LA NOTA CHAPINA

๐™ฒ๐šŠ๐š–๐š™๐šž๐š›, ๐šž๐š— ๐š๐šŽ๐š“๐š’๐š๐š˜ ๐šœ๐š˜๐šŒ๐š’๐šŠ๐š• ๐šข ๐šŽ๐šŒ๐š˜๐š—รณ๐š–๐š’๐šŒ๐š˜ ๐š๐š’๐š•๐šž๐š’๐š๐š˜ ๐š™๐š˜๐š› ๐šŽ๐š• ๐šŠ๐š๐šž๐šŠ

Por: Cindy Espina cespina@elperiodicoi.com.gtย 

๐Ÿ…›as autoridades locales proponen deshabitar la zona, crear un nuevo Campur, aun si el agua desaparece meses despuรฉs de las inundaciones que provocaron las tormentas Eta y Iota. Mientras tanto, sus habitantes se sumergen en sus memorias para recordar la importancia econรณmica y educativa que tenรญa esa aldea para la poblaciรณn maya qโ€™eqchiโ€™ alejada de Cobรกn.

foto-articulo-Domingo

Cuando el agua empezรณ a brotar del suelo, la maestra Nelyda Garcรญa se apresurรณ a sacar una vieja mรกquina de escribir que no le pertenece. El profesor Juan Antonio Catรบn rescatรณ todos los productos de la librerรญa de su hermano. Renรฉ Ac Ramรญrez subiรณ a su camiรณn los abarrotes disponibles y la foto de la boda de su segundo hijo. La familia Tiul Pop abandonรณ su casa y se llevรณ todas sus gallinas, los pollos, los gansos, los cerdos y la perrita a la que llaman Intuk, palabra de origen qโ€™eqchiโ€™ que, en espaรฑol, significa โ€œtocayaโ€ o โ€œtocayoโ€ o โ€œuna de las nuestrasโ€. Familia.

Asรญ dejaban toda una vida en Qโ€™anpor (Campur, escrito en espaรฑol), aldea de San Pedro Carchรก en Alta Verapaz, despuรฉs de que entre el 4 y el 15 de noviembre las tormentas tropicales Eta y Iota colapsaron las dolinas o los siguanes de esta comunidad sin drenajes, cuya superficie se encuentra a poca distancia de los nacimientos de agua y con un sistema de piedras subterrรกneas que no permiten una distribuciรณn adecuada de la misma. Todo este conjunto de circunstancias hizo que en Campur el agua brotara del suelo y convirtiera el lugar en algo parecido a una laguna.

Los ancestros qโ€™eqchiโ€™s han encontrado en el nombre mismo de la comunidad la respuesta a ese brote de agua, ya que โ€œQโ€™anporโ€, en traducciรณn literal del qโ€™eqchiโ€™ al espaรฑol, significa โ€œlugar del jute amarilloโ€. Los jutes son gasterรณpodos, una especie de la familia del caracol, que es originaria de lugares con cuerpos de agua dulce y salada. Es por eso que la explicaciรณn que los habitantes dan a lo que sucediรณ en Campur, consiste en decir que antes esa aldea era un lago.

Luego de mรกs dos meses de las tormentas Eta y Iota, en algunas partes ya se pueden ver de nuevo las casas. Sin embargo, aรบn habrรก que esperar mรกs de un mes para volver a ver la comunidad completa, cuyos primeros habitantes llegaron hace 96 aรฑos. 

El agua que cubriรณ un centro de comercio 

Ahora, para entender lo que significaba Campur para sus habitantes qโ€™eqchiโ€™s y para otras comunidades cercanas de Alta Verapaz, hay que sumergirse hasta 30 metros bajo de agua o navegar en las memorias de la maestra Nelyda, del profesor Juan Antonio Catรบn o de algunos de los integrantes de la familia Tiul Pop. 

El lago en el que se ha convertido Campur cubre 544 casas, los hogares de las 4 mil 206 personas afectadas, y ha dejado a 162 comunidades de San Pedro Carchรก, Lanquรญn y Fray Bartolomรฉ sin su principal centro de comercio y de educaciรณn. 

Campur se encuentra a 50 minutos de Cobรกn y se llega por medio de la carretera que lleva al cruce que todo turista nacional o extranjero recorre para llegar a Semuc Champey. Es en ese cruce donde termina el buen camino para los que se dirigen a la comunidad. Hace 20 aรฑos se hizo la promesa de concluir esos diez kilรณmetros de carretera. โ€œTodos los gobiernos, desde Portillo, han venido aquรญ a inaugurar el inicio de la construcciรณn de la carretera, pero ninguno la ha terminadoโ€, explica el profesor Catรบn. El mal estado de la ruta, aรฑade, no es culpa de Eta y Iota, sino de los gobiernos.

Ahora el ingreso a Campur es un pequeรฑo embarcadero. Decenas de personas suben y bajan de las cinco lanchas que cobran por cruzar el pueblo, algunas suben cargadas con abarrotes como galletas, aceite de cocina o jugos de fruta enlatados. Durante el recorrido en lancha, el profesor Juan Antonio Catรบn seรฑala el lugar donde se encuentra su casa, la cual, asegura, le tomรณ entre 10 y 15 aรฑos construirla. Por el momento, vive junto a su padre, su esposa y sus cuatro hijos en un local a las afueras de Campur. El lugar solo cuenta con sanitario y no tiene ducha, por lo que tiene que recurrir a los vecinos para poder baรฑarse.

Con el rostro serio y sin quebrarse, expresa que para รฉl no es fรกcil ver los aรฑos de trabajo invertidos en su vivienda hundidos bajo el agua. Recuerda que los miรฉrcoles y sรกbados, dรญas de mercado, eran los โ€œmรกs movidosโ€ en el pueblo. Esos dos dรญas llegaban personas de mรกs de cien comunidades a comprar abarrotes y a vender sus cosechas de cardamomo, lo que significaba ingresos de alrededor de Q3 mil anuales para las familias de la zona, resalta el catedrรกtico para explicar la importancia que la aldea tenรญa para el resto de comunidades de los alrededores.

En esas calles llenas de personas y de gran intercambio comercial vivรญa tambiรฉn, junto a su familia, Bernardo Tiul, quien por trabajar en tiendas, ferreterรญas y algรบn otro negocio lograba ganar hasta Q50 por dรญa. โ€œTrabajaba de cargar mercaderรญa o de arreglar cosasโ€, explica. Ahora vive junto a su esposa, sus dos hijos y sus suegros en un albergue ubicado en la escuela oficial de Chajquej, una aldea que se encuentra a diez minutos de Cobรกn y a 40 de Campur, donde tenรญa su terreno cerca del รกrea conocida como โ€œel mercadoโ€. 

Para Renรฉ Ac Ramรญrez, Campur era el lugar de abastecimiento, ya que ahรญ compraba todo el producto que despuรฉs iba a vender en su camiรณn a otras aldeas. La casa de Renรฉ tambiรฉn se encontraba cerca del mercado. โ€œEra una casa sencilla de un nivelโ€, recuerda, mientras sube de nuevo sus pertenencias al camiรณn, porque dejarรก la casa que habรญa alquilado en Chajquej, que no cuenta con los servicios de agua y de electricidad, para ir a alquilar otra en una aldea llamada Bancab. 

La educaciรณn cada vez mรกs distante 

La lancha continรบa su marcha y el conductor, tambiรฉn originario de Campur, explica a sus pasajeros que no chocara con ninguna construcciรณn. Segรบn el lanchero, el recorrido lo hace sobre las calles que por ahora solo existen en su memoria. 

El maestro Catรบn seรฑala las partes que el agua deja ver de un edificio de dos pisos reciรฉn construido. Explica que una semana antes de que Eta golpeara el territorio de Alta Verapaz, la edificaciรณn habรญa sido inaugurada por la municipalidad de San Pedro Carchรก. Ahรญ funcionarรญa uno de los cuatro niveles escolares que se imparten en Campur. Hasta el 2020, el รบnico edificio educativo era el de la Escuela Oficial Profesor Domingo Beltetรณn Garcรญa. 

Nelyda Garcรญa es una docente con 30 aรฑos de experiencia y es directora del Instituto de Educaciรณn Bรกsica por Cooperativa de Campur. Mientras cruza una de las calles del centro de Cobรกn, la profesora asegura que โ€“a 40 dรญas de lo ocurrido en la comunidadโ€“ el Gobierno aรบn no ha dimensionado lo que pasรณ. 

โ€œยกQuieren que empiece clases el 5 de enero! ยฟCรณmo? si no tengo edificio. Estรก sumergido en el agua. La gente deberรญa estar viviendo en los Atus (Albergues de Transiciรณn Unifamiliares) que el Gobierno debiรณ haber construido cerca de Campur, pero no lo ha hecho, y ahora todas las personas se encuentran regadas en las aldeas de San Pedro Carchรกโ€. 

La maestra explica cรณmo el lago, en el que todavรญa parece estar convertido Campur, complicarรก el acceso a la educaciรณn a un aproximado de 275 alumnos, que fueron inscritos en el ciclo escolar 2020 en su instituto. 

Segรบn Nelyda, padres y madres de familia la han llamado para preguntarle si el instituto funcionarรก este 2021. Ella responde que sรญ, que el director de la escuela oficial de Chinamรก, que se encuentra a 20 minutos de Campur, ya le autorizรณ funcionar de manera temporal ahรญ. Sin embargo, esto significa un aumento en el presupuesto de gastos en educaciรณn para las familias, debido a que el pasaje de ida y vuelta entre aldeas de San Pedro Carchรก se encuentra entre Q20 y Q30. 

Nelyda asegura que en una comunidad llamada Birmania hay un instituto pรบblico de educaciรณn bรกsica, pero que ahรญ solo imparten clases tres maestros, por lo que las familias de aproximadamente 25 comunidades prefieren pagar la cuota mensual del instituto por cooperativa. 

La catedrรกtica de secundaria indica que como Campur era el centro educativo para familias de mรกs de cien comunidades, el regreso a clases no solo serรก complicado para los alumnos, sino que tambiรฉn para los profesores. Nelyda Garcรญa se quiebra y llora al recordar que algunos de sus maestros aรบn pagan el prรฉstamo que hicieron para construir su casa en la aldea. โ€œDicen que lo material se consigue. Eso es cierto, pero yo ya no tengo la misma energรญa de 30 aรฑos atrรกs para empezar de nuevoโ€, expresa la maestra que rescatรณ de su vivienda en Campur una vieja mรกquina de escribir que pertenece al instituto y que le sirve para hacer los cierres de caja fiscal que la Contralorรญa General de Cuentas le exige elaborar de esa forma.

Un nuevo Campur

Evapotranspiraciรณn, asรญ se llama el proceso natural que ha hecho que de nuevo se puedan ver viviendas en Campur. Este fenรณmeno se da cuando la superficie de un cuerpo de agua se evapora a una temperatura de entre 20 y 30 grados celsius, mientras la vegetaciรณn alrededor transpira todo ese lรญquido evaporado. De esta manera sencilla, explica el geรณlogo de la Coordinadora para la Reducciรณn de Desastres (Conred), Manuel Chavarrรญa, la รบnica opciรณn viable que existe en Campur para la salida del agua. 

A mediados de diciembre, durante la reuniรณn quincenal del Centro de Operaciones de Emergencia (COE) en Alta Verapaz, el alcalde de San Pedro Carchรก, Winter Coc, pedรญa la construcciรณn de un nuevo Campur, porque ya no es seguro regresar al mismo lugar que durante mรกs de dos meses ha sido como un lago. โ€œEs imposibleโ€, asegura el jefe edil.

Winter Coc plantea reforestar todo Campur y hacer uno nuevo, pero no sabe dรณnde, ya que en esa รกrea no hay terrenos municipales disponibles. Segรบn el alcalde solo existe uno cerca de la cabecera municipal de San Pedro Carchรก, que tiene una extensiรณn de cuatro caballerรญas. Pero no todas las personas se quieren trasladar, porque ademรกs de tener allรญ su vivienda, Campur era un centro de comercio tanto para los vecinos del lugar, como para el resto de comunidades de los alrededores, quienes ademรกs mandaban a sus hijos e hijas a estudiar a esa aldea. 

Algunos aรบn tienen la esperanza de volver a sus hogares, es por eso que llegan cada dรญa o cada semana a Campur para medir cuรกnto se ha reducido el nivel del agua. La casa del profesor Juan Antonio ya no se encuentra cubierta por el agua, su padre ha ido a limpiarla, pero tiene miedo de regresar. 

El geรณlogo de la Coordinadora para la Reducciรณn de Desastres (Conred) recomienda no regresar a las personas que ya no tienen sus casas cubiertas por el agua. Chavarrรญa indicรณ que, entre el 11 y el 15 de enero, un equipo de la Conred evaluarรก estas viviendas para dictaminar si son habitables, porque los cimientos deben de estar saturados, lo cual debilita el resto de la infraestructura en un terreno muy vulnerable a los sismos. Cerca de Campur se encuentra la falla de Chixoy. 

Para el geรณlogo Manuel Chavarrรญa, aรบn no existen las condiciones para examinar y dictaminar si Campur debe quedar deshabitada, tal como quiere el alcalde de San Pedro Carchรก. Sin embargo, en caso de que el consejo cientรญfico de la Conred dictamine que puede continuar habitada, el jefe edil deberรก invertir en la construcciรณn de mรกs dolinas o siguanes, asรญ como en drenajes para aguas residuales. 

Reconstruir bajo el mismo manto de opacidad 

Mientras las familias mรกs afectadas por las tormentas tropicales Eta y Iota sufrรญan las consecuencias de los desastres causados por la lluvia, el Congreso aprobaba sin discusiรณn un presupuesto para 2021 que, en principio, solo beneficiaba a los negocios particulares de diputados, alcaldes y funcionarios. El gobierno del presidente Alejandro Giammattei apoyรณ ese Presupuesto que, tras una serie de protestas, el Congreso se vio obligado a anular.

Este es el ambiente de opacidad que la reconstrucciรณn, luego de las tormentas Eta y Iota, encuentra en las instituciones estatales. La misma situaciรณn ocurriรณ en la construcciรณn de viviendas por la erupciรณn del volcรกn de Fuego, por el terremoto en San Marcos (colonia Roxana Baldetti), por la tormenta Agatha, por la tormenta Stan, por el Mitch y la lista puede seguir.

El mismo dรญa que Winter Coc pidiรณ un nuevo Campur en el COE, un grupo de funcionarios lo escuchรณ, porque querรญan conocer โ€œmรกs a fondoโ€ lo que habรญa ocurrido en Alta Verapaz, lo que pasaba en Campur y lo que necesitaban los pobladores. El ministro de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda, Josuรฉ Edmundo Lemus Cifuentes, era el mรกs esperado. Pero Lemus Cifuentes no llegรณ. Enviรณ en su lugar al viceministro de Infraestructura, Francisco Erazo Cifuentes, quien junto a otros viceministros de diferentes ministerios recorrieron en lancha Campur y conocieron, 40 dรญas despuรฉs, lo que necesitaba la gente con urgencia: viviendas permanentes y temporales.

El 28 de diciembre, Giammattei indicรณ que este 2021 empezarรก con la reconstrucciรณn de las zonas mรกs afectadas por las tormentas tropicales: Alta Verapaz, Izabal y Huehuetenango. Iniciarรกn con la construcciรณn de 600 viviendas que solo beneficiarรกn a las personas que cuenten con terreno propio y que no estรฉn en una zona de riesgo, explicรณ el mandatario. Para el efecto, el Gobierno invertirรก Q12.2 millones.

Por las caracterรญsticas del plan inicial de reconstrucciรณn del Gobierno, la familia Tiul Pop no podrรญa tener su vivienda. El รบnico terreno que posee esa familia y las tablas que quedan de su antigua casa se encuentran en el รกrea mรกs cรฉntrica de Campur, la cual se desconoce si podrรก ser habitable. En la misma situaciรณn se encuentra el profesor Juan Antonio Catรบn.


Explicaciรณn sobre el subsuelo en Campur, segรบn la Conred

EL PERIร“DICO

Categorรญas:LA NOTA CHAPINA