LA NOTA CHAPINA

Tocilizumab, un medicamento de difícil acceso que se utiliza en pacientes con COVID-19 en Guatemala

Por: Cindy Espina/elPeriódico Publicado 20-09-21

En el país, los médicos utilizan este fármaco para controlar la inflamación que causa la infección en los enfermos, de lo contrario, podrían morir.

foto-articulo-Salud
Los médicos de los hospitales públicos han solicitado el medicamento para salvar a los pacientes contagiados con COVID-19.

En la Ley de Emergencia para la Atención del COVID-19 que el Congreso aprobó el 13 de septiembre, el fármaco Tocilizumab es el primero que aparece en la lista de medicamentos que el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) debe priorizar para su adquisición.

El Tocilizumab, incrementó su importancia en el país hace dos semanas, cuando los médicos de los principales hospitales públicos del país anunciaron que no recibirían más pacientes, porque su capacidad de atención había llegado al límite y que carecían de tratamientos para atender a los enfermos con este virus.

Entre los medicamentos que demandaron se encuentra la Actembra, el nombre comercial de las ampollas de 80 miligramos y cuatro mililitros de Toci- lizumab. Cada ampolla cuesta aproximadamente Q1,299 en el país. Las dosis recomendadas pueden llegar a ser de hasta 600 miligramos, por lo que el gasto se elevaría a alrededor de Q10 mil por paciente.

El monopolio
Para abrir el mercado de este fármaco, el Congreso también incluyó un último artículo en la Ley de Emergencia de Atención del COVID-19. Este consiste en instruir al Departamento de Regulación y Control de Productos Farmacéuticos y Afines del MSPAS para que autorice todos los medicamentos que sirven para tratar la enfermedad que se encuentran en proceso de registro para su comercialización.

Sin embargo, esto solo será posible para otros productos, porque el Tocilizumab se encuentra en monopolio, ya que la farmacéutica europea Roche cuenta con la patente desde 2008 y vence en 2028.

Roche distribuye Actembra en Guatemala por medio de dos empresas: J.I. Cohen y Centro Distribuidor, S.A. Hace una semana, el MSPAS informó que el Tocilizumab circulaba con bajas cantidades a nivel mundial por la amplia demanda que había surgido por su efectividad para tratar a enfermos críticos de COVID-19, y que en el caso de Guatemala este se encontraba agotado.

Según el portal de Guatecompras, solo el Hospital Roosevelt ha podido abastecerse con Actembra. El 16 de septiembre compró 276 mililitros de esta ampolla, por los cuales pagó Q89 mil 631. Cada ampolla cuenta con cuatro mililitros.

El precio del Tocilizumab en esa presentación es diferente en otros países. Aquí en Guatemala es de aproximadamente US$173.2 por ampolla, pero en otros países el precio por esa misma cantidad cuesta la mitad.

El uso En abril de 2020, los médicos empezaron a usar el Tocilizumab para tratar a enfermos en estado muy crítico. Para esa fecha los ensayos clínicos internacionales sobre su seguridad y eficacia eran escasos, por lo que no había mucha evidencia de su efectivi dad.

Pero en febrero de 2021, un ensayo clínico en el Reino Unido, a cargo de Recovery, anunció que este fármaco reduce un cuatro por ciento la mortalidad en enfermos de COVID-19 que se encuentran en estado grave. La efectividad puede mejorar si también se le administra junto a la dexametasona, un corticoide que reduce la inflamación y que fue catalogado como el primer medicamento que puede salvar a pacientes críticos enfermos con este virus.

Los médicos guatemaltecos que laboran en hospitales públicos y que han dedicado el último año a atender a pacientes con COVID-19 explicaron a elPeriódico que, si bien el Tocilizumab no se encuentra en el protocolo oficial del MSPAS, ellos han tomado la decisión de tratar a los enfermos graves de COVID-19 con ese fármaco, ya que ellos se basan en su propia experiencia y resultados, además de los estudios y procedimientos exitosos realizados en otros países.

Los galenos indican que aplican Actembra solo si el paciente tiene elevados los niveles de Interleucina 6 (citocinas), con lo que al darle este medicamento bloquean la inflamación causada por la infección que genera el COVID-19, la cual puede llegar a ser mortal si no se controla.

Los médicos confiaron a elPeriódico’ que han logrado salvar a muchos pacientes al aplicarles Tocilizumab, pero que lamentablemente no cuentan en estos momentos con ampollas.

El Tocilizumab es un anticuerpo monoclonal (proteínas artificiales) aprobado hasta ahora para tratar la artritis reumatoide, una dolencia caracterizada por la inflamación de las articulaciones.

FUENTE: EL PERIÓDICO

Categorías:LA NOTA CHAPINA