LA NOTA CULTURAL

Son gemas en el MET de Nueva York, pero aquí existían como si nunca las desenterraron

Publicado por José Manuel Patzán 

Desde el 2 de septiembre, la estela de la Reina Seis Cielo del Naranjo Sa’al, Petén, abre las puertas del Museo Metropolitano de la ciudad de Nueva York (MET). Estará allí para dar la bienvenida a los visitantes del edificio hasta 2024 junto a otras piezas prehispánicas. Los guatemaltecos reprochan que mientras afuera brillan, en el país estos tesoros arqueológicos existían como si estuvieran aún enterrados.

Las redes sociales han sido el canal donde los guatemaltecos expresan su malestar. Incluso diputados y arqueólogos se unen a la recriminación local.

La diputada del partido Winaq Sonia Gutiérrez, integrante de la Comisión de Pueblos Indígenas, dice que llevar las piezas a otro país es caer en “exhibicionismo” de promoverlas como un atractivo exótico.

 “Si al patrimonio cultural no se le ha dado valor en Guatemala es porque hay un problema estructural y de racismo porque todo lo que viene de pueblos indígenas, no sirve, no es bueno; pero cuando los exhiben en otros países, allí sí salen créditos económicos, a veces no es que no se les valore, pero tenemos un país extremadamente racista que provoca que este tipo de patrimonios sean relevados”.

Gutiérrez indica que una de las preocupaciones y especialmente de los guías espirituales es que las piezas no retornen a Guatemala como ocurrió con otras en el pasado y que así violen los derechos de los pueblos indígenas. El Ministerio de Cultura, dice la diputada, informó de una restauración, pero no de una exhibición.

Una diosa

La Estela 24, proveniente del sitio arqueológico Naranjo-Sa’al, tiene tallada la figura de Wak Chanil Ajau conocida también como la Reina Seis Cielo. Se trata de una de las mujeres más poderosas de América Antigua, quien gobernó en lugar de su hijo, menor de edad, y condujo campañas militares para conquistar ciudades vecinas, detalla el MET.

Es de piedra caliza, que la retrata con un cautivo bajo sus pies, personifica a una diosa, representa su triunfo y poderío.

Estela de Wak Chanil Ajau, conocida también como la Reina Seis Cielo. (Foto: Ministerio de Cultura)

Las piezas a restaurar son el Trono 1 y Dintel III del sitio arqueológico Piedras Negras en Petén antes exhibidas en el Museo Nacional de Arqueología y Etnología.

Estas últimas están en un listado de 72 obras maestras que forman parte del Patrimonio Cultural de la Nación, así que es prohibido sacarlas del país para evitar su deterioro según el acuerdo gubernativo 721-2003.

El arqueólogo Ernesto Arredondo, quien ha trabajado en varios proyectos arqueológicos en la Biosfera Maya, Petén, explica que estas muestras prehispánicas son valiosas:

“Para unos es una obra de arte; para otros puede ser un artefacto de valor arqueológico; y para otros tiene un valor sagrado, pero no veo la necesidad de que alguien lo vea en otro país para que lo valoremos. Es algo que nosotros debemos trabajar y nosotros tenemos que valorarlo primero”.

El diputado del partido Semilla Alberto Sánchez, integrante de la Comisión de Cultura del Congreso, refiere que el Estado debería crear una estrategia y más espacios culturales para que la población sepa de estos tesoros arqueológicos.

“Pero acá hacen lo contrario que deberían de hacer para conmemorar un Bicentenario, si querían un cambio hubieran regresado piezas de otros países y que se han llevado de forma ilegal”.

Las piezas prehispánicas guatemaltecas que fueron trasladadas permanecerán en un espacio que en prepandemia era visitado por unos 7 millones de personas al año, según el sitio oficial del museo. Las mismas serán ubicadas junto a la estela 5 de Piedras Negras, las cuales han sido objeto de polémica por habitar desde 1982 en ese museo.

El ministerio de Cultura informó que no violentó las normativas y las piezas serán restauradas entre el 2 de septiembre de este año y el 30 de octubre del 2022 en el MET, donde según dicha dependencia cuentan con la tecnología de la cual carece Guatemala.

FUENTE: CON CRITERIO

Categorías:LA NOTA CULTURAL