LA NOTA CHAPINA

Coronavirus: Al ritmo de la vacunación actual, en 19 años guatemaltecos estarían vacunados

El proceso de vacunación contra el covid-19 va lento en Guatemala. Hasta el 1 de mayo se vacunó a 169 mil 369 guatemaltecos, y solo el 0.01 por ciento de esa población tenía las dos dosis que se requiere para protegerse contra el virus, según reporte del Ministerio de Salud.

Por Ana Lucía Ola

Vacuna contra el coronavirusLa vacunación contra el covid-19 va a un ritmo lento, lo que podría llevar que la inmunización contra el virus tarde años en el país. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La inmunización comenzó el 25 de febrero, y en promedio se han colocado 2 mil 600 vacunas diarias desde entonces. Si se aplicarán 3 mil dosis al día se llevaría 19 años inocular a los 10.5 millones de guatemaltecos que las autoridades de Salud contemplan alcanzar, y que es la población mayor de 18 años del país. Esto se conseguiría con un número estimado de 25 equipos de vacunación -conformados por vacunadores, digitadores y personal de observación-. La proyección está basada en cálculos del Laboratorio de Datos.LE PUEDE INTERESAR

 

Para acortar el tiempo, y que la población esté vacunada en el 2021, se necesita inmunizar a 60 mil guatemaltecos por día, y para lograrlo se requiere de 500 equipos de vacunación, y cada uno aplicar 120 dosis diarias. Sin embargo, es el primer escenario el más apegado a la realidad guatemalteca.

La ministra de Salud, Amelia Flores, señaló ayer durante una citación en el Congreso de la República que la cantidad de personas que se vacune depende de la cantidad del biológico que se tenga disponible. Hay 200 mil dosis de AstraZeneca para comenzar hoy la segunda fase de vacunación, que incluye a las personas mayores de 70 años.

Para este miércoles se espera la llegada de 50 mil dosis de la vacuna Sputnik V, una cantidad menor a la que se había anunciado, pues el pasado fin de semana se esperaba el ingreso de 100 mil.

De acuerdo con la infectóloga Nancy Sandoval, presidente de la Asociación Guatemalteca de Enfermedades Infecciosas y de la Asociación Centroamericana y del Caribe de Infectología (ACECAI), hay un serio rezago en la vacunación masiva contra el covid-19, y se debe acelerar de manera urgente.

“Vamos muy atrasados en la vacunación que a nivel mundial comenzó en diciembre 2019. El proceso debe ser ágil, eficiente, descentralizado y llegar fácilmente a la población de manera equitativa y por riesgo epidemiológico, priorizando los grupos de mayor vulnerabilidad a gravedad y muerte, de acuerdo con el riesgo de exposición y no de manera política o a conveniencia”, refirió Sandoval.

Urge cambio de rumbo

Criterios médicos señalan la urgencia de agilizar el proceso de vacunación contra el covid-19 en el país. Sandoval indicó que es necesario vacunar a tres de cuatro guatemaltecos para alcanzar la inmunidad colectiva y, hasta entonces, el país se acercaría a tener control de la pandemia.

En el cronograma, según la infectóloga, las autoridades de Salud contemplaban avanzar por fases cada cuatro semanas y colocar 10 mil dosis diarias, lo que no se ha logrado, más bien se tiene un rezago desde que comenzó la fase 1 el pasado 25 de febrero.

Óscar Chávez, analista de Laboratorio de Datos, señaló que al dilatarse por años la vacunación, asumiendo que haya disponibilidad del biológico en el país, se corre el riesgo de que las personas ya no quieran inmunizarse. Lo ideal es que cada día se aumente el número de vacunados, para disminuir la brecha, así lo han hecho países como Costa Rica y Panamá. Sin embargo, en Guatemala pasa lo contrario.

Mientras que el epidemiólogo Kevin Martínez Folgar indicó que para abarcar a más población es necesario extender los horarios de vacunación, y continuar los fines de semana. “Algo que el Gobierno no ha captado es que la velocidad de vacunación importa más que la cantidad de vacunados. El que se retrasen, cuesta vidas”, dijo.https://0dec9c140bebd788691d25b78c811da4.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html

Los esfuerzos de inmunización deben centrarse en los departamentos con más casos de covid-19 acumulados para detener la transmisión comunitaria, y con ello disminuir la mortalidad, que es el objetivo de la Fase 2 de vacunación.

Martínez Folgar planteó que en Guatemala la mayoría de las defunciones por coronavirus son en hombres, siete de cada 10, pero la mayoría de las personas vacunadas son mujeres, el 63%, probablemente por disponibilidad de horarios para acudir a los puestos de vacunación, de esa cuenta, se necesita de horarios más amplios, que se extiendan a la noche para abarcar a toda la población en riesgo.

Se necesitan de más equipos vacunando

De manera oficial, este mañana comenzará la segunda fase de vacunación, con los puestos de vacunación ubicados en la Universidad Rafael Landívar, en Centra Norte, en la sede del Colegio de Profesionales y en el Polideportivo Gerona.

Eliú Mazariegos, director General de Servicios de Salud de Ministerio de Salud, dijo en el Congreso que en total hay 106 puestos ubicados en Guatemala, Alta Verapaz, Chiquimula, Petén, El Progreso, Izabal, Quetzaltenango y Quiché, departamentos que concentran al 75 por ciento de la población mayor 70 años que se ha inscrito para ser vacunada.

Pero Sandoval mencionó que no se trata sólo de habilitar puestos y centros para vacunar, se necesitan equipos de vacunación y personal que consiga los objetivos trazado en el plan. De lo contrario, nuevamente habrá desorden como el ocurrido la primera semana de abril, cuando adultos mayores hicieron largas filas para se inmunizados, muchos sin lograrlo.

“Lo que necesita el Gobierno es replantear su estrategia, también necesita recurso humano, sigue sin contratar personal adicional para la vacunación”, indicó Chávez. Será crucial tener más gente trabajando en las jornadas, principalmente en los lugares donde los servicios de salud serán los encargados, pues además de ocuparse de los pacientes tendrán que inmunizar contra el covid-19.

Cálculos de Laboratorio de Datos refieren que  para vacunar a los 10.5 millones de guatemaltecos este año, se necesitan 500 equipos que vacunen a 60 mil personas al día.

El grupo incluido en la segunda fase de vacunación es de alto riesgo, por lo que la presidenta de la ACECAI recomienda facilitar el proceso para ellos, y que en la misma visita al puesto de vacunación se les registre y vacune, pero esto también pasa por aumentar al personal encargado de vacunarlos.

Además, es necesario mejorar la campaña de comunicación y procurar que los mensajes sean sencillos y claros, y que llegue a toda la población para generar confianza en la inmunización contra el covid-19.

“La población está cansada y no ve claridad en el control de la pandemia, los mensajes divergentes dentro del gobierno confunden y motivan a que la población relaje las medidas y tenga una falsa sensación de seguridad. Tenemos un evidente retraso en el proceso de vacunación y es momento de agilizar y demostrar que hay interés en el control de la pandemia del covid-19, y para ello el liderazgo articulado es mandatorio”, agrega Sandoval.

Segunda dosis, otro desafío

Al momento de que se comiencen a aplicar las segundas dosis, el ritmo de vacunación descenderá aún más, pues serán dos grupos de personas lo que se deberá atender.

Si hasta ahora se administra un promedio de 3 mil vacunas diarias de la primera dosis, al tener que suministrar la segunda, la capacidad de cobertura se reducirá a la mitad, sin dejar de lado que ahora serán tres las vacunas que estarán disponibles en el país (Moderna, AstraZeneca y Sputnik V), lo que complicará la logística.

Flores señaló que será el 13 de mayo que se comience a colocar la segunda dosis de la vacuna, de aquellos que recibieron AstraZeneca.

FUENTE: PRENSA LIBRE

Categorías:LA NOTA CHAPINA