LA NOTA CHAPINA

Sanción de EE. UU. a Consuelo Porras “ no fue sorpresa”, señala Stein

El ex vicepresidente Eduardo Stein recordó que desde finales de julio distintos funcionarios estadounidenses emitieron pronunciamientos indicando que no confiaban en el desempeño de la fiscal general, Consuelo Porras.

Nancy Alvarez

El ex vicepresidente de Guatemala, Eduardo Stein, se refirió este miércoles al impacto de la sanción emitida por Estados Unidos contra la fiscal general, Consuelo Porras, y el secretario general del Ministerio Público (MP), Ángel Pineda.

El Departamento de Estado incluyó a ambos funcionarios en un listado de actores corruptos y antidemocráticos de la región.

El exfuncionario destacó que como se ha visto a lo largo de años de relaciones internacionales y ejercicios de cooperación externa, EE. UU. siempre mantiene dentro de sus prioridades, no importando otro tema específico, su seguridad nacional interna.

“Eso lo que quiere decir es que el mensaje que el secretario de Estado, Blinken, mandó antier es realmente una cosa muy seria para nosotros como sociedad, para Guatemala como país y también para toda la región”, dijo.

Especialmente tomando en cuenta que el recurso que se está utilizando es uno de los más robustos que tiene esa nación para referirse a funcionarios de otros países a los que la nación considera amigos y aliados, añadió.

Otro punto que destacó con relación a la sanción contra Porras y Pineda, es que incluirlos en el referido registro no fue algo intempestivo o una decisión no pensada.

Recordó que desde hace meses se ha observado las visitas de funcionarios de alto nivel de la administración norteamericana al país, según él, alertando sobre procedimientos que ellos estaban detectando.

“Son temas públicos, pues la ciudadanía está consciente del manejo que la fiscal general ha hecho de casos de fiscales, de desviar la atención de varios temas, y de elementos que están a la vista pública, que deben ser investigados de oficio y el ente por antonomasia llamado a hacerlo, que es el MP, no se mueve, porque nada se mueve en la entidad sin la autorización de Porras”, añadió.

En ese sentido, al ex vicepresidente la sanción a los guatemaltecos le parece un mensaje muy fuerte, muy duro por los términos de su contenido, por el nivel del que viene, pero sobre todo por la historia de alertas que se tenía.

Resaltó que ya desde finales de julio distintos funcionarios de EE. UU. públicamente emitieron un mensaje diciendo que ya no confiaban en el desempeño de la fiscal general, por lo que consideró que esa designación “no fue sorpresa”.

Impacto de la sanción de EE. UU. contra Porras

Al ser cuestionado acerca de las consecuencias que generará la sanción contra Porras y Pineda para Guatemala, Stein aseguró que aventurarse en el tema sería algo especulativo.

Señaló que en reiteradas ocasiones, no solo en las relaciones bilaterales sino también en la política exterior hacia Centroamérica y México, Estados Unidos ha puesto el tema de una justicia independiente y lucha frontal contra la corrupción e impunidad como uno de sus objetivos estratégicos, pues lo vinculan a la protección y seguridad interna.

De manera que en sus relaciones con países como Guatemala tendrán en cuenta los temas que de cualquier forma entrarían entre la agenda de socios y amigos, teniendo lugar importante la lucha contra la corrupción, transparencia e independencia del poder judicial.

En ese contexto, el exfuncionario consideró que lo ocurrido se puede leer como una alerta para Guatemala en cuanto al problema que significa un aparato de justicia que tiene problemas de independencia frente a la ciudadanía.

“No creo que sea prudente ni responsable ponernos a especular sobre consecuencias en materia comercial, pero ellos tienen otros instrumentos como para hacer sentir a cualquier país su incomodidad en las relaciones”, agregó.

Y mencionó también que Guatemala es signataria de convenios internacionales en derechos humanos, justicia, transparencia y lucha contra la corrupción.

“¿Qué sigue para nosotros es lo más importante? Es decir, vamos a poder seguir manteniendo, nutriendo y enriqueciendo una relación con Estados unidos que en cierta medida ha venido ayudando (a Guatemala)?, dijo.

E hizo referencia a los 4.5 millones de dosis contra el Covid-19 que donó la nación norteamericana a Guatemala.

Y a los cambios que se han dado en la política de orientación de los recursos de inversión para promover el desarrollo económico de comunidades rurales para encontrar medios de vida digna para los habitantes y que no se vean forzados a migrar.

“¿Se podrá seguir cultivando esa agenda privilegiada para la región, de colaboraciones norteamericanas con Guatemala si en temas más esenciales de esa relación el gobierno guatemalteco muestra resistencia y clara objeción?”, mencionó también.

Reacción de Giammattei

El presidente Alejandro Giammattei, aunque sin asegurar que se daba en respuesta a la sanción contra Porras, expuso que “es una falta de respeto hacia la relaciones internacionales”.

También aseguró que “es fácil tirar piedras al techo ajeno cuando tienes uno de vidrio que no aguantará una sola pedrada”.

Stein señaló que el hecho de que prácticamente el mandatario saliera a la defensa de Porras no era sorpresivo. “Es su fiscal general”, dijo.

Añadió que hay una serie de indicios que sugieren que la fiscal general ha manejado sus temas internos atendiendo criterios que, en opinión de muchos, no son autónomos de ella sola, sino que forman parte de un conjunto de intereses que responden más a la alianza oficialista en su conjunto.

“Por lo tanto, no fue extraño que Giammattei saliera oficiosamente a defenderla y cuestionar el recurso norteamericano en este sentido”, concluyó el ex vicepresidente.

FUENTE: EMISORAS UNIDAS

Categorías:LA NOTA CHAPINA