LA NOTA CHAPINA

Deportaciones desde México se duplican este año; ¿Se convirtió ese país en el muro que necesita EE. UU.?

Medida se suma a deportaciones aéreas por escala que EE. UU. está haciendo de centroamericanos hacia el sur de México.

Por Sergio Morales Rodas

Migrantes centroamericanos cruzan el puesto fronterizo de El Carmen sin registrar su ingreso al país. (Foto: IGM)Migrantes centroamericanos cruzan el puesto fronterizo de El Carmen sin registrar su ingreso al país. (Foto: IGM)

Las deportaciones de guatemaltecos que son detenidos en México se han duplicado este año en comparación con el 2020, lo cual hace pensar a analistas que este país puede convertirse en el muro que necesita EE. UU. para evitar que los migrantes lleguen a su frontera sur y desaten una crisis humanitaria, como ya ha ocurrido en otros años.

A la par del incremento de estas devoluciones, EE. UU. recientemente implementó un programa mediante el cual está enviando a centroamericanos vía aérea hacia el sur de México para que desde ahí retornen a sus países de origen.

El Instituto Guatemalteco de Migración (IGM) reportó que de enero a julio de este año fueron deportados 24 mil 797 connacionales que fueron detenidos mientras iban en tránsito por México, un 109 por ciento más de los 11 mil 854 que fueron aprendidos en el mismo periodo del año pasado.

En contraparte, las devoluciones desde EE. UU. en los primeros siete meses del año cayeron drásticamente en relación con el mismo periodo del 2020. Así, mientras el año pasado fueron deportadas 13 mil 769 personas, de enero a julio de este año solo se contabilizan dos mil 668, un 80% menos.

Sin embargo, el número de deportaciones no se acerca ni por asomo a la enorme cantidad de migrantes guatemaltecos que han llegado este año a la frontera sur de EE. UU., aproximadamente 190 mil, entre adultos solos, menores no acompañados y unidades familiares.

Colaboración mexicana

Lo que sucede es que la enorme mayoría de ellos están siendo devueltos hacia México sin recibir un tratamiento migratorio normal.

Esto debido al Título 42, normativa que EE. UU. impuso a inicios del año pasado para prevenir contagios de coronavirus. Esta medida, aceptada por el gobierno mexicano, es una de las pocas herencias del expresidente Donald Trump en materia migratoria que el actual mandatario Joe Biden mantiene vigentes.

Por si eso fuera poco, recientemente en una nueva muestra de colaboración entre esos países para contener la migración irregular, EE. UU. comenzó a deportar migrantes vía aérea a la frontera sur de México con Guatemala en su afán de desestimular la reincidencia de los cruces.

Dichos migrantes ingresan a territorio guatemalteco sin registrarse. Agencias de noticias han recogido testimonios de algunos de ellos que, aseguran, al llegar a EE. UU. ni siquiera tuvieron la oportunidad de pedir asilo porque sufren de persecución en sus países de origen.

Muchas familias y menores de edad han sido deportados a El Ceibo. (Foto: IGM)

Durante una visita a la frontera sur el pasado 12 de agosto, el secretario de Seguridad Interna de EE. UU., Alejandro Mayorkas, reconoció que el pasado 29 de julio se lanzó la “estrategia de gestión colaborativa de la migración”.

Habló de implementar “otras medidas” para detener la reincidencia de ingresos ilegales a EE. UU. Dijo que han desplegado personal adicional en la frontera sur y que “hemos aumentado los vuelos de migrantes” y que estos “se están trasladando cada vez más a interior de México” ya que intentar el reingreso a EE. UU. desde ahí es más difícil. Añadió que esto se hace en colaboración con ese país.

“Estamos trabajando con México para aumentar las interdicciones”, advirtió Mayorkas.

Desconocen de deportaciones

Hasta el viernes pasado las autoridades guatemaltecas ignoraban si existían nuevos planes de EE. UU. y México para retornar migrantes centroamericanos a Guatemala. La Casa del Migrante de El Ceibo, Petén, estaba llena de personas que habían sido deportadas con escala en Villahermosa, Tabasco.

La oficina de Comunicación de la Cancillería dijo que la información que conocía era gracias a lo que han publicado los medios de comunicación, pero que ya había solicitado información oficial a México y EE. UU.

Por su parte el IGM informó que para “atender la problemática que se origina en los puestos fronterizos” se coordinan reuniones entre distintas instituciones guatemaltecas. Informó que en estas el subdirector general de Migración, Wuelmer Gómez, ha mostrado “su preocupación ante la situación ya que se vulneran los derechos de los migrantes y las regulaciones vigentes”.

Migrantes atraviesan el paso de El Ceibo, Petén, pequeña aldea localizada a 174 kilómetros de la cabecera departamental de Petén. (Foto: IGM)

“Peor que tercer país seguro”

Defensores de los derechos de los migrantes señalaron duramente que, con el incremento de las detenciones de migrantes en ruta hacia EE. UU. más este nuevo plan de deportaciones, México se está convirtiendo en el muro donde chocan los migrantes centroamericanos.

Criticaron que retornarlos bajo el Título 42, sin posibilidad de exponer sus casos de asilo y a una localidad remota, como es El Ceibo, en Petén, es peor que el Acuerdo de Cooperación de Asilo (ACA) que la administración Trump había firmado con Guatemala.

“Esto es peor porque antes los migrantes hondureños y salvadoreños los traían a la capital, ahora a la selva de Petén”, dijo José Luis González, integrante de la Red Jesuita con Migrantes. “Ahí está el crimen organizado que controla la frontera de Petén”, remarcó.

“Este hecho hace aún más grave la alianza entre México obedeciendo siempre a EE. UU., antes con Trump y ahora con Biden”, agregó González, quien urgió a los gobiernos de Centroamérica a protestar “si es que quisieran defender a sus ciudadanos”.

“Esto exige de los gobiernos centroamericanos unidad y valentía frente al fenómeno migratorio, para reclamar, no dádivas, sino los derechos humanos de sus ciudadanos, reconocidos a nivel internacional”, subrayó.

Los ingresos también se reportaron por la frontera de El Carmen. (Foto: IGM)

Por su parte, Juan José Hurtado, director de la Asociación Pop Noj, parte del Grupo Articulador de la Sociedad Civil en materia Migratoria, se mostró preocupado porque con estas acciones “se está reforzando el muro de México para detener la migración hacia EE. UU.”.

Dicha barrera, subrayó, no está solo en la frontera sur puesto que se encuentra a lo largo del territorio mexicano donde hay un sinnúmero de retenes policiales y del ejército para detectar migrantes que viajan de manera irregular.

Hurtado coincidió en que, con el nuevo sistema de deportaciones de EE. UU. por escalas, Guatemala tomará el papel de tercer país seguro que tanto se había criticado cuando se firmó el ACA en el 2019, y lamentó que a través de estos procesos de expulsión exprés se viola el debido proceso y el derecho a la protección internacional.

La Embajada de México en Guatemala no respondió a una solicitud de comentarios que le hizo Prensa Libre.

  • La Casa del Migrante de El Ceibo reportó que muchos centroamericanos han sido devueltos sin mayor protocolo.

FUENTE: PRENSA LIBRE

Categorías:LA NOTA CHAPINA