LA NOTA CHAPINA

Los chats que revelan la fuga de información del despacho del MP

Por: INVESTIGACIÓN 

El caso contra el abogado que confesó las intimidades de la fuga de información y el cobro de sobornos por cambiar los expedientes de fiscalía está a cargo de la jueza Érika Aifán; este proceso se derivó de la captura del abogado Francisco García Gudiel, quien denunció a la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) que en el MP no le habían cumplido el ofrecimiento de cambiar su caso de fiscalía, pese al pago que había realizado.

foto-articulo-Investigación

Las denuncias sobre que los casos que trabajaba la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) estaban siendo filtrados a los actores involucrados desde el mismo despacho superior del Ministerio Público (MP) y que desde allí se ayudaba a cambiar de fiscalía los casos para evitar que estos se judicializaran, era un secreto a voces dentro de los círculos de abogados, sin embargo, la declaración del abogado Marco Alveño Hernández y la presentación de pruebas sobre estos favores que se hacían por parte de personas cercanas al despacho superior puso en evidencia los engranajes de este sistema.

El caso se originó tras la captura del abogado Francisco García Gudiel y llegó más allá de lo que el ex defensor del difunto general Efraín Ríos Montt hubiera esperado.

Tras ser capturado, García Gudiel le dijo a la fiscalía que tenía algo que contar respecto a la información que había recibido con antelación sobre su captura y explicó que un abogado le había ofrecido que su caso podía ser cambiado de la FECI a una fiscalía más benevolente, a cambio de un pago (US$9 mil, según Alveño); García Gudiel desconocía quién era el con- tacto de este abogado dentro del Ministerio Público, pero al ver que su “inversión” no había rendido frutos y su proceso continuó hasta llegar a su captura, decidió hablar.

García Gudiel habría contado que el abogado Marco Alveño Hernández manejaba información privilegiada y que le había pagado una suma importante por lograr un “apartamiento” de la FECI del caso, el cual al final no se había cumplido.

Sin embargo, García Gudiel no sabía que el contacto de Alveño era directo con el des- pacho superior del Ministerio Público, específicamente con Claudia Paola Mansilla Figueroa, asesora de Héctor Aníbal de León Velasco, subsecretario de la Secretaría Privada y de Asuntos Estratégicos del Ministerio Público, quien en varias oportunidades había “sugerido” a la señora fiscal general, Consuelo Porras, el traslado de expedientes de la FECI a otras fiscalías, cómo sucedió con la denuncia del expresidente del IGSS Carlos Contreras, en la cual se solicitó información a Leyla Lemus, como secretaria general de la Presidencia.

En un oficio dirigido a la fiscal general, Consuelo Porras, además de sugerirle que se informara a la Supervisión General del Ministerio Público, por la posible comisión de un delito, le sugería que enviara el expediente de la denuncia de Contreras a la Fiscalía Contra Delitos Transnacionales, el mismo lugar al que fue trasladado el expediente contra el ex superintendente de Bancos Édgar Barquín, también mencionado por Alveño en su declaración y por lo cual también Mansilla cobró Q50 mil, según la declaración.

Las confesiones de Alveño fueron respaldadas con información, que se encontraba en el teléfono que le habían sido incautado en la Torre de Tribunales el 17 de mayo de este año, antes de ingresar a una audiencia, y en la libreta Moleskine que también estaba en poder de la fiscalía y en su computadora personal.

Además, el abogado guardó información en otro teléfono como fotos y documentos que le habían enviado en modo destructible, así como otros documentos que respaldan la información que estaba entregando a la fiscalía.

Esta semana se conoció que las evidencias entregadas por Alveño, así como el equipo decomisado, pudieron haber sido manipulados de manera inadecuada tras la salida de Juan Francisco Sandoval de la fiscalía.

Fiscal General “acusa” al abogado y se olvida de sus asesores

Luego de que elPeriódico publicara la declaración del abogado, el MP señaló que tenían que verificar la veracidad del documento; aunque más tarde, en una radio vinculada a la prófuga de la justicia Alba Lorenzana, esposa del méxicano Remigio Ángel González, la señora fiscal general, Consuelo Porras, se refirió a la declaración del abogado, señalando que, según ella, Alveño estaba buscando impunidad a cambio de información.

“Debe estar sometido a que estas declaraciones se verifiquen y hacer su defensa por la vía legal correspondiente; aunado a eso el Ministerio Público lo insta a que todo lo que tenga que informar lo documente y lo pruebe en el expediente correspondiente”, señaló la jefa del Ministerio Público a la radio de González.

Sin embargo, la señora fiscal general, Consuelo Porras olvidó mencionar que el abogado ya había entregado las pruebas
que confirmaban su declaración.

FUENTE: EL PERIÓDICO

Categorías:LA NOTA CHAPINA