de USS$11 mil millones y a falta de tres meses por contabilizar, seguro superarán al monto del año pasado. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

FUENTE: PRENSA LIBRE

Categorías:LA NOTA CHAPINA