LA NOTA CIENTÍFICA

Errores que debes evitar si ya te vacunaste contra covid

  Fernanda Mérida

Si formas parte de más del 20% de la población mundial que ya recibió al menos una dosis de la vacuna contra el covid-19, atento: te dejamos aquí 5 errores que debes evitar para seguir cuidándote a ti y a quienes te rodean.

1 – Pensar que estás ‘completamente vacunado’ después del segundo pinchazo

Seguramente has escuchado a algún familiar o amigo decir «ya estoy vacunado» luego de recibir la segunda dosis de las vacunas que requieren dos dosis, como las de Pfizer/BioNTech, la de AstraZeneca o de Moderna, o tras la dosis única de Johnson & Johnson. Sin embargo, recuerda: no se considera que estás «completamente vacunado» hasta dos semanas después de completar el esquema de vacunación.

Según explican los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), «por lo general el organismo necesita dos semanas después de la vacunación para generar protección (inmunidad) contra el virus». Por eso, si ya te estás preparando para retomar ciertas actividades, ten presente estos plazos.

2 – Pensar que ya no puedes contagiarte

«Algunas personas que están totalmente vacunadas contra el covid-19 podrán enfermarse porque las vacunas no son 100 % efectivas», explican los CDC. La posibilidad es pequeña, pero existe, y esto implica que en algunos casos puedes infectarte.

Según estudios realizados en condiciones del mundo real, después de las dos dosis las vacunas de Pfizer y Moderna son 90% efectivas para prevenir las infecciones, incluso las asintomáticas. Lo bueno es que, en caso de contraer el virus, la vacuna puede ayudar a que no te enfermes con gravedad, explica la institución.

Un apunte: los CDC dicen que la información actual sugiere que las vacunas que se están aplicando en Estados Unidos (que cuentan con la autorización de emergencia por parte de la Administración de Medicamentos y Alimentos) «ofrecen protección contra la mayoría de las variantes». No obstante, advierten que «algunas variantes podrían ocasionar que algunas personas se enfermen incluso con la vacuna completa».

¿Qué pasa con las otras vacunas? La de AstraZeneca, la Sputnik V y la de Sinovac, que se están aplicando en muchos países de Latinoamérica y/o Europa, tienen distintos niveles de eficacia para prevenir las infecciones. Así como las de Estados Unidos, ninguna es 100% eficaz, por tanto, también puedes contagiarte tras recibirla.

3 – No aislarte si tienes síntomas

Ya estás «completamente vacunado» (es decir, pasó el tiempo que corresponde) y empiezas a sentir síntomas de covid-19. Algunos meses atrás habrías suspendido cualquier actividad para aislarte, pero ahora, como te diste las dos dosis, tal vez estás con la guardia baja. Error. Los CDC dicen que cualquier sujeto vacunado con síntomas debe «aislarse y ser evaluado clínicamente». Y esto especialmente si estuviste expuesto a una persona con covid-19 o con la sospecha de estar infectado.

Por el contrario, si estuviste con alguien con coronavirus pero no tienes síntomas, no es necesario que te aísles ni que te hagas una prueba. Esto tiene una excepción: la agencia explica que, si vives en un «entorno grupal», por ejemplo «un centro correccional o de detención o una vivienda grupal», sí tienes que hacerte la prueba aunque no tengas síntomas.

4 – Dejar de lavarte las manos con frecuencia

Tal vez nos dé vergüenza admitirlo, pero muchos de nosotros nos hemos relajado en lo que respecta al lavado de manos. Y no, no es una percepción: un nuevo estudio que se hizo en un hospital de Chicago encontró que el nivel del lavado de manos bajó a niveles precovid. A este se le suma una encuesta de enero que mostró que el 57% de los entrevistados afirmaba lavarse las manos seis o más veces al día, en comparación al 78% que decía que se lavaba las manos con frecuencia cuando se hizo la misma encuesta en los primeros días de la pandemia.

Estar completamente vacunado no es motivo para dejar de lavarte las manos con frecuencia cuando te encuentras en entornos cerrados. Los CDC explican que «en los espacios públicos cerrados es poco probable poder saber si otras personas están vacunadas o si corren mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del covid-19». Por este motivo deberías seguir lavándote las manos con frecuencia, además de usar la mascarilla (al menos cuando es requerido) y cubrirte cuando vayas a toser.

¿Cuánto dura la inmunidad contra el covid-19?

 Fernanda Mérida

A partir de esta semana, en nuestro podcast “Coronavirus: Realidad vs. ficción”, el doctor Elmer Huerta ofrecerá los viernes un resumen de las noticias más destacadas de la semana sobre el covid-19.

Esta semana, hablamos de la variante delta, detectada por primera vez en la India, y cómo esta es ahora denominada de preocupación en Estados Unidos. También, el doctor analiza las noticias sobre las vacunas de Novavax y CureVac contra el covid-19.

Puedes escuchar este episodio en Spotify o tu plataforma de podcast predilecta o leer la transcripción a continuación.

La variante delta del nuevo coronavirus, de preocupación en EE.UU.

La semana se inició con una intensa conversación sobre la variante delta que, como escuchamos en el episodio del 12 de mayo, se descubrió inicialmente en la India y rápidamente se extendió a más de 80 países, incluidos varios de América Latina, y que el 15 de junio fue reclasificada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades​ de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), pasando a ser de una variante de interés a una variante de preocupación.

Como también lo escuchamos en el episodio del 12 de mayo, las variantes de preocupación son aquellas en las que, entre otras cosas, presentan evidencia de una mayor capacidad de contagio, producen una enfermedad más severa (por ejemplo, aumento de hospitalizaciones o muertes), y son menos neutralizadas por anticuerpos generados durante una infección natural o vacunación previa.

Las variantes de preocupación requieren acciones firmes de salud pública, tales como la notificación a la OMS y a los CDC, esfuerzos locales o regionales para controlar la propagación, y desarrollo de nuevas vacunas o pruebas diagnósticas.

En la semana que escribimos este episodio, la variante delta es responsable de más del 90% de casos de covid-19 en el Reino Unido, y, hasta el 13 de junio, del 10,3% de casos en Estados Unidos.

La variante delta, más contagiosa

La principal característica de la variante delta es que es 40 a 60% más contagiosa que la variante alfa, descubierta inicialmente en el Reino Unido. Al ser esta última –la variante alfa– 40% más contagiosa que la versión original del nuevo coronavirus, podemos deducir que la variante delta es dos veces más contagiosa que la variante original.

Con respecto al tipo de enfermedad que causa la variante delta, un artículo de The New York Times cita a especialistas en cuidados intensivos de la provincia de Guangzhou, en China, quienes han observado que hasta el 12% de los pacientes infectados con la variante delta se enferman grave o críticamente dentro de los tres o cuatro días de iniciados los síntomas.

Como comparación, el año pasado, y con la variante original, la proporción de pacientes que se agravaban en los primeros días de la enfermedad solo era del 2% o 3% aunque, ocasionalmente, llegaba al 10%.

Por otro lado, un estudio publicado en línea por investigadores escoceses en The Lancet, el 14 de junio, ha revelado que las personas infectadas con esa variante tiene casi dos veces más posibilidades de ser hospitalizadas que aquellas infectadas con la variante alfa, descubierta inicialmente en el Reino Unido. El estudio no llegó a analizar las complicaciones ni la mortalidad de los pacientes afectados.

Gran Bretaña aplaza su flexibilización

En otra noticia relacionada con la variante delta, el primer ministro de Gran Bretaña, Boris Johnson, aplazó por un mes la flexibilización de las medidas restrictivas de control de la pandemia en el país, que estaba programada a empezar el lunes 21 de junio. Eso por la preocupación causada por el inusitado aumento de casos y hospitalizaciones provocadas por la variante delta.

La buena noticia relacionada con la variante delta es que es capaz de ser neutralizada por algunas vacunas.

Por ejemplo, en el estudio mencionado anteriormente, publicado en The Lancet, se encontró que una sola dosis de la vacuna Pfizer/BioNTech solo daba una protección contra la variante delta del 33%, pero después de la segunda dosis, la protección subió a un 79%, lo cual es levemente inferior al 92% de protección que da la misma vacuna contra la variante alfa.

Por su parte, otro estudio de la agencia de salud pública del Reino Unido encontró que dos dosis de la vacuna Pfizer parecían tener un 96% de efectividad para prevenir la hospitalización.

En resumen, la clave del control de la variante delta está en la vacunación masiva de la población.

Las vacunas de Novavax y Curevac contra el covid-19

Esta semana, se produjeron dos noticias sobre vacunas, una buena y otra mala.

La buena noticia es que, en un comunicado de prensa, la compañía Novavax anunció que el estudio de fase 3 de su vacuna, hecho en casi 30.000 voluntarios en México y Estados Unidos, había logrado un 90,4% de eficacia en prevenir la enfermedad sintomática.

La vacuna de Novavax

Lo interesante de esta vacuna de Novavax es que usa una plataforma completamente diferente a todas las vacunas en uso en el mundo hasta el momento. La tecnología de la vacuna tiene el complicado nombre de “tecnología de nanopartículas recombinantes” y usa un estimulante del sistema de defensa llamado Matrix-M, el cual tiene su origen en un extracto de la corteza de un árbol que crece en Chile llamado quillay.

La tecnología de nanopartículas recombinantes que usa la vacuna de Novavax es la misma tecnología que se usa en la vacuna contra la hepatitis B, el virus del papiloma humano (VPH) y algunas vacunas contra la gripe. Se empieza aislando el gen del nuevo coronavirus, que codifica la proteína de la espiga, gen que es introducido dentro de un virus llamado báculo virus, y se deja que el mismo infecte a células de polilla, las que –siguiendo las instrucciones del gen– empiezan a producir las proteínas de espigas, las que son aisladas, y agrupadas en nanopartículas.

La vacuna es, entonces, preparada con las nanopartículas, conteniendo las proteínas de las espigas del virus, mezcladas con la resina derivada del árbol quillay.

Se esperan las publicaciones científicas que prueben las afirmaciones de la compañía, pero mientras tanto Novavax ha anunciado que planea solicitar a la Administración de Medicamentos y Alimentos – la FDA, por sus siglas en inglés-, la autorización de uso de emergencia de su vacuna en el tercer trimestre de este año y está en camino de fabricar alrededor de 100 millones de dosis por mes, para fines del tercer trimestre.

La vacuna de CureVac

La mala noticia viene de Alemania, donde la vacuna CureVac, que usa la misma tecnología de ARN mensajero de Pfizer y Moderna, anunció que el análisis interino de sus estudios de fase 3 ha sido decepcionante, llegando a tener solo 47% de eficacia para prevenir la enfermedad, el cual es menos del 50% que la OMS requiere para que cualquier vacuna pueda ser aceptable.

Llama la atención que una vacuna que usa la misma exitosa tecnología que las vacunas de Pfizer y Moderna haya tenido resultados tan decepcionantes. Es posible que algunos detalles en la preparación de la vacuna puedan explicar esa diferencia.

La inmunidad postcoronavirus

Esta semana se publica una buena noticia relacionada al tiempo que dura la inmunidad después de sufrir covid-19.

En la revista Nature, del 14 de junio, se informa que en un grupo de 63 personas convalecientes de covid-19 la producción de anticuerpos neutralizantes y de células de memoria contra el SARS CoV2 estuvieron presentes un año después del comienzo de la enfermedad.

Lo interesante fue que, entre las 26 personas vacunadas del grupo, se encontró un aumento en la producción de anticuerpos neutralizantes contra las variantes de interés del SARS Cov2.

Sin duda, este estudio da esperanza de que la inmunidad de una persona que ha tenido la enfermedad pueda durar por lo menos un año, debiendo esperarse nuevos estudios para saber si puede ser mayor de ese tiempo.

Estados Unidos supera los 600.000 muertos por coronavirus

Esta semana, se comunicó también que el número de muertos causados por el covid-19 en Estados Unidos había llegado a 600.000, lo cual significa que aproximadamente una de cada 550 personas en Estados Unidos ha muerto a causa del virus.

Recordemos que la primera muerte de covid-19 fue registrada el 29 de febrero de 2020, aunque estudios posteriores demostraron que dos muertes, ocurridas en California antes de esa fecha, fueron por covid-19.

Si bien es cierto que tanto los casos nuevos como los muertos han ido disminuyendo progresivamente en Estados Unidos, la amenaza de la variante delta permanece activa y en una sesión informativa sobre el covid-19 en la Casa Blanca, la semana pasada, el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU., dijo que la variante delta estaba circulando en Estados Unidos a un ritmo similar al que se había visto en el Reino Unido, donde esa variante es ahora la dominante, y animó a todos a vacunarse contra el covid-19.

El estudio sobre las secuelas que deja el covid-19

En otra noticia de la semana, el 15 de junio, la organización sin fines de lucro FAIR publica uno de los estudios de seguimiento más grandes que se han hecho hasta la fecha para averiguar el tipo de síntomas que se presentan después de sufrir covid-19.

Los datos de seguro médico de casi 2 millones de personas que superaron covid-19 fueron analizados y se encontró que el 23% consultó con su médico un mes o más después de haber pasado la enfermedad.

Lo llamativo del estudio es que, incluso, personas que tuvieron infecciones asintomáticas desarrollaron síntomas postcovid-19.

El síntoma más frecuente –que se presentó en más el 5% de personas– fue dolor muscular y de los nervios, seguido de problemas respiratorios en el 3,5% de los casos.

Los investigadores se sorprendieron de que el 3% de personas desarrolló elevación de sus niveles de colesterol sanguíneo y el 2,4% desarrolló presión arterial elevada, lo que abre la posibilidad de que el nuevo coronavirus cause problemas metabólicos aún no bien entendidos.

Sin duda que –como lo vimos en el episodio del 11 de marzo– este tema de las secuelas de covid-19, especialmente en personas asintomáticas, abre un nuevo capítulo en el periodo de recuperación de la pandemia.

Es posible, dicen algunos expertos, que los servicios de salud se vean superados por el alto número de pacientes que busquen servicios médicos. No solamente todos los pacientes con diversas dolencias comunes que se quedaron sin atender debido a la pandemia, sino también los millones de personas que necesiten consultas por secuelas de la enfermedad.

Otra variante es descubierta en Latinoamérica

Por último, el 14 de junio, la OMS designó a la variante C37, originalmente descubierta en el Perú, como la variedad Lambda, y la clasificó como variedad de interés.

Esto significa que debe ser observada muy de cerca para determinar la facilidad de su contagio, si causa una enfermedad más grave, la respuesta a los tratamientos, y si las actuales vacunas ofrecen protección.

*Con información de CNÑ

Categorías:LA NOTA CIENTÍFICA