LA NOTA CHAPINA

Religiosos expresan apoyo a pueblos indígenas y animan a construir una mejor Guatemala

Por Jeanelly Vásquez 

Foto Ilustrativa. Las manifestaciones se hicieron presentes en distintos departamentos del país, exigiendo la renuncia del presidente Alejandro Giammattei y la fiscal general, Consuelo Porras. Foto: La Hora/AP

Este día personas identificadas como religiosas conglomerados en la “Vida Religiosa Itinerante de Guatemala” expresaron en un comunicado su apoyo hacia los pueblos indígenas, resaltando que durante la historia estos grupos han sido vulnerados y marginados. Además, aprovecharon para animar a los guatemaltecos a continuar con las exigencias ciudadanas, ya que consideran que un mejor país es posible y que el pueblo está dispuesto a hacerlos.

Desde el 24 de julio la población ha organizado movilizaciones y distintas formas de manifestación exigiendo la renuncia del presidente Alejandro Giammattei, de la fiscal general, María Consuelo Porras y una buena gestión ante la crisis sanitaria por el aumento de casos Covid-19.

En estas jornadas han destacado como principales actores los pueblos indígenas y organizaciones sociales y populares como los 48 cantones de Totonicapán, el Parlamento del pueblo Xinka, autoridades ancestrales y la Municipalidad de Sololá.h

RECONOCEN LA LUCHA DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS EN LA COYUNTURA NACIONAL

La Conferencia de Religiosos inició su pronunciamiento reconociendo la lucha de los pueblos indígenas y su contribución. “Queremos manifestar que acogemos con sencillez, pero también con decisión la palabra, las voces y los gritos de los diversos sectores del pueblo de Guatemala. Quisiéramos tener un corazón tan grande como el suyo para poder dar la respuesta adecuada a sus necesidades y reivindicaciones”, afirmaron.

Asimismo, indicaron que desde sus prácticas apoyan a este sector. “Conferencia de Religiosos de Guatemala, queremos manifestarles que estamos a su lado, diariamente pedimos al Señor de la vida el don de permanecer fieles al proyecto del Reino de Dios, de estar junto a los lamentos de los más humildes y descartados”, describieron.

DESCONTENTO SE DA EN EL MARCO DEL BICENTENARIO DE “INDEPENDENCIA”

Los representantes en su comunicado señalaron que las demandas de la ciudadanía se dan a unos meses de la conmemoración de 200 años de “independencia” en Guatemala. Para la comunidad católica estas últimas semanas de protesta han mostrado la realidad de un país, mayoritariamente indígena, cuyos años de lucha no han sido “fáciles, tal vez una historia para el olvido”.


Indicaron que desde hace 200 años se han presentado bloqueos en el país, estos no precisamente relacionados con carreteras o calles: “años llenos de bloqueos, el bloqueo de su historia y el de su palabra, el bloqueo de sus aspiraciones y los grandes sueños de libertad, el bloqueo de sus caminos y sus tradiciones, en definitiva, el bloqueo de su esperanza”.

BLOQUEOS VAN MÁS ALLÁ DE LUGARES FÍSICOS

Estos bloqueos a los que se refirieron también fueron manifestados en “el grito de las mujeres humilladas a lo largo del Conflicto Armado Interno” y de las aspiraciones de los mártires de la historia; “¡qué alegría ha sido para nosotros la beatificación de los Mártires de Quiché!”, resaltaron.

Además de lo anterior refirieron que los más grandes bloqueos en el desarrollo de Guatemala se han expresado en “los gritos” de una niñez desnutrida, migrantes sin esperanza o que mueren por el camino y jóvenes que no ven futuro a sus energías y creatividad, las áreas rurales abandonadas por el Estado y más ahora en los pacientes con Covid-19.


“Los enfermos del Covid-19 y de otras muchas enfermedades sangrantes, que no encuentran sitio ni en la salud pública ni en la privada; es muy triste ver a nuestros hermanos enfermos tirados en los pasillos de los hospitales; nos solidarizamos con el personal sanitario, enfermeras y médicos, y todo el personal de servicio, que llega al sacrificio también de bomberos y tantas personas que han entregado días largos y horas amargas infinitas, pero a fin de cuentas, sirviendo a sus hermanos”, expresaron.

CIUDADANÍA RECLAMA JUSTICIA Y EQUIDAD

La Conferencia de Religiosos detalló que, más allá de conmemorar 200 años de supuesta independencia, piden cambios en pro de la justicia y equidad, resaltando que la equidad, “como dice el Papa Francisco, no se mide por la eficacia del beneficio individual ni de sectores de la gran banca o el poder económico, sino por la fortaleza del mejoramiento de relaciones humanas más fraternas”.

“El pueblo de Guatemala reclama justicia y equidad en las relaciones sociales, políticas, económicas y culturales; sin ella, no se puede hablar de justicia, ni de libertad, ni del bien común, ni de la supremacía de la ley constitucional”, remarcaron.


Aseguraron que el pueblo de Guatemala “quiere ir más allá de una fecha que coincida o no con los 200 años, no coincide con su vida y menos con su historia”. Por lo anterior reiteraron que “acogemos su palabra en nuestro corazón como miembros de la Vida Consagrada en Guatemala, y queremos trasladarla a quienes pueden dar una voz válida en justicia y verdad, a nuestros Pastores y Obispos, que bien sabemos que su corazón no es ajeno a todas estas aspiraciones”.

INVITAN A COMPARTIR LA FE EN UN “DIOS DE VIDA”

Por último, aprovechó para invitar a otros miembros de la comunidad, así como otras religiones y diócesis a “compartir la fe en un Dios de vida, al que nos dirigimos como a Padre de misericordia y Dios de todo consuelo, para que nos ayude a discernir los caminos inéditos que han de venir para Guatemala”.

“Toda crisis puede ser un parto doloroso, pero estamos seguros de que Dios quiere hacer nuevas todas las cosas, y el pueblo anhela cambios desde su raíz, en el ámbito Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Animamos al pueblo a seguir en esta lucha, es la hora de los cambios”, aseguraron.

Concluyeron mencionando que una Guatemala distinta es posible, ya que “el pueblo de Guatemala está dispuesto a llevarla a cabo”.

FUENTE: LA HORA

Categorías:LA NOTA CHAPINA