LA NOTA CHAPINA

𝙳𝚒𝚏𝚎𝚛𝚎𝚗𝚌𝚒𝚊𝚜 𝚎𝚗 𝚎𝚕 𝙴𝚓𝚎𝚌𝚞𝚝𝚒𝚟𝚘 𝚍𝚊ñ𝚊𝚗 𝚕𝚊 𝚒𝚗𝚜𝚝𝚒𝚝𝚞𝚌𝚒𝚘𝚗𝚊𝚕𝚒𝚍𝚊𝚍 𝚍𝚎𝚕 𝚙𝚊í𝚜, 𝚜𝚎𝚐ú𝚗 𝚊𝚗𝚊𝚕𝚒𝚜𝚝𝚊𝚜…

…¿Cómo será recordado Giammattei?…¿Valieron los 12 años de “preparación” que tuvo Giammattei para llegar a la presidencia?

Ayer, el presidente Giammattei y el vicemandatario Castillo intercambiaron una serie de argumentos durante la sesión del Consejo de Ministros en donde se designó a los magistrados de la Corte de Constitucionalidad por parte del Ejecutivo.

Nancy AlvarezAlejandro Giammattei y Guillermo CastilloFoto: AFP

🅔ste jueves, durante el programa A Primera Hora, de Emisoras Unidas, se hizo un análisis político sobre la relación entre el presidente Alejandro Giammattei y el vicemandatario Guillermo Castillo.

Ello tras el intercambio de argumentos que se dio ayer ambos durante la sesión del Consejo de Ministros en donde se realizó la elección de magistrados de la Corte de Constitucionalidad (CC).

El punto principal de la discusión entre los funcionarios fue la supuesta falta de transparencia.

Castillo criticó el proceso aplicado para designar a los togados, pues consideró que los requisitos para los aspirantes no se anunciaron y por ello quedaron fuera los candidatos que él propuso.

Mientras que Giammattei aseguró que todo el actuar fue transparente y que estaba en ley el nombramiento de Leyla Lemus y Juan José Samayoa como magistrados titular y suplente, respectivamente.

Daño a la institucionalidad

A criterio de Héctor Pérez, analista político y estratega de crisis y campañas políticas, este nivel de confusión que ha existido en el binomio presidencial, y que se evidenció con más fuerza ayer, permitió por lo menos generar transparencia.

“Nos hizo visualizar que hay una crisis, que la relación entre ambos está decantada. Es casi como una pareja divorciada, que lo único que nos evidencia es la inexistente comunicación entre los dos”, dijo.

Añadió que hay algunos elementos que debieran tomarse en cuenta, entre estos, visualizar la falta de capacidad de negociación y la tolerancia de parte del gobierno en sí.

A su criterio, lo más preocupante de esta situación es que pone en entredicho términos de institucionalidad, pues en el cruce de palabras que hubo se hicieron deméritos a la acción personal y profesional de los funcionarios.

En ese sentido, enfatizó que es evidente un daño a la institucionalidad del país por la mala relación entre ambos y los hechos que han surgido, basados en descalificaciones, contradicciones y en deslegitimar su actuar.

“La comunicación es mala, no hay acuerdos, la armonía entre ambos no existe y lo que quisiéramos es que empezaran a trabajar como equipo”, expuso el entrevistado.

Lo que necesitamos los guatemaltecos es que dejen a un lado las rivalidades y se den la mano. No se necesitan más intrigas ni desacreditación entre ellos”, añadió.

Además, el analista resaltó que en el momento actual corresponde trabajar en conjunto por resolver la reactivación económica, atender la salud y desnutrición.

Y que no se debe seguir pensando en divisiones en el gobierno y en la sociedad. “Debiéramos ir todos de cara a rescatar el país”, concluyó.

“Capítulo histórico”

Para Renzo Rosal, analista político, los hechos de ayer en la reunión del Consejo de Ministros evidencian un profundo distanciamiento.

Explicó que las decisiones que ha tomado el Ejecutivo en procesos anteriores siempre han estado marcadas porque lo que presenta el presidente no es cuestionado por nadie, solo hay dos o tres menciones de respaldo y concluye el proceso de elección de magistrados.

En ese sentido, señaló: “Ayer fuimos testigos de un capítulo histórico, pues uno de sus miembros, además un integrante destacado, en este caso el vicepresidente, manifestó su desavenencia con relación a la decisión”.

vicepresidente Guillermo Castillo y presidente Alejandro Giammattei se pronuncian por elección de magistrados de CC
Foto: Gobierno

Añadió que el hecho de que Castillo haya expresado argumentos para cuestionar la transparencia y la imposición arbitraria y autoritaria del proceso, es de resaltarse, porque es lo que se espera de un funcionario de alto nivel.

En opinión de Rosal, el vicepresidente expuso argumentos importantes que quedarán en un voto disidente marcado para la historia.

En cuanto a la relación específica de los gobernantes, consideró que el alejamiento entre ambos es muy profundo.

Y al ser cuestionado sobre si ve viable una eventual “reconciliación”, señaló que no es factible, pues no es solo el hecho de ayer, sino que desde el inicio de la gestión se observa el distanciamiento.

EMISORAS UNIDAS/EL PERIÓDICO/SOY 502

PUBLICIDAD

Categorías:LA NOTA CHAPINA