LA NOTA CHAPINA

La Universidad Mariano Gálvez dice que Porras es la autora responsable de posible plagio…

…¿La UMG avala que los estudiantes hagan tesis plagiadas para graduarse?

Por: Evelyn Boche/elPeriódico 

En el informe a la oficina del PDH, Porras expone que el cuestionamiento de su tesis es una venganza y pide que se suspenda el trámite de la denuncia.

foto-articulo-Justicia

La oficina del Procurador de los Derechos Humanos continúa con el trámite de la denuncia que presentó el abogado Marco Vinicio Mejía Dávila contra la fiscal general Consuelo Porras por violación al derecho humano de la educación.

Mejía sostiene que revisó la tesis con la que Porras obtuvo un doctorado por la Universidad Mariano Gálvez (UMG) y asegura que todo el capítulo tercero es una copia de la tesis de licenciatura ‘El reenvío en el proceso penal guatemalteco, sus efectos y consecuencias, de  Benigno Ramírez Choc, ya fallecido.

Según Mejía, la educación en general y la superior se ven afectadas con el plagio, como asegura, lo hizo Porras. La oficina del PDH dio seguimiento a la queja y pidió informes circunstanciados a la UMG y a Porras.

El rector de la UMG, Rolando Torres Moss, explica al PDH el procedimiento de la universidad para la aprobación de las tesis y recuerda que “solamente el autor es responsable de los conceptos expresados en el trabajo de tesis”, de acuerdo con información y documentos confiados a este medio.

Ante la inquietud sobre las medidas de seguridad que la universidad implementa para garantizar los derechos de autoría de las obras que son publicadas, la universidad señala que no hace publicaciones y cuando se ordena la impresión de una tesis doctoral debió haber agotado los filtros correspondientes, como el dictamen de un asesor y un tribunal evaluador o jurado que previamente realizan la verificación. Además, se indica que a partir de 2017 la UMG usa licencias informáticas que permiten el uso de herramientas tecnológicas que se encuentran a disposición de sus estudiantes y docentes.

La tesis de Porras fue presentada en 2012 pero aunque no había licencias, sí había recursos que los asesores podían usar de forma gratuita, como “copiones.com” para revisar los textos, aseguran docentes universitarios. Ni el director de posgrados para ese entonces, Vladimir Aguilar ni uno de los miembros del tribunal examinador, Marco Sagastume Gemmell recuerdan quién asesoró a Porras.

Algunos recuerdan que Aguilar fue el asesor de la tesis doctoral de Porras, pero al consultarle, él lo descarta y expone que la universidad prohibía que un director fuera asesor.  En la tesis digital disponible en la biblioteca de la UMG no hay alguna acta o documento que aclare la duda sobre el académico responsable por validar la tesis de Porras. 

Vergüenza y odio

La respuesta de Porras, que presentó al PDH el 24 de agosto,  parte de la duda en torno a la denuncia de Mejía y la incomprensión de cómo fue que ella violó el derecho humano a la educación. Señala que el cuestionamiento de plagio es una acción de odio y venganza personal.

Mejía presentó la denuncia ante la oficina del PDH en seguimiento a una publicación del doctor Marco Fonseca y comenzó a hacer sus indagaciones, explicó a elPeriódico. Considera una vergüenza que todo un capítulo sea “plagiado” y valora negativamente el tema como para una tesis doctoral.

Sagastume Gemmell también dice que es una vergüenza no solo el señalamiento de plagio sino la sanción que Estados Unidos anunció contra la fiscal general por obstruir investigaciones. Yo le pido que renuncie, de forma personal y como presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Federación Interamericana de Abogados.

PENDIENTE DE RESOLUCIÓN

La denuncia de Marco Mejía continúa en trámite y está pendiente de resolución.

Categorías:LA NOTA CHAPINA