LA NOTA CHAPINA

Guatemala compró 8 millones de vacunas Sputnik V y solo se ha aplicado este porcentaje

Al 25 de septiembre, únicamente se habían administrado 1 millón 153 mil 240 dosis de 8 millones compradas a Rusia.

Por Rosa María Bolaños

El Ministerio de Salud informó que, al 25 de septiembre pasado, ya se habían aplicado en el país seis millones 653 mil 56 dosis de vacunas contra el covid-19.

Sin embargo, de ese total solo un millón 153 mil 240 (17.3%) son Sputnik V, de las que el Gobierno compró ocho millones de dosis, y el resto corresponde a otras marcas, la mayoría donadas.

El país pagó US$79.6 millones —aproximadamente, Q614.5 millones— por esas vacunas, según la renegociación del contrato anunciado por la exministra de Salud Amelia Flores.

Hasta el sábado se habían recibido 9 millones 599 mil 220 dosis de las cuales el 22.5% eran Sputnik V.

El domingo 25 de septiembre llegaron 500 mil nuevas primeras dosis de la vacuna rusa, con lo que la suma de recibidas de las diferentes marcas asciende a 10 millones 99 mil 220 y las Sputnik totalizan dos millones 660 mil (26.33% del total) hasta el momento.

Óscar Chávez, investigador del Laboratorio de Datos GT, que monitorea el comportamiento de la pandemia en el país, comentó que más del 60% de las dosis que habían venido antes del domingo son donadas y el resto fueron compradas a las empresas rusas así como a otras marcas por el mecanismo Covax.

Las negociaciones y contrataciones para la adquisición de tales medicamentos han sido ampliamente cuestionadas, así como la tardanza de los envíos.

Por ejemplo, mientras que en Guatemala se han puesto 534 mil 984 primeras dosis de Sputnik, la segunda solo ha sido recibida por 120 mil 395 personas. Y en algunos departamentos, como Izabal, Petén, Retalhuleu, San Marcos, Quiché, Alta y Baja Verapaz, se han aplicado entre menos de cien y 700 segundas dosis.

Chávez mencionó que independientemente de los señalamientos por el contrato y la tardía entrega, el otro problema es que en el país no se instaló la capacidad necesaria para el manejo de la Sputnik, que requiere condiciones más complejas que otras vacunas para la cadena de frío, porque se deben tener a más baja temperatura y el tiempo de descongelación es mayor.

Por si fuera poco, solo hay pocos equipos con esa capacidad, aparte de unos 20 que donaron empresas privadas o los que han conseguido algunos centros de Salud, por lo que debido a esa dificultad, la aplicación de las vacunas se ha concentrado en áreas urbanas y en pocos departamentos.

“Aunque en las recientes semanas han venido más lotes de dicha compra, las estadísticas muestran que solo se están poniendo de diez mil a 12 mil diarias, lo que es muy bajo”, agregó.

Las otras marcas

Respecto del uso de otras marcas, el analista refirió que, según las estadísticas, solo hay alrededor de 144 mil de Moderna para la primera dosis, y al mencionarle que en redes sociales se han publicado quejas de ciudadanos que buscan esta vacuna y no la encuentran, dijo que posiblemente el Gobierno las está reservando para aplicar segundas dosis pendientes.

Estas se recibieron por donación de Estados Unidos, y datos de Fundesa refieren que son cuatro millones 505 mil, de las cuales se han usado tres millones 584 mil 847, que representan el 53.9% del total, aplicadas en el país hasta el 25 de septiembre.

En el caso de la Pfizer, adquiridas por el mecanismo Covax, se han recibido 533 mil 320, pero solo han usado 130 mil 295, lo que fue calificado por Chávez de muy bajo.

El investigador dijo que Guatemala aún no cubre todas las dosis necesarias para vacunar a las personas de 18 años en adelante, que son alrededor de 10 millones de dosis, y a esas se  debe agregar más de dos millones del segmento de menores de 12  a 18 años. Sin embargo, señaló que no se han concretado más negociaciones para seguir adquiriendo las vacunas. El último dato  es una negociación de cuatro millones de dosis con AstraZeneca.

Al cierre de nuestra edición, el Ministerio de Salud no había respondido a las solicitudes de información sobre la vacunación y el retraso que persiste en la llegada de las dosis de Sputnik ya pagadas.

Giammattei justifica la compra

Durante una entrevista divulgada por la cadena televisiva CNN el sábado pasado, el presidente Alejandro Giammattei defendió la decisión de comprar las Sputnik V, pese a los retrasos en las entregas, la falta de un cronograma de llegada del medicamento y los señalamientos de opacidad en la adquisición.

“Salimos a buscar, y Pfizer no había, estaban en Estados Unidos. Y las de AstraZeneca estaban todas en Europa. Así que somos uno de los 71 países que le compraron a Rusia”.

Y dijo que la decisión se basó en que se debían comprar vacunas autorizadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Pero la Sputnik V, no está autorizada  ni siquiera para su uso de emergencia, por la OMS, a diferencia  de Pfizer/BioNTech, AstraZeneca/Oxford, Moderna, Janssen y otras.

FUENTE: PRENSA LIBRE

Categorías:LA NOTA CHAPINA