LA NOTA CHAPINA

Examina y detecta a tiempo durante el mes de la lucha contra el cáncer de mama

Cada octubre el mundo conmemora el Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama, el tipo de cáncer más común. Esta campaña recuerda la importancia de los chequeos médicos y el autoexamen para tratar la enfermedad con anticipación.

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), más de 462 mil mujeres son diagnosticadas con cáncer de mama en América cada año y casi 100 mil mueren por esta enfermedad. Para Latinoamérica, esta enfermedad se ha posicionado entre una de las más comunes que padecen las mujeres y es el segundo que más vidas toma. 

El Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) explica que este cáncer provoca un crecimiento de células anormales con capacidad de invadir y destruir otros tejidos de la mama o pecho. Si es detectado a tiempo, puede llevarse un tratamiento mucho más efectivo. Sin embargo, al encontrarse en una fase avanzada, el cáncer de mama es mortal.

La población más afectada son las mujeres. Sin embargo, existe una pequeña probabilidad que puede afectar a los hombres también. El 60% de los tumores de mama ocurre en mujeres mayores de 60 años y aumenta después de los 75 años. También es considerada como una enfermedad genética, ya que los antecedentes de madre, hermana o hija, y una enfermedad mamaria benigna previa aumenta la posibilidad de desarrollar cáncer en más del 50%. 

El período menstrual también puede afectar el desarrollo de esta enfermedad. Según el IGSS, cuanto antes inicia la menstruación, mayor es el riesgo de padecer esta enfermedad. También sucede con la menopausia, ya que las mujeres con este período tardío y tienen más de 55 años, pueden tener mayor riesgo a tener cáncer de mama.

Los signos que permiten identificar el cáncer de mama pueden ser diferentes en cada persona. Incluso, hay quienes no tienen ningún tipo de síntoma al contraer la enfermedad. Algunas de las señales de advertencia aparecen en los senos y se manifiestan con el aumento o aparición de venas, piel áspera o textura irregular, abultamiento o nudos en las mamas o axilas, grietas, heridas, erupciones, inflamación, hundimiento del pezón o del seno, sangrado o flujo del pezón, cambio en el contorno o forma de la mama o un enrojecimiento. 

Usa estas recomendaciones para evitar sorpresas

El autoexamen es primordial para poder detectar cualquier tipo de anomalía. Puedes pararte frente a un espejo, levantar los brazos sobre la cabeza y se debe buscar cualquier cambio en la forma de los pechos. También es necesario indagar si hay inflamación o rugosidad en la piel o en el pezón. Luego, baja los brazos y busca abultamientos o hundimientos. También se puede colocar las manos en la cadera y examinar nuevamente.

Se puede realizar el autochequeo al estar acostada. Coloca una toalla doblada bajo la espalda y, con los dedos juntos, mueve la mano en forma circular alrededor de cada pecho hasta llegar al pezón. Busca cualquier signo de endurecimiento o hundimiento. También es necesario presionar el pezón de cada pecho y fijarse en la aparición de supuración clara o sanguinolenta. Si se encuentra cualquiera de estos signos, es necesario acudir a un médico.

Si se está tomando un baño, también es posible realizar el autoexamen. Con los dedos juntos se debe mover suavemente sobre cada sector del pecho en búsqueda de cualquier nódulo o endurecimiento, usando la mano derecha para el pecho izquierdo y la izquierda para el seno derecho.

Este autoexamen debe realizarse al menos una semana después del período menstrual. Para las mujeres que ya no presentan la menstruación, el autoexamen puede hacerse una vez al mes. A partir de los 40 años de edad, una monografía anual es recomendada por los médicos.

Existen factores que pueden ayudar a reducir los riesgos de padecer cáncer de mama. La práctica de ejercicio, una dieta balanceada con frutas, verduras, cereales y pescados, además de brindar la lactancia materna por tiempo prolongado han mostrado eficacia para poder tener un cuerpo sano y evitar la enfermedad. Es necesario evitar los consumos de alcohol y tabaco, así como las grasas saturadas y los azúcares. 

FUENTE: RELATO

Categorías:LA NOTA CHAPINA