LA NOTA CHAPINA

Grupo Campollo: el financista de VAMOS, VALOR, UNE y Prosperidad Ciudadana

Por Marvin Del Cid y Sonny Figueroa/

Además de tener diputados en el Congreso de la República, los partidos políticos VAMOS, VALOR, Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) y Prosperidad Ciudadana comparten un financista en común: Capital del Sur, Sociedad Anónima.

Los registros del Tribunal Supremo Electoral (TSE) revelaron que durante las elecciones de 2019 esa empresa aportó a dichas agrupaciones un total de Q2.1 millones. Capital del Sur, S.A. es la empresa que usó el Grupo Campollo para financiar partidos políticos en el pasado proceso electoral.

En el cuarto nivel del Edificio El Triangulo ubicado en la zona 4 de la Ciudad de Guatemala se encuentra la sede del Ingenio Madre Tierra (Central Agro Industrial Guatemalteca, S.A.), el séptimo productor de caña de azúcar en el país, perteneciente al Grupo Campollo. Esas instalaciones también son usadas como la sede de la empresa Capital del Sur, Sociedad Anónima.

Esa sociedad fue creada e inscrita en 1997 en el Registro Mercantil. En el acta de constitución se señala que la empresa se dedicará a “cualquier actividad comercial” relacionada a temas agropecuarias e industriales, como la venta y compra de café, cardamomo, hule, algodón, caña de azúcar y ganado.

En la escritura de conformación aparece como uno de sus fundadores Erick Alfonso Álvarez Mancilla, quien fue magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) para el período 2009-2014. Otro de sus fundadores es Alberto Antonio Morales Velasco, quien tiene vínculos con la familia Bosh-Gutierrez, ya que ha sido representante legal de empresas de la Corporación Multi-Inversiones.

Grupo Campollo: el financista de Q2.1 millones

Los periodistas de Artículo 35 y Vox Populi solicitaron los registros de financiamiento de los partidos políticos que participaron en las elecciones de 2019. Al revisar los listados se detectó que las cuatro organizaciones comparten un financista: Capital del Sur, Sociedad Anónima.

Antes de las votaciones del 16 de junio de 2019, el Grupo Campollo tenía escogido a sus dos candidatos a la presidencia: Zury Ríos Sosa y Edwin Escobar, pero resoluciones de la Corte de Constitucionalidad (CC) los dejaron fuera.

En los registros contables del partido VALOR aparece un aporte de Q1 millón de la sociedad Capital del Sur de fecha 3 de mayo de 2019. Fue un deposito que se hizo a la cuenta de banco 144-008285-5 del partido (no se indica el nombre del banco).

Diez días después, el 13 de mayo, la Corte de Constitucionalidad resolvió que Zury Ríos Sosa no podía participar en el proceso electoral porque su padre, José Efraín Ríos Montt, llegó a la presidencia por medio de un golpe de Estado.

El 4 de junio, el Tribunal Supremo Electoral canceló la inscripción de Edwin Escobar, en ese entonces alcalde de Villa Nueva, como candidato a la presidencia de Prosperidad Ciudadana. La Contraloría General de Cuentas no le otorgó el finiquito por posibles irregularidades en contratos durante su gestión como jefe edil.

El 6 de junio, Prosperidad Ciudadana accionó en el TSE ante la decisión de dejar fuera a Escobar. Ese mismo día Capital del Sur, Sociedad Anónima, hizo un aporte de Q400 mil a la cuenta bancaria número 313-015741-9 (no se señaló banco) a nombre del partido Prosperidad Ciudadana.

Reportes de financiamiento de los partidos VALOR y Prosperidad Ciudadana. (Imágenes: Artículo 35 / Vox Populi)

En horas de la noche del 16 de junio, el ente electoral informó que Sandra Torres, candidata a la presidencia por la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), y Alejandro Giammattei, candidato a la presidencia por VAMOS, pasaban a segunda vuelta. Esos dos partidos se convirtieron en el objetivo del Grupo Campollo.

El 7 de julio, Capital del Sur, S.A. hizo una transacción de Q385 mil a la cuenta número 099-0006902-3 (no se dice banco) a nombre de la UNE. El 31 de ese mes, dicha empresa también realizó un aporte en efectivo de Q400 mil al partido VAMOS.

El monto total de los aportes que hizo Capital del Sur, Sociedad Anónima, del Grupo Campollo, a los partidos VALOR, Prosperidad Ciudadana, Unidad Nacional de la Esperanza y VAMOS fue de Q2 millones 185 mil.

Reportes de financiamiento de los partidos VAMOS y Unidad Nacional de la Esperanza. (Imágenes: Artículo 35 / Vox Populi)

“Así se ocultan a los verdaderos financistas”

El sociólogo y doctor en ciencia política Luis Fernando Mack señaló que es evidente que el Grupo Campollo a través de la empresa Capital de Sur, Sociedad Anónima, oculta la información sobre el verdadero financista. “Es un problema lo que pasa con ese tipo de financiamiento porque luego se entregan beneficios a favor y eso es muy delicado”, explicó el experto que ha investigado a los partidos políticos en Guatemala.

Mack insistió que estas inconsistencias ocurren porque el Tribunal Supremo Electoral no tiene la capacidad para fiscalizar a los partidos políticos. “Estos gastos son muy difíciles de rastrear por eso lo hacen de esa forma y, además, el Tribunal Supremo Electoral no tiene control suficiente para ejercer una verdadera fiscalización”, enfatizó.

Para Renzo Rosal, politólogo e investigador, este tipo de prácticas revela las estrategias de las grandes empresas para financiar partidos políticos.

“Las grandes empresas tienen como objetivo entregar dinero a varias agrupaciones políticas para obtener beneficios. Hace más difícil el seguimiento del dinero, aunque son empresas legales, de esa forma se pretende ocultar quien financia verdaderamente a determinados partidos políticos”.

Partidos polítcos guardan silencio

Los periodistas de Artículo 35 y Vox Populi enviaron varias preguntas a los partidos políticos financiados por el Grupo Campollo, pero los dirigentes guardaron silencio.

La única que respondió de forma escueta fue la diputada Karina Paz. Ella firmó el informe de financiamiento de julio de la Unidad Nacional de la Esperanza. “Eso no quiere decir que lo recibí (los Q400 mil). No era la encargada, era la secretaría general y entró a la cuenta”, fue lo único que explicó la congresista.

Se llamó a la sede del partido VAMOS y no se obtuvo respuesta. En el caso del partido VALOR se enviaron las preguntas a Luis De León, encargado de comunicación durante la campaña de 2019. En el caso del partido Prosperidad Ciudadana se le trasladaron las preguntas a la encargada de finanzas de esa agrupación, Anita Kristensson, quien tampoco respondió.

La tarde del martes 15 se visitó las oficinas del Ingenio Madre Tierra para pedir la postura del Grupo Campollo. El abogado de la corporación, Marvin Sandoval, dijo que “están en su derecho de financiar partidos políticos”. Al indicarle que se grabaría la conversación pidió que se le enviaran las preguntas a su correo personal. Al cierre de este reportaje no se tuvo una respuesta.

Grupo Campollo: offshore en paraísos fiscales

El Ingenio Madre Tierra es el séptimo productor de azúcar de Guatemala y pertenece al Grupo Campollo. En 2017, una investigación del medio salvadoreño El Faro reveló que los hermanos Campollo: María Eugenia, Ramón, Ricardo y Rosa María, crearon una serie de empresas offshore con la ayuda de la firma panameña Mossack Fonseca. Estas empresas fueron creadas en Islas Vírgenes Británicas, Bahamas y Panamá.

Entre 2007 y 2015, el Grupo Campollo, dueño del ingenio Madre Tierra, creó 121 empresas offshore con un capital autorizado total de US$282 millones (unos Q2 mil 115 millones). Del total de las 121 offshore, 47 sociedades están vinculadas al comercio del azúcar, con un capital que suma US$113 millones (unos Q847 millones).

El Ingenio Madre Tierra está detrás del 7.2 por ciento del total de caña molida producida en Guatemala desde 1983. Es el séptimo productor, de los 12 que hay en Guatemala.

La investigación periodística señaló que la creación de empresas offshore en paraísos fiscales es legal, aunque detrás de la práctica las autoridades sospechan que se busca evadir al fisco de los países en donde se concentra la actividad empresarial de los dueños de las compañías, en este caso Guatemala.

“En el caso del azúcar, que el negocio salga de las fronteras guatemaltecas contradice la identidad que la industria intenta proyectar cuando su logo y eslogan hablan del bienestar nacional. Desarrollo para todos, dicen los azucareros, que no tienen problemas en usar sociedades fuera de borda”, señaló el texto periodístico.

FUENTE: ARTÍCULO 35

Categorías:LA NOTA CHAPINA