LA NOTA CHAPINA

𝙼𝚒𝚗𝚎𝚍𝚞𝚌 𝚙𝚒𝚍𝚎 𝚜𝚞𝚜𝚙𝚎𝚗𝚍𝚎𝚛 𝚌𝚕𝚊𝚜𝚎𝚜 𝚙𝚛𝚎𝚜𝚎𝚗𝚌𝚒𝚊𝚕𝚎𝚜 𝚎𝚗 𝚖𝚞𝚗𝚒𝚌𝚒𝚙𝚒𝚘𝚜 𝚌𝚘𝚗 𝚊𝚕𝚎𝚛𝚝𝚊 𝚗𝚊𝚛𝚊𝚗𝚓𝚊 𝚢 𝚝𝚎𝚗𝚍𝚎𝚗𝚌𝚒𝚊 𝚊 𝚛𝚘𝚓𝚘…

…¿Por qué el Mineduc no quiere entender que mientras el 80% de la población no esté vacunada no pueden haber clases presenciales?

En los municipios con alerta naranja y tendencia a roja, según el semáforo del Mineduc, se deberán suspender las clases presenciales en colegios, según una instrucción que se hizo llegar a los establecimientos esta semana a través de las supervisiones educativas.

Por Ana Lucía Ola

Un nuevo censo de infraestructura escolar podría revelar factores como la forma en que se distribuyen recursos para equipamiento tecnológico. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Los establecimientos educativos comenzaron el ciclo escolar 2021 con la modalidad híbrida, pero por nueva disposición las clase presenciales se suspenderían en municipios en anaranjado con tendencia a rojo. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

🅛a instrucción llegó a mitad de la semana a establecimientos del área metropolitana y en los departamentos a través de mensajes de texto a directores de colegios y en notificaciones impresas, estas indican que los estudiantes deben continuar con el aprendizaje a distancia, tal como sucedió el año pasado, mientras que el personal docente, administrativo y operativo tiene que presentarse a sus lugares de trabajo.

Son los municipios en anaranjado con tendencia a rojo los que deben acatar la disposición, según lo establecen los protocolos de regreso a clases del Mineduc, y que señalan que los centros educativos pueden abrir cuando la tendencia marque amarillo o verde en el Tablero tendencias covid-19.

De acuerdo con la Asociación de Colegios Privados (ACP), la disposición no es acorde a lo publicado en el Acuerdo Ministerial 300-2020, el cual indica que los establecimientos deben adoptar la modalidad híbrida de educación –aprendizaje desde casa y presencial- en las localidades donde el semáforo esté en amarillo y anaranjado, parámetro que el Ministerio de Salud da a conocer cada 15 días, y que este sábado se actualiza.

La ambigüedad en las instrucciones preocupa a los colegios privados y ha creado conflicto entre los directores, que a la fecha no tienen certeza del momento en qué deben continuar con las clases presenciales.

El que los centros educativos en municipios en anaranjado con tendencia a rojo tengan que cerrar no había ocurrido, y, según directores consultados, el que ahora tengan que hacerlo altera no solo la organización escolar que se establece con días de anticipación en cada cambio del semáforo, pero también la rutina diaria de los padres de familia que dieron el consentimiento de que sus hijos asistan al colegio.

También va en detrimento del aprendizaje de los estudiantes, especialmente de los que cursan la preprimaria y los primeros grados de primaria, que requieren del contacto directo con los docentes para poder aprender, aducen los maestros.

Diana Brown, presidenta de la ACP, en una carta enviada el viernes 19 de marzo a las ministras de Educación y de Salud, solicita se les haga saber cuál es “la ruta oficial para la apertura, o cierre de las aulas en modo híbrido”, pues hasta ahora hay confusión en cuánto qué lineamientos deben seguir.

Sugiere, además, “la unificación de criterios” de ambos ministerios, con el fin de “asegurar una gestión educativa fluida para los centros educativos, los padres de familia y los estudiantes”.

Los colegios también solicitan la actualización semanal del semáforo para poder planificar la agenda educativa.

“Estamos con la incertidumbre de qué hacer. Nos urge una respuesta, porque ¿qué vamos a hacer el lunes? Estamos totalmente de acuerdo de que si el municipio está en rojo hay que trabajar a distancia, como lo hicimos el año pasado, el asunto es que no hay coordinación entre los dos ministerios, y nos preocupa cómo vamos a responder a los padres de familia”, agregó Diana Brown, presidenta de la ACP.

Al cierre de esta edición, ACP no recibió respuesta a la carta enviada a las autoridades de Educación y de Salud, tampoco fueron respondidas las consultas que Prensa Libre hizo al Mineduc en relación a este tema.

Riesgos de cerrar centros educativos

De acuerdo con Verónica Spross, directora ejecutiva de Empresarios por la Educación, que los estudiantes no puedan asistir a clases en los centros educativos que han estado funcionando en modalidad híbrida representa un déficit en el aprendizaje.

“Los estudiantes deben tener la posibilidad de ir y estar con sus profesores, porque necesitan esa guía, esa orientación, esa motivación. Lo importante es que cada comunidad escolar, cada centro educativo, y según su comité de gestión de riesgo evalúen su situación, tomen la decisión de cerrar o no. Más tiempo sin tener todos los aprendizajes tendrá un impacto fuerte en la vida de los estudiantes”, señaló Verónica Spross, de Empresarios por la Educación.

El médico epidemiólogo Kevin Martínez Folgar es del mismo criterio, ya que cerrar los centros educativos representa una pérdida para el país a largo plazo, por lo que es recomendable que los niños vuelvan a las aulas, pero de manera segura. El acceso a ambientes ventilados y uso de mascarilla es clave para prevenir la infección del covid-19.

Será vital que el personal de educación sea priorizado en las fases de vacunación contra el covid-19, señaló el epidemiólogo. Pero ellos están en la fase 3c.

Por su parte Marc Rondy, asesor de Inmunización y Punto Focal de Vigilancia para Covid-19 de la Organización Panamericana de la Salud y Organización Mundial de la Salud en Guatemala (OPS/OMS), refirió que la evidencia sobre el cierre de las escuelas como medida para reducir la transmisión comunitaria ha arrojado resultados mixtos y debe ser considerado con mucho cuidado.

“El cierre de las escuelas afecta negativamente a los niños en muchos aspectos además de su educación, como en la equidad, la salud de los niños (tanto física como mental) y su desarrollo, y además puede afectar la capacidad de las madres, padres o cuidadores para trabajar, lo que genera otros riesgos”, mencionó Marc Rondy, de la OPS/OMS.

Sin certeza de contagios

Mientras avanza el ciclo escolar 2021 en el sector oficial, al Mineduc se le escapa de las manos un regreso a clases seguro, pues en tres departamentos varias escuelas cerraron sus puertas por disposición de sus directores debido a los contagios de covid-19 entre la comunidad educativa, sin que se tenga la certeza de cuántos casos son.

El Mineduc reporta 116 y miembros del Sindicato de Trabajadores de la Educación de Guatemala (STEG) aducen que son más, solo en Retalhuleu contabilizan 80 maestros y 40 alumnos contagiados en más de 25 centros.

La viceministra Técnica de Educación, Zaida Aragón de Argueta, declaró esta semana que el cierre de las escuelas donde se han detectado casos positivos es una “medida descentralizada”, y que es el Comité de Gestión de Riesgo de cada centro educativo es el que dispone suspender o no las clases presenciales.

En Quetzaltenango los municipios en naranja los niños vuelven a estudiar a distancia, luego del reporte dos directores y 16 docentes con el virus por parte del Mineduc, mientras que la Dirección Departamental de Educación local contabilizó 11 maestros, en Coatepeque y San Juan Ostuncalco.

Lo mismo ocurrió en Chiantla, Huehuetenango, donde se diagnosticó a nueve docentes contagiados. En total en el departamento se reportan tres directores, 17 docentes y cuatro personas que laboran en el área operativa con coronavirus.

El aumento general de casos de covid-19 podría tener correlación con el inicio de clases presenciales en el sector oficial.

En Quetzaltenango, por ejemplo, del 15 al 28 de febrero, se reportó un acumulado de 424 casos positivos en el tablero del Ministerio de Salud, mientras que en Huehuetenango fueron 321 y en Retalhuleu, 354. En los siguientes 15 días, casi se duplicaron, el registro aumentó a 834, 544 y 806, respectivamente.

De acuerdo con Martínez Folgar, no se descarta que el repunte de casos esté relacionado con el regreso a los centros educativos en el sector público, pero también se debe a otros cambios sociales, como la relajación de las medidas de bioseguridad por parte de la población, luego de un año de estar en pandemia.

Escuelas abiertas

Según el Mineduc hasta ayer había 18 mil 964 centros educativos en alerta amarilla, 19 mil 464 en anaranjada, y 11 mil 306 en roja. La cantidad de estudiantes del sector oficial en el modelo híbrido son 3 millones 148 mil 930.

Lucrecia Gramajo, miembro del Steg de Retalhuleu, dijo que los docentes no estaban del todo de acuerdo con retomar las clases presenciales, pero accedieron porque el ministerio les indicó que les dotaría de todos los recursos -mascarillas, alcohol en gel, desinfectante- para un retorno a clases seguro, sin embargo, iniciaron el ciclo escolar sin que se les proveyera de los insumos.

PRENSA LIBRE

Categorías:LA NOTA CHAPINA