LA NOTA CHAPINA

Deja vu de las portuarias: presunta dádiva a cambio de concesiones en Santo Tomás, incluyendo gran porción de terreno y de navegación

Por: Redacción | redaccion@elperiodico.com.gt 

La construcción de una terminal portuaria minera desde la cual se puedan cargar los millones de toneladas de níquel que se extraen de Izabal, ha sido solicitada por rusos disfrazados de suizos, propietarios de al menos tres proyectos extractivos en el país.

foto-articulo-Investigación

Los rusos ofrecen un negocio semejante al que cerró Juan Carlos Monzón

El viaje de los rusos en abril pasado por Guatemala no fue solo para hacer turismo local e internacional. Su propósito central es la construcción de una terminal minera dentro de las instalaciones de la Portuaria Santo Tomás de Castilla (Empornac) y la posibilidad del transporte lacustre y fluvial -Lago de Izabal y Río Dulce- de las extracciones de niquel con destino a su país, para lo cual han presentado una carta de intenciones al gobierno de Giammattei.

La idea de los rusos es obtener en arrendamiento un área de 150 mil metros cuadrados que servirá para desarrollar una terminal paralela a las que funcionan en Empornac y así poder cargar las miles de toneladas de niquel que extraen de los distintos proyectos mineros otorgados a sus filiales en el país.

El proyecto es similar al que el ex secretario privado de Roxana Baldetti cerró en su momento y por el cual tanto él, como Roxana Baldetti y Otto Pérez Molina recibieron al menos Q4 millones solo por autorizarlo, además de que los convirtieron en socios del proyecto al otorgarles US$0.29 por cada tonelada métrica movilizada (los rusos esperan movilizar 5 millones de toneladas cada año), los cuales se dividirían entre los tres como una coima adicional aun después de salir del Gobierno.

En este nuevo negocio, habrían participado además del Presidente, el ex viceministro de comunicaciones Guillermo Sosa, quien, según fuentes del Ejecutivo, es ahora el operador de los puertos. Sosa está incluido en la lista Engel divulgada recientemente por el Departamento de Estado de Estados Unidos, sobre operadores o actores involucrados en actos de corrupción.

El negocio para el Estado, según la carta de intenciones, no será tal, pues los rusos ofrecen pagar unos US$8 mil mensuales de renta por los próximos 30 años por el alquiler de 150 mil metros cuadrados de terreno, ofrecen US$12 millones para realizar el dragado del que ellos mismos se beneficiarán. Además el pago de US$ 1.40 al puerto por cada tonelada métrica de carga sólida a granel cargada o descargada.

En la porción del terreno de 150 mil metros cuadrados, la filial de los rusos en Guatemala, de nombre Atlantic Bulk Cargo, S.A., actualmente en formación, construiría una terminal especializada capaz de manipular y trasbordar hasta cinco millones de toneladas de grandes sólidos al año.

Brian Boche/JetPhotos
Mientras los rusos estuvieron en Guatemala, además de viajar a Atitlán y Petén, en sus suntuosas aeronaves realizaron viajes a República Dominicana y a Miami. Durante su estadía se hospedaron en el hotel Hyatt, en la 1ra. avenida y 12 calle de la zona 10 y estuvieron custodiados por un fuerte y sofisticado aparato de seguridad.

La visita de los rusos al país había pasado desapercibida, hasta que fue publicada por la sección por elPeladero en elPeriódico y luego por Juan Francisco Sandoval, cuando en su última conferencia de prensa, mencionó la visita de unos ciudadanos de origen ruso al país, quienes habrían presuntamente enviado valijas de lona con efectivo a la vivienda de Alejandro Giammattei en la zona 15.

El ministro de Economía Antonio Malouf salió en defensa de los rusos, al señalar que eran empresarios que querían invertir en Guatemala y que no tenían nada que ver con las vacunas rusas, sin especificar a qué tipo de inversión se refería. Malouf, Rubén Mejía e Isaac Farchi habrían acompañado a los empresarios a Petén, específicamente al parque de Tikal, el que habrían cerrado el día de la visita solo para los invitados rusos.

Aunque son empresarios rusos, tiene su casa matriz en Suiza, cuyo nombre es TELF AG. El propietario es Stanislav Kondrashov; Vadim Ardatovsky es el cabildero del grupo empresarial ruso y quien viene con más frecuencia a Guatemala; Andrey Antonov es el CEO en Guatemala. Las sociedades locales con las que obtuvieron sus licencias mineras, son Mayaniquel, S.A. e International Nickel Suply, S.A..

A escala mundial, el contenido de niquel en cada tonelada de “tierra” es del 0.2%, uno de los más altos del mundo. Los rusos no exportan toneladas de niquel, que significarían mucho mayores ingresos fiscales al Estado de Guatemala, sino que, aprovechando “lagunas” y “descuidos”, exportan toneladas de “tierra” y pagan por impuestos por 0.2% de contenido de niquel que contienen. En términos prácticos sus operaciones de exportación carecen de la debida supervisión. 

FUENTE: EL PERIÓDICO

Categorías:LA NOTA CHAPINA