LA NOTA CIENTÍFICA

Científicos alemanes enseñan a las vacas a ir al baño a hacer pipi para reducir su huella ambiental

Casi todos los terneros aprendieron a orinar en la letrina, y lo hicieron tan rápido como lo hacen los niños humanos 

Imagen proporcionada por el  Research Institute for Farm Animal Biology en Dummerstof, Alemania, donde se ve a una vaca entrando en el ‘MooLoo’ para orinar.
Imagen proporcionada por el Research Institute for Farm Animal Biology en Dummerstof, Alemania, donde se ve a una vaca entrando en el ‘MooLoo’ para orinar. Thomas Hantzschel / AP

JUDITH DEL RIO

Cualquier padre o madre te podrá decir lo complicado que resulta al principio conseguir que los más pequeños digan adiós al pañal y empiecen a utilizar el orinal. Al principio del proceso, más largo para unos que para otros, hay cientos de dudas, y es completamente normal; hay que esperar a que el niño esté preparado para dar el paso, acompañarle y animarle en cada paso, aplaudir los logros y restar importancia a lo que no sale como gustaría… Para finalmente, conseguir superar esa nueva etapa.

Pero, si se puede enseñar a un niño a utilizar el inodoro, ¿por qué no a animales de otra especie? Esto mismo se ha planteado un grupo de investigadores alemanas que ha decidido probar algo innovador en un intento por encontrar una solución al daño ambiental que están causando los residuos generados por el ganado: enseñar a las vacas a ir al baño.

vaca prado
El estiércol de ganado supone hasta el 50% de los gases de efecto invernadero hacia la atmósfera. Getty Images/iStockphoto

El estiércol del ganado es uno de focos de contaminación del suelo y las aguas, además de contribuir a la emisión de gases de efecto invernadero.

El sector de la ganadería, en su conjunto, representa el 14,5 % de todas las emisiones de gases invernadero vinculadas a actividades de los humanos, según datos de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Una parte de este 14,5% procede del estiércol, con compuestos como el amoniaco o el metano (gas con un potente efecto invernadero). Cuando las vacas se mantienen principalmente al aire libre, como ocurre en Nueva Zelanda y Australia, el nitrógeno de la orina se descompone en el suelo. Esto produce dos sustancias problemáticas: nitrato y óxido nitroso. fuente

FUENTE: LA VANGUARDIA DE ESPAÑA

Categorías:LA NOTA CIENTÍFICA