LA NOTA CHAPINA

Giammattei insiste en el contrato de vacunas Sputnik

Por: Rony Ríos / elPeriódico 

El presidente hasta ahora no ha anunciado nuevos contratos, pese a que ya existe la legislación que necesitaba para negociar la compra con diferentes farmacéuticas.

foto-articulo-Ejecutivo

La donación de 1.5 millones dedosis Moderna, anunciada por Estados Unidos, ingresó al país el jueves pasado. Durante el acto de entrega, Giammattei no solo agradeció el apoyo, también utilizó el tiempo de su discurso de agradecimiento para enfatizar que en pocos días se recibirán más vacunas Sputnik, que se obtendrían pronto las segundas dosis y que los proveedores rusos ya trabajan en los cronogramas.

El viernes por la noche, en un mensaje en cadena nacional, no dijo nada de las vacunas rusas ni de los avances de una supuesta renegociación del contrato, tampoco habló sobre hacer compras a otras farmacéuticas, pese a que los últimos datos de Salud señalan un repunte de contagios, más de 3 mil casos positivos diarios diagnosticados en los últimos días.

La ministra Amelia Flores, en declaraciones pasadas, afirmó que por la falta de una ley de exención de responsabilidad y un mecanismo de compensación no pudo negociar con otras empresas productoras de vacunas; sin embargo, desde diciembre la Comisión Presidencial de Atención a la Emergencia COVID-19 recomendó aprobar esa ley.

El Ejecutivo tardó más de seis meses en presentar la iniciativa.

La ley entró en vigencia la semana pasada y un día después ingresó la donación de Estados Unidos. Pese a la existencia de la legislación el gobierno no ha anunciado ninguna otra negociación para obtener vacunas lo más pronto posible.

La historia de una tragedia

Las estadísticas desarrolladas por la Universidad de Oxford, por medio de la plataforma Our World Data, dan cuenta que Guatemala es el que menos proporción de habitantes ha conseguido vacunar contra el COVID-19 en Latinoamérica.

La problemática de la vacunación, según la ministra Flores, se da porque no se cuentan con las dosis suficientes para aumentar el ritmo de inoculación; ya que, las adquisiciones de las dosis han sido complicadas y en algunos casos se ha incumplido con las entregas por problemas de las farmacéuticas para producirlas.

La principal y más cuestionada negociación fue la compra de las vacunas Sputnik V, donde el MSPAS suspendió las negociaciones con Pfizer y Janssen, para comprar la totalidad de las dosis necesarias para inmunizar a la población a Human Vaccine.

El 22 de febrero, ya con Q1.5 millardos disponibles, el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) comenzó las negociaciones para la compra de 900 mil vacunas –monodosis– de Johnson & Johnson, según documentos a los que tuvo acceso elPeriódico.

Gracias a esa negociación y otras para la compra de 7 millones de dosis de Pfizer, el MSPAS anunció dos días después los acuerdos para abastecer el país con más de 18.6 millones de dosis; según Salud, para mediados de abril ya se tendrían disponibles las vacunas suficientes para alcanzar un ritmo masivo de inoculación.

Por esas fechas, el Presidente se quejó públicamente, giró instrucciones para enviar cartas a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), y calificó como un fracaso el mecanismo COVAX.

Un mes más tarde, el MSPAS suspendió los principios del acuerdo para comprar Pfizer y Johnson & Johnson y se decantó por negociar con el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) y su subsidiaria Human Vaccine.

El contrato entró en vigor el 30 de marzo y cinco días más tarde la Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia y el MSPAS hicieron público el acuerdo y el pago anticipado.

Pese a pagar US$79.6 millones –Q614.5 millones–, como parte del anticipo del 50 por ciento de 16 millones de dosis compradas, la empresa de responsabilidad limitada, Human Vaccine, no ha entregado más de 550 mil dosis del primer componente.

Además, casi cuatro meses después de firmado el contrato, todavía no existe una fecha estimada sobre el envío del segundo componente para completar el esquema de vacunación de las personas que están recibiendo las 550 mil vacunas de Sptunik V.

¿Por qué el cambio?

La ministra Amelia Flores ha sido muy general acerca del porqué se suspendieron las negociaciones con las farmacéuticas Johnson &Johnson y Pfizer, indicando que la empresa rusa era la única que les garantizaba el envío de las dosis este año.

Según una publicación del diario La Hora, aunque la Ministra se había decidido a adquirir la vacuna Johnson & Johnson, Giammattei y el canciller Pedro Brolo llevaron “la sugerencia” de comprar la vacuna rusa.

Hace unos días, Brolo aseguró en una citación con diputados de la UNE que viajó a Rusia sin conocer el contrato.

Autocensura

La Ministra ha evitado hablar sobre las negociaciones con Rusia y la compra de la Sputnik V acogiéndose al acuerdo de confidencialidad que firmó con Human Vaccine.

Sin embargo, ese mismo acuerdo incluye una cláusula en la que ella puede solicitar autorización para divulgar partes del contrato.

El acuerdo también tiene una cláusula en la que detalla que la información se puede divulgar en caso de un enjuiciamiento penal en contra de la Ministra. Esa autocensura ya le ha costado a la titular de Salud la interposición de varias denuncias penales.

Mientras tanto, Giammattei mantiene intacto el negocio de las Sputnik y ha amenazado con un Estado de Prevención para evitar cualquier protesta de descontento por la falta de vacunas, “porque esas acciones promueven que el virus se alborote”.

FUENTE: EL PERIÓDICO

Categorías:LA NOTA CHAPINA