LA NOTA CHAPINA

Vacunación: “Fracasada, decepcionante, nefasta y sin transparencia”

  • Por Jessica Gramajo

Solo el 3% de las población mayor de 18 años cuanta con el esquema completo de vacunación contra el Covid-19 en Guatemala. (Foto: Archivo/Soy502)

Solo el 3% de las población mayor de 18 años cuanta con el esquema completo de vacunación contra el Covid-19 en Guatemala. (Foto: Archivo/Soy502)

Expertos y diputados analizaron el Plan de Vacunación de Guatemala y los resultados de su experiencia los llevan a concluir que es un fracaso y poco transparente.

“Irresponsable, fracaso, decepción y poca transparencia”, fueron los adjetivos con los que expertos y diputados calificaron el proceso de inmunización contra el Covid-19 en Guatemala.

Vacunarse en el país ha sido todo un reto. Pese a que desde el Congreso aprobó desde el 12 de enero de urgencia nacional la Ley que autorizó Q1,500 millones para la compra de vacunas, el Ministerio de Salud no ha podido avanzar en la adquisición. 

El primer contrato para la adquisición de vacunas fue firmado a finales del año pasado con el mecanismo Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se dio un primer anticipo de Q86.3 millones, pero el primer lote llegó hasta mediados de marzo.

Hasta el momento, Salud ha pagado más de Q2,700 millones de quetzales a Covax, pero sólo se ha recibido casi 1.1 millones de dosis, de los 3.3 millones comprados a través de ese mecanismo mundial.

Las críticas por el retraso fueron diversas. Hasta el presidente Alejandro Giammattei reaccionó agresivo y en febrero aseguró que “Las vacunas de Covax fueron una mentira descarada“. Incluso, hasta el Ministerio de Relaciones exteriores envió una carta para quejarse por el retraso.

El contrato con los rusos

Guatemala inició la vacunación en febrero con 5 mil dosis que fueron donadas por el gobierno de Israel. Ante el retraso de Covax, el Presidente anunció en abril la adquisición de 16 millones de dosis de la vacuna Sputnik V al Gobierno de Rusia.

Se realizó un pago de Q614.5 millones, que correspondían al 50% del total de las vacunas adquiridas, pero después de varias semanas, el medicamento no llegaba, las dudas y las críticas aumentaban de tono cada día. Fue hasta mayo cuando se recibió un primer lote de 50 mil dosis de Sputnik V.

El medicamento era insuficiente, la población comenzaba a desesperarse. Pese al retraso y a las críticas, el presidente no fue tan contundente como con Covax. Giammattei comenzó a marcar distancia del tema y delegó la responsabilidad a la ministra de Salud, Amelia Flores.

En tanto, la vacunación avanzaba lento. Se habilitó en primera instancia a los adultos mayores de 80 años. Se dijo que se priorizaría a la población más vulnerable, pero no fue así del todo, pues muchas funcionarios y alcaldes aprovecharon el momento para inmunizarse ellos y algunos hasta a sus familias.

Las personas comenzaron a preguntar sobre las vacunas rusas. Nadie decía nada, hasta que se reveló el contrato guardado tan herméticamente por considerarse confidencial.

Las dudas tomaron forma. Al ser destituido, el exjefe de la Fiscalía Especial contra la Impunidad (FECI), Juan Francisco Sandoval reveló que realizaban una investigación sobre la compra de las vacunas, porque recibieron información sobre el traslado de varias maletas con dinero por parte de ciudadanos rusos hacia la casa del mandatario.

“Detrás de la conspiración rusa hay muchas cosas que van dese minería hasta negocios de los altos mandos de los ministerios de Relaciones Exteriores y de Economía”, señaló el diputado Orlando Blanco, quien calificó de “mediocre e irresponsable el manejo de la pandemia y el proceso de vacunación.

Mayoría de vacunas son donadas

Ante las críticas, la ministra de Salud anunció que renegociaron el contrato con Rusia y que sólo recibirán la mitad de las 16 millones de dosis compradas, que corresponden al anticipo del 50% (Q614.5 millones) que ya se entregaron.

No se dieron muchos detalles sobre la renegociación. Incluso se desconoce si se recibirá Sputnik V o Sputnik Light. Flores se limitó a indicar que el resto de los recursos que se pagarían a Rusia, ahora serán utilizados para comprar a otras farmacéuticas, posiblemente Pfizer o Moderna.

Mientras tanto, la vacunación ha avanzado muy lento, pero en su mayoría se ha logrado por donaciones de otros países. Hasta ahora, Guatemala cuenta con 7 millones (7,053,670) dosis de vacunas, de ellas, el 71% se ha recibido a base de donaciones, el principal donante ha sido Estados Unidos (EE.UU.).

vacunación, vacuna covid, alejandro Giammattei

Sin embargo, la inmunización sigue siendo lenta. De acuerdo con cifras del Tablero Covid-19, sólo e 3% de la población mayor de 18 ha recibido las dos dosis que corresponden, y el 20% tiene la primera vacuna.

Desorden en la vacunación

En un principio, la ministra de Salud y el presidente Giammattei presentaron un Plan Nacional de Vacunación, que priorizaba a la población más vulnerable, pero poco a poco se fue desvirtuando.

“Al principio el Plan estaba correcta y técnicamente bien elaborado. Se priorizó a los de mayor riesgo, pero ahora es una total vergüenza. Prácticamente el plan está perdido y sólo están vacunando a grupos de interés como la policía, el ejército, ahora hasta los maestros que no estaban en un principio y la población quedó de último, ellos mismos violaron sus propias reglas”, manifestó Karin Slowing, de Laboratorio de Datos.

Giammattei dijo que se priorizaría los lugares con mayor cantidad de contagios, pero eso se ha cumplido únicamente en la ciudad capital, Sacatepéquez y Quetzaltenango, pues ya departamentos como Chiquimula, Zacapa y El Progreso que están avanzados con la primera dosis, pero no tienen tanta incidencia de casos positivos.https://my.visme.co/_embed/vdk69p4p-vacunacion-guatemala?responsive=1

Made with Visme Infographic Maker

“Todo es un relajo, ya no se sabe por qué vacunan a quien. El esquema con el que se está trabajando reproduce las desigualdades estructurales, porque la inmunización se está concentrando en las áreas urbanas y ha avanzado a empujones por el personal de salud, no por sus autoridades”, dijo Slowing.

Hasta el jueves 5 de agosto se había vacunado a poco más de 2 millones (2,119,063) de personas arriba de los 18 años, quienes representan al 20%; y sólo un 3% (356,096) en todo el país ha recibido el esquema completo de dos dosis.

Críticas al Gobierno

“La opacidad y falta de comunicación e información a los ciudadanos ha provocado grandes dificultades. Todo ha sido secreto, opaco. La racionalidad de cómo están vacunando cada vez se entiende menos”, manifestó Slowing.

Para el diputado Orlando Blanco, presidente de la Comisión de Previsión Social del Congreso, calificó de “mediocre, nefasto e irresponsable” el manejo de la pandemia y la vacunación. “Aquí todo ha sido con el objeto de obtener ganancias, por eso no se ha logrado mejorar el ritmo”, señaló.

Uno de los problemas más grandes para Slowing, es que las áreas rurales están abandonadas porque las personas no tienen acceso a internet, por ejemplo, y tienen muy pocos recursos para movilizarse a los centros de vacunación.

Además, la falta de información por parte del Ministerio de Salud, ha dejado que los ciudadanos sean manipulados o malinformados por otros actores, incluyendo muchas veces a líderes religiosos.

Mientras que el exjefe de la Comisión Presidencial para la Prevención del Covid-19 (Coprecovid), Edwin Asturias, recordó que todos los países ha tenido que modificar su Plan de Vacunación dependiendo de la disponibilidad de la vacuna. “Menos vacunas más estrictos, más vacunas se puede expandir más rápido”, detalló.

También consideró “muy clave la equidad y la protección de las personas en el área rural”, debido a la falta de acceso de la población. Y consideró que “fue prematuro” vacunar a jóvenes universitarios, pues “había que llegar a las personas con morbilidades primero“. 

Contagios en aumento

La vacunación camina lento, pero los contagios no. El recién pasado 4 de agosto, Salud reportó 4,399 personas positivas para el Covid-19, rompiendo récord de positivos en tan sólo 24 horas. Eso, sin contar los subregistros de quienes no se hacen la prueba, son asintomáticos o no los reportaron.

Incluso, el número de personas fallecidas va en aumento. Según Laboratorio de Datos, en las 58 semanas de emergencia por el Covid-19, hay un exceso de mortalidad y estiman que ha habido 25,017 muertes más de las esperadas.

Sin embargo, no todas se reportan como muertes por coronavirus, muchas ni siquiera ingresaron al sistema del MSPAS, pese a que el Cov-Sars-2 acelera las otras enfermedades que puedan padecer las personas.(Fuente: Laboratorio de Datos)(Fuente: Laboratorio de Datos)

Para el exjefe de la Coprecovid, el efecto de la disminución de fallecimientos se observará cuando, por lo menos, se llegue a un 50% de la población vacunada, pero eso aún no llega.

Slowing y Asturias coincidieron en lo necesario y urgente de mejorar la comunicación con las personas acerca de la vacuna, especialmente en las áreas rurales a donde, las autoridades, deben de acercar los puestos de vacunación.

FUENTE: SOY 502

Categorías:LA NOTA CHAPINA