LA NOTA CHAPINA

Las tareas obviadas por el Congreso en su nuevo periodo de sesiones ordinarias

Expertos en política afirman que los diputados no fueron productivos en agosto, marcando un panorama desalentador para el resto del año.

Por Douglas Cuevas

La Junta Directiva no convocó a las reuniones habituales de Jefes de Bloque para analizar los temas a presentar ante el Pleno. Fotografía: Congreso.La Junta Directiva no convocó a las reuniones habituales de Jefes de Bloque para analizar los temas a presentar ante el Pleno. Fotografía: Congreso.

El primer semestre para el Congreso no fue el mejor: No hubo elección de Cortes, no se aprobó todo el paquete de leyes para la reactivación económica y tampoco dieron por terminada la interpelación al ministro de Gobernación.

Este segundo periodo de sesiones tampoco es alentador. Analistas señalan que el fracaso del oficialismo al no conseguir la ratificación del reciente Estado de Calamidad se podría mantener presente en lo que resta del año.

Lo anterior no solo significa una oposición a las disposiciones de Gobierno, también representa un peligro para políticas públicas en donde destaca la discusión y eventual aprobación del presupuesto nacional del 2022.

La falta de acuerdos se van haciendo cada vez más pesados al momento que una legislatura camina, pero la situación actual parece ser tan grave que el Presidente del Congreso hasta ha evadido las reuniones con Jefes de Bloque.

Sin ese acuerdo preliminar entre bancadas es imposible llevar un propuesta de agenda para las sesiones plenarias, lo que tan solo termina con sesiones que no llegan al quórum mínimo y con diputados que desconocen el rumbo que el oficialismo pretende dar al Congreso, según  los expertos.

Pero aunque el segundo periodo ordinario apenas lleva cuatro semanas las lecturas ponen en evidencia, al menos, cinco tareas que se han obviado en este primer mes.

  1. – Ser rigurosos con las reuniones de Jefes de Bloque y las sesiones de Pleno.
  2. – Definir estrategias legales para combatir la pandemia.
  3. – Aprobar las iniciativas de ley para la reactivación económica.
  4. – Avanzar con las interpelaciones inconclusas y pendientes.
  5. – Definir la elección de Cortes.

Sin agendas

La forma en que el presidente del Congreso Allan Rodríguez ha evadido las reuniones de Jefes de Bloque, y por consecuencia las sesiones plenarias, son una advertencia clara para comenzar con la fiscalización.

Eso según la lectura del politólogo independiente Jorge Wong, quien considera que los pocos esfuerzos que se vieron de parte del Congreso en la primera parte del año podrían ser mucho menor para la recta final del 2021.

Destaca que la falta de acuerdos hacen que se evadan las reuniones que por obligación tienen que sostener los congresistas, ya que por ahora parece que los oficialistas no tienen apoyo ni para aprobar un orden del día.

“Significa que la agenda legislativa no está teniendo el interés que tendría que tener. ¿A quién beneficia que esto sea así? ¿A quién se perjudica con que esto siga así? Esto es fundamental para descifrar y entender la dinámica. Evidentemente hay un desgaste que ya vimos con la improbación del Estado de Calamidad, hay un desencanto que está claro y hay que ver que tan profundo es”, refirió.

Pandemia y economía

Analizar la situación del covid – 19 en Guatemala significa hablar por obligación de la reactivación económica, dos temas que van de la mano pero que en el Congreso no se han abordado de la manera correcta según el criterio de Geidy de Mata, analista política del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos (Ipnusac).

Quien estima urgente que la Junta Directiva busque desde ya los acuerdos con bloques parlamentarios, tanto de la alianza como de la oposición, ya que sin ellos será imposible que el Gobierno de Alejandro Giammattei cuente con un presupuesto para el 2022.

“Lo preocupante es que se debe de fortalecer el consenso para el presupuesto nacional porque también es algo importante de la agenda. Tendrá que ser un presupuesto acorde a atender las necesidades de la pandemia y otras políticas públicas (…) Lo que se vislumbra es que hay dificultad para construir consensos. Cuando prevalecen los intereses personales y no los de la sociedad guatemalteca”, señaló de Mata.

 Juicios políticos y Cortes

El próximo 13 de octubre el Congreso cumplirá dos años sin renovar a los magistrados del Organismo Judicial (OJ), tema que parece ya hasta estar en el cajón de los recuerdos de los congresistas.

Pero junto a esto también pesan otras responsabilidades de carácter constitucional: Las interpelaciones. El Congreso aún debe de emitir el voto de falta de confianza al ministro de Gobernación, y después tienen que comenzar el juicio político al titular de Energía y Minas.

Por si la agenda no fuera lo suficientemente cargada, aún existe una interpelación más en lista de espera. El diputado de Partido Humanista, Aníbal Samayoa, solicitó interpelar a la ministra de Salud.

“Mientras se tengan interpelaciones pendientes o incluso solo el voto de falta de confianza pendiente no se puede avanzar tampoco en la agenda ordinaria, entonces estamos en un bloque completamente donde no se puede avanzar de un lado o del otro porque la oposición está presionando y el oficialismo no quiere abrir esas discusiones”, comentó Sebastián Morales, analista de Guatemala Visible.

FUENTE: PRENSA LIBRE

Categorías:LA NOTA CHAPINA