LA NOTA DE MUNDO

๐™ฟ๐š˜๐šŒ๐š˜๐šœ ๐šž๐šœ๐šŠ๐š— ๐šŒ๐šž๐š‹๐š›๐šŽ๐š‹๐š˜๐šŒ๐šŠ๐šœ ๐š˜ ๐š›๐šŽ๐šœ๐š™๐šŽ๐š๐šŠ๐š— ๐šŽ๐š• ๐š๐š’๐šœ๐š๐šŠ๐š—๐šŒ๐š’๐šŠ๐š–๐š’๐šŽ๐š—๐š๐š˜ ๐šœ๐š˜๐šŒ๐š’๐šŠ๐š• ๐š™๐šŽ๐šœ๐šŽ ๐šŠ๐š• ๐šŠ๐šž๐š–๐šŽ๐š—๐š๐š˜ ๐š๐šŽ ๐šŒ๐šŠ๐šœ๐š˜๐šœ

ยฟCoronavirus? ยฟQuรฉ coronavirus? Eso es lo que parece que piensan los miles de turistas y residentes locales de Miami Beach que disfrutan de la playa, fiestas en locales nocturnos y el ambiente en unas calles en las que muchos olvidan que Florida registra sus peores dรญas desde que comenzรณ la pandemia del coronavirus.

Miami Beach es una fiesta, como si el coronavirus no existiera
Locales abiertos y personas en las calles de Miami Beach.

Por: EFE

๐Ÿ…’on o sin el COVID-19, la fauna habitual del popular paseo de Ocean Drive pasea sus cuerpos semidesnudos y su desparpajo habitual mientras se mezclan las alegres conversaciones que llegan de las abarrotadas terrazas de los restaurantes, una amplia diversidad de mรบsicas y los efluvios de marihuana que no hay mascarilla que mitigue.

Uno de los que contribuyen a ese bullicio es el grupo de amigos del brasileรฑo Silvio Maraca, quien viajรณ a disfrutar del buen tiempo y de la fiesta de Miami Beach, sin miedo a contagiarse o contagiar.

En su caso, dice en conversaciรณn con Efe, sin mascarilla, por supuesto, es porque ya pasรณ la enfermedad y dio negativo al test previo a subirse al aviรณn a Miami.PUBLICIDAD

Sobre lo de no cubrirse la boca, explica que como la policรญa solo โ€œamenazaโ€ con poner una multa, sin pasar a mayores, y solo si uno se acerca mucho a ellos sin mascarilla, es tan fรกcil como no aproximarse a los agentes y mantener una filosofรญa que parecen seguir muchos en Miami Beach: โ€œVale mรกs la diversiรณn del momentoโ€ que el posible castigo.

Vida nocturna a todo dar

Y es que los turistas y locales presumen sin pudor de saltarse las normas, y muchos suben a sus redes sociales muestras de esos momentos de jolgorio que las autoridades sanitarias se temen que se conviertan despuรฉs en el drama de ellos mismos, algรบn familiar o cualquier desconocido con el que se topen cuando ya estรฉn, quizรกs, contagiados.

Como muestra el cantante de hip-hop Tyga, que animรณ una fiesta en un club nocturno de Miami Beach la pasada Nochevieja y despuรฉs subiรณ a Instagram un video de la tradicional cuenta atrรกs que dio paso al aรฑo nuevo en un local lleno de personas y donde, sin duda, no se era muy riguroso a la hora de mantener la distancia de dos metros entre las decenas de asistentes.

Y Tyga sigue de fiesta y este sรกbado sumรณ otra en el club nocturno Story de Miami Beach, una de las principales ciudades del condado de Miami-Dade, el mรกs afectado por la covid-19 en Florida, que esta semana batiรณ su rรฉcord de casos positivos con 17.192 en un solo dรญa, muy por encima de los 15.300 que se registrรณ en lo peor de la primera ola del pasado verano.

Sin temores

Pero eso poco parece asustar a los paseantes de Lincoln Road, Espaรฑola Way y Ocean Drive, incluso ahora que ya se detectรณ en Florida la cepa britรกnica de la covid-19, mucho mรกs contagiosa, en un joven que no habรญa viajado a ninguna parte en el periodo de incubaciรณn.

Y todo ello tambiรฉn a pesar de que estรก en vigor un toque de queda desde la medianoche hasta las 6 de la maรฑana y se debe usar mascarilla o similar en lugares pรบblicos y se debe mantener la distancia social, so pena de recibir una posible multa.

Pero los venezolanos afincados en Santiago de Chile Albert Chacรณn y Juan Manuel Torres, de visita en Miami Beach, cuentan que pocos agentes de policรญa han visto por unas calles en las que la โ€œmitad de la genteโ€ va sin mascarilla.

โ€œSi se compara con las medidas de seguridad en Chile, Miami Beach estรก muy atrรกsโ€, dice Chacรณn, mientras Torres opina que, aunque siempre estรก presente el โ€œmiedoโ€ a contagiarse, hay que โ€œaprenderโ€ a vivir con el virus, porque, de otra forma, cohibirse de disfrutar los buenos momentos significarรญa โ€œdejar de vivirโ€ en vida.

Y Miami-Beach no es un caso aislado y es un panorama que se ha repetido en otras turรญsticas ciudades de Florida, ya sea costeras como Fort Lauderdale o Tampa u Orlando, donde esta semana varios parques temรกticos debieron cerrar sus puertas pocos minutos despuรฉs de su apertura debido a que ya habรญan alcanzado el aforo mรกximo permitido.

Nada parece asustar a los que apuestan por el buen tiempo y la diversiรณn de Florida sin aparentemente dar excesiva importancia a que, tras California y Texas, Florida es el tercer estado mรกs golpeado de EE.UU., el paรญs con mayor nรบmero de casos a nivel global.

Que siga la fiesta.

EL DIARIO NY

Categorรญas:LA NOTA DE MUNDO