LA NOTA DE FE

𝙲𝚘𝚗𝚝𝚛𝚘𝚕𝚊𝚛á𝚗 𝚊𝚏𝚘𝚛𝚘 𝚎𝚗 𝚖𝚒𝚎́𝚛𝚌𝚘𝚕𝚎𝚜 𝚍𝚎 𝚌𝚎𝚗𝚒𝚣𝚊

Bajo estrictas medidas de bioseguridad, se celebrarán las cinco misas programadas para este miércoles de ceniza en la Catedral Metrópoli de los Altos.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 16009d98-f780-45ed-b24b-7e8eabb9be79-1024x682.jpg

Mirna Alvarado/LaPrensadeOccidente
Mario Domínguez párroco de Catedral informó que aunque el municipio se encuentra en alerta naranja, las medidas de bioseguridad en cada una de las celebraciones se mantienen firmes, por eso se dispuso hacer turnos para las misas.

“Solo se va a permitir un máximo de 80 personas en cada liturgia, tendremos cinco a lo largo del día, para que todos los que deseen participar puedan venir”, afirmó el sacerdote.

Las oraciones se desarrollarán a las 6:30 de la mañana, 10:00, 12:15, 16:00 y 18:00 horas, en la entrada del templo se tendrá a varias personas encargadas de tomar la temperatura a los asistentes, además del antibacterial.

El párroco refirió que la imposición de la ceniza será un acto simbólico debido la pandemia, pues la iglesia busca de igual forma prevenir el aumento de contagios de covid-19.
“Debido a que es un día en que tradicionalmente viene mucha gente que desea recibir ese rito, hemos decidido hacerlo por medio de cupo aunque ciertamente estamos en naranja y tenemos una pequeña cantidad más para ofrecer siempre es necesario llamar al teléfono de la parroquia 77612539 donde se les asignaran según como vaya la misa que esté disponible para participar”, aseguró.

De acuerdo con el sacerdote este año, no habrá señal de la cruz en la frente, “será diferente, aunque en Roma, se hace de esta manera es decir, que en lugar de utilizar la ceniza mojada en el agua bendita con la que luego se hace la cruz en la frente, ahora se esparcirá en la cabeza pero con la ceniza a manera de polvo, es el mismo rito, las mismas oraciones la diferencia será la ceniza en polvo”, explicó el religioso.

¿Qué representa el miércoles de ceniza?

Este miércoles 17 de febrero se inicia la cuaresma, el período de 40 días en el que los feligreses se preparan para recibir la Pascua, comienza mañana y culminará el Jueves Santo.

El Miércoles de Ceniza es una celebración contenida en el Misal Romano. Este explica que en la Misa se bendice e impone en la frente de los fieles la ceniza hecha de las palmas bendecidas en el Domingo de Ramos del año anterior.

La tradición de imponer la ceniza se remonta a la Iglesia primitiva. Por aquel entonces las personas se colocaban la ceniza en la cabeza y se presentaban ante la comunidad con un “hábito penitencial” para recibir el Sacramento de la Reconciliación el Jueves Santo.

La Cuaresma adquirió un sentido penitencial para todos los cristianos casi 400 años D.C. y a partir del siglo XI, la Iglesia en Roma impone las cenizas al inicio de este tiempo.

La ceniza es un símbolo. Su función está descrita en un importante documento de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, más precisamente en el artículo 125 del “Directorio sobre la piedad popular y la liturgia”.

“El comienzo de los cuarenta días de penitencia, en el Rito romano, se caracteriza por el austero símbolo de las cenizas, que distingue la Liturgia del Miércoles de Ceniza. Propio de los antiguos ritos con los que los pecadores convertidos se sometían a la penitencia canónica, el gesto de cubrirse con ceniza tiene el sentido de reconocer la propia fragilidad y mortalidad, que necesita ser redimida por la misericordia de Dios.

Lejos de ser un gesto puramente exterior, la Iglesia lo ha conservado como signo de la actitud del corazón penitente que cada bautizado está llamado a asumir en el itinerario cuaresmal. Se debe ayudar a los fieles, que acuden en gran número a recibir la Ceniza, a que capten el significado interior que tiene este gesto, que abre a la conversión y al esfuerzo de la renovación pascual.

Las cenizas tienen más de un significado
La palabra ceniza, que proviene del latín “cinis”, representa el producto de la combustión de algo por el fuego. Esta adoptó tempranamente un sentido simbólico de muerte, caducidad, pero también de humildad y penitencia.

Para la ceremonia se deben quemar los restos de las palmas bendecidas el Domingo de Ramos del año anterior. Estas son rociadas con agua bendita y luego aromatizadas con incienso.

En el miércoles de Ceniza es obligatorio el ayuno y la abstinencia, como en el Viernes Santo, para los mayores de 18 años y menores de 60. Fuera de esos límites es opcional. Ese día los fieles pueden tener una comida “fuerte” una sola vez al día.

La abstinencia de comer carne es obligatoria desde los 14 años. Todos los viernes de Cuaresma también son de abstinencia obligatoria. Los demás viernes del año también, aunque según el país puede sustituirse por otro tipo de mortificación u ofrecimiento como el rezo del rosario.

VATICAN NEWS Y LA PRENSA DE OCCIDENTE

Categorías:LA NOTA DE FE