LA NOTA CHAPINA

Desorden en vacunación de Guatemala deja a personas con discapacidad de último…

…A pesar que el presidente de Guatemala tiene una discapacidad. Pero a los jueces, maestro y diputados ya los quieren vacunar

El registro del Conadi solo ha llegado al 0.1 por ciento de la población total con discapacidad.

Por Mariajosé España

La Defensoría de Personas con Discapacidad denuncia que en los centros de vacunación han dejado por horas bajo el sol a personas con sillas de ruedas y adultos mayores. (Foto Prensa Libre: Erick Avila)La Defensoría de Personas con Discapacidad denuncia que en los centros de vacunación han dejado por horas bajo el sol a personas con sillas de ruedas y adultos mayores. (Foto Prensa Libre: Erick Avila)

Rosa Ávila tiene un hijo de 27 años que tiene sordo ceguera y una leve microcefálea. Por su condición le cuesta comunicarse y depende de sus padres para movilizarse y hacer tareas rutinarias.

Con el aumento de los contagios, Ávila teme que su hijo pueda enfermarse de covid-19 y aunque él no sale, todos en casa sí salen a trabajar y el problema, dice, es que si llega a enfermarse les costaría diagnosticarlo a tiempo porque él no sabría cómo comunicar si se siente mal o tiene algún síntoma.

“Uno como madre sabe que si su hijo con capacidades diferentes llegara a tener covid-19 será difícil porque ellos no hablan y les cuesta comunicarse. Él no se deja inyectar, no se dejaría intubar, le da miedo todo lo que es nuevo… es una condición difícil para ellos”, dice preocupada.

Hace un mes, Ávila inscribió a su hijo en el registro que habilitó el Consejo Nacional para la Atención de las Personas con Discapacidad (Conadi), pero aún no ha tenido respuesta de cuándo podrían vacunarlo.

El Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) no puso en ninguna fase de prioridad a las personas con alguna discapacidad y hasta ahora el Conadi se integró para supervisar si los centros de vacunación cumplen los protocolos para atender a esta población y cinco meses después de haber iniciado con el plan de vacunación, capacitarán al personal de estos centros para que puedan atender con inclusión.

El 31 de mayo el Conadi abrió el registro especial para que el MSPAS priorice a estas personas, sin embargo, hasta el momento solo se han registrado 1 mil 747 personas, es decir, el 0.1 por ciento de la población total con discapacidad que hay en el país.

Tarde

Clarivel Castillo, presidenta del Conadi, explicó que para que el MSPAS recibiera el registro de las personas con discapacidad, ellos se comprometieron a capacitar al personal de los centros de vacunación para que puedan atender a estas personas.

Las capacitaciones aún no han iniciado y el Conadi tampoco ha sido informado de cuándo se podrán empezar a vacunar. También hicieron la solicitud para que las personas que poca o nula movilidad puedan recibir la dosis en sus casas, pero de esto no han recibido ninguna respuesta.

Elizabeth Recancoj, madre de una mujer de 22 años con síndrome Lennox-Gastaut, baja visión y una leve microcefálea indicó que, aunque tienen acceso a un centro de salud cercano a su vivienda en la cabecera de Quetzaltenango, prefiere que su hija sea vacunada en casa por las convulsiones que padece.

Pero aunque el Conadi ya está haciendo esta gestión, se involucraron tarde en el proceso, según dice Jonatan Natareno de la Defensoría de las Personas con Discapacidad de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH).

“El rol del Conadi es ser el coordinador, asesor e impulsor de políticas generales en materia de discapacidad y desde que inició la pandemia tenían que haber sido parte de la mesa de trabajo, pero no habido una sola estrategia que abarque la atención especializada a estas personas”, dijo.

A decir de Natareno, la atención para las personas con cualquier tipo de discapacidad no van solo en la línea en que deben ser priorizados en la fase de vacunación, sino en la accesibilidad a los centros y en el acceso a la información para las personas sordas y ciegas, con información en braile, en lengua de señas y en subtítulos.

“El sector discapacidad siempre pasa a un tercer plano, no es prioridad en planes, políticas ni en gobiernos, está claramente en desventaja con el resto de la población y esto se remarca en tiempos de pandemia”, aseveró.

Desorden en vacunación

Con la llegada de más dosis de vacunas contra el covid-19 al país, más personas tienen acceso a la misma. Pero aunque esto sea así, el MSPAS no ha respetado las fases de vacunación y ha puesto las dosis de forma desordenada.

En los últimos días, personal del Ministerio Público fue vacunado, además que el Organismo Judicial solicitó que también fueran priorizados los trabajadores. Ellos pertenecen a la fase 3d.

Asimismo, el MSPAS accedió a vacunar a los maestros agregando una fase que antes no se había contemplado y los miembros del Ejército también ya fueron vacunados.

Pero para que Salud permita que las personas con discapacidad sean vacunadas, el Conadi ha esperado más de un mes para obtener una respuesta,

“Una priorización como tal para personas con discapacidad no hay ni de parte del Conadi ni de Salud. Las únicas personas priorizadas fueron las personas con discapacidad que están en el Federico Mora, ellos ya tienen su primera dosis y están en espera de su segunda dosis y esto fue gracias a la gestión de la dirección de ese hospital”, contó Natareno.

FUENTE: PRENSA LIBRE

Categorías:LA NOTA CHAPINA