LA NOTA CHAPINA

Muere en Santiago Atitlán Concepción Ramírez Mendoza, el rostro de la moneda de Q0.25


La llamada Choca, como popularmente se le denomina a la moneda de Q0.25, lleva acuñada la imagen de doña Chonita.

POR CÉSAR PÉREZ MARROQUÍN   

Concepción Ramírez, cuyo rostro aparece en la moneda de Q0.25, falleció este viernes 10 de septiembre a los 79 años en su natal Santiago Atitlán, Sololá, informaron autoridades locales.

El deceso de Doña Chonita, como era conocida en el pueblo, fue confirmado por alcaldes locales, quienes lamentaron el deceso, pues durante muchos años fue un ícono del departamento, gracias a que su imagen fue acuñada en la moneda de Q0.25 que aún está en circulación.

La modelo de la moneda de 25 centavos nació en Santiago Atitlán, el 8 de marzo de 1942. Actualmente tenía 79 años y era originaria del cantón Tzanjuyú.

Siempre se sintió orgullosa de haber formado parte de los personajes, tanto a nivel nacional como internacional.

Mauricio Méndez, alcalde de San Pedro La Laguna, lamentó el deceso de Doña Chonita y espera que las autoridades correspondientes le rindan homenaje, principalmente el Banco de Guatemala.

Las causas del fallecimiento de Doña Chonita aún no se han dado a conocer tanto por parte de la familia como de las autoridades.

La Junta Monetaria lleva a cabo el cambio de grabados en monedas. En 1949 son modificados los grabados de la parte frontal de las monedas, y fue cuando se dispuso que se tallara la figura de Concepción Ramírez Mendoza (doña Chonita).

En 1996, el Banco de Guatemala investigó si la persona que aparece en la moneda era doña Chonita, y decidió que continuara.

Concepción Ramírez Mendoza resultó favorecida porque sus rasgos raciales eran más determinantes, que la de tres modelos fotografiadas por Julio Zadik, en Santiago Atitlán, afirmó Ricardo Martínez, jefe de protocolo, en ese entonces, del Banco de Guatemala.

Lo anterior se efectuó con base en la resolución 2715, del 9 de octubre de 1959, de la Junta Monetaria.

FUENTE: GUATEVISION

Categorías:LA NOTA CHAPINA