LA NOTA DE MUNDO

ยฟ๐š€๐šžรฉ ๐š•๐šŽ ๐šŽ๐šœ๐š™๐šŽ๐š›๐šŠ ๐šŠ ๐™ณ๐š˜๐š—๐šŠ๐š•๐š ๐šƒ๐š›๐šž๐š–๐š™ ๐š๐š›๐šŠ๐šœ ๐š™๐šŽ๐š›๐š๐šŽ๐š› ๐š•๐šŠ๐šœ ๐šŽ๐š•๐šŽ๐šŒ๐šŒ๐š’๐š˜๐š—๐šŽ๐šœ?

  • Por AFP

Trump dejarรก la Casa Blanca el 20 de enero. (Foto: Archivo/Soy502)

Trump dejarรก la Casa Blanca el 20 de enero. (Foto: Archivo/Soy502)

๐Ÿ…”ste sรกbado medios de comunicaciรณn deย Estados Unidosย dieron como ganador de las elecciones presidenciales al candidato demรณcrata Joe Biden, por lo que tras su aparente derrota, el mandatario Donald Trump fue a jugar golf e iniciaron a surgir las dudas de quรฉ harรก en su tiempo libre, desde el 20 de enero.

Algunos de sus aliados aseguran que Trump planea una revancha para 2024.ย De los presidentes estadounidenses, solo Grover Cleveland ejerciรณ mandatos no consecutivos, ganando en 1892 despuรฉs de perder por poco la reelecciรณn cuatro aรฑos antes.

El exjefe de gabinete de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, dijo que a Trump “no le gusta perder”. “Me inclino a que el Presidente se mantendrรก involucrado en la polรญtica y lo pondrรญa en la lista de personas que, probablemente, se postularรกn en 2024”, dijo a un grupo de expertos irlandeses. “Es un hombre de 74 aรฑos con mucha energรญa”, agregรณ Mulvaney.

Por su parte, los hijos de Trump han dejado en claro que todavรญa exigen lealtad a los republicanos. “La inacciรณn de prรกcticamente todos los ‘aspirantes a la nominaciรณn por el Partido Republicano para 2024’ es bastante sorprendente”, tuiteรณ Donald Trump Jr. el jueves.

ยฟTrump TV?

Antes de incursionar en la polรญtica, Trump ya era un magnate del sector inmobiliario y una celebridad televisiva, por lo que no ha ocultado que anhela volver a gozar de las comodidades de sus dรญas anteriores a la Casa Blanca.

“Tuve una vida agradable. Tuve la vida mรกs grandiosa”, dijo en Grand Rapids, Michigan, en su รบltimo mitin de campaรฑa.

Segรบn su exabogado, Michael Cohen, Trump concibiรณ inicialmente la carrera presidencial de 2016 como una “oportunidad de marca”, aunque finalmente terminรณ ganando de manera inesperada.

Trump habรญa reconstruido su perfil pรบblico en la dรฉcada de 2000 como presentador del reality show “Celebrity Apprentice”, tras una serie de quiebras empresariales.

El Presidente ha insinuado que buscarรก lanzar una suerte de “Trump TV”.

A Fox News, el canal que lo ayudรณ a ascender, lo ha acusado รบltimamente de no ser lo suficientemente de derecha. Los espectadores, tuiteรณ, “quieren una alternativa ahora. ยกYo tambiรฉn!”, sentenciรณ.

El Presidente dispone ya de una plataforma mediรกtica en canales de cable, como One America News y NewsMax TV, que por ahora no tienen demasiado peso, pero que podrรญan convertirse en gigantes si Trump los adquiere.

ยฟA la cรกrcel?

Otro escenario, mucho menos optimista, es que el actual Presidente se vea envuelto en serios problemas legales. Los fiscales de Nueva York estรกn investigando pagos que Trump realizรณ de manera secreta a una estrella del porno, ademรกs de sus intrincados negocios y sus misteriosas prรกcticas fiscales y contables.

Y penden sobre รฉl antiguas acusaciones por violaciรณn y otras agresiones sexuales.ย Como Presidente, Trump estรก en gran medida a salvo de ser enjuiciado, pero al dejar el cargo perderรก tal protecciรณn.

La victoria de Biden manda a Trump al club de los presidentes derrotados

POR SHAUN TANDONย AFP

Durante cuatro aรฑos, Donald Trump se jactรณ de ser un lรญder atรญpico, pero la victoria del demรณcrata Joe Biden, declarada este sรกbado por los principales medios de Estados Unidos, lo hace ingresar al club de los presidentes que no fueron reelegidos.

Desde la Segunda Guerra Mundial, solo dos inquilinos de la Casa Blanca no lograron convencer a los estadounidenses para un segundo mandato: Jimmy Carter y George H.W. Bush.

Trump buscรณ con ansias un segundo periodo de gobierno.

En medio de la pandemia del coronavirus que azota al paรญs, hizo una campaรฑa frenรฉtica de mitines masivos de estado en estado, y puso su firma en los 150 millones de cheques enviados a los estadounidenses como parte del plan de ayuda econรณmica para enfrentar la crisis sanitaria.

โ€œHay una razรณn por la que es inusual que presidentes en el poder sean derrotados. Tienen la capacidad de usar el pรบlpito a su favor; pueden cambiar la narrativaโ€, dijo Matt Dallek, historiador polรญtico de la Universidad George Washington.

Boletรญn Noticias

Las noticias mรกs importantes del sur de la Florida, Estados Unidos y Amรฉrica Latina.ย 

โ€œCuentan con todos los beneficios de la Casa Blanca: el poder del cargo, la Oficina Oval, el aviรณn Air Force One. Son sรญmbolos poderosos a su disposiciรณnโ€, agregรณ.

La Casa Blanca otorga โ€œla mayor ventaja para jugar de local en el mundo modernoโ€, como dijo uno de sus habitantes ficticios, el presidente Andrew Shepherd de la pelรญcula โ€œThe American Presidentโ€ (Mi querido presidente, 1995), protagonizada por Michael Douglas.

Para Trump, el primer presidente que nunca antes habรญa ocupado un cargo electivo o un puesto de liderazgo militar, la investidura, y el sello presidencial que acompaรฑa todas sus apariciones pรบblicas ayudรณ a normalizar a un magnate mรกs conocido por los estadounidenses como una celebridad de la televisiรณn.

Trump es el primer presidente de Estados Unidos que nunca logrรณ una aprobaciรณn del 50% en las encuestas de Gallup. Cosechรณ amplia oposiciรณn por su manejo de la pandemia, su retรณrica incendiaria y sus escรกndalos personales. Pero verlo como presidente se volviรณ menos inusual despuรฉs de cuatro aรฑos.

Los presidentes estadounidenses gozan de mucha autonomรญa en materia de diplomacia y Trump, al igual que sus antecesores, no dudรณ en aparecer frente a las cรกmaras con lรญderes extranjeros en la Casa Blanca, incluso en septiembre, cuando Emiratos รrabes y Barรฉin acordaron reconocer a Israel.

EL VITAL RESPALDO DEL PARTIDO

Segรบn Dallek, todos los presidentes no reelegidos tuvieron el mismo problema: su partido no estaba unido detrรกs de ellos.

El demรณcrata Jimmy Carter y republicano George H.W. Bush enfrentaron cuestionamientos de la izquierda y la derecha de sus partidos, respectivamente, que los debilitaron de cara a las elecciones generales.

Lyndon Johnson, sucesor del asesinado John F. Kennedy, tรฉcnicamente no perdiรณ su reelecciรณn pero optรณ por no postularse para un segundo mandato completo en 1968 en medio de una revuelta del ala progresista del Partido Demรณcrata contra la Guerra de Vietnam.

Y Gerald Ford, quien asumiรณ el cargo tras la renuncia de Richard Nixon en 1974, se enfrentรณ a la competencia del muy popular Ronald Reagan dos aรฑos despuรฉs.

Trump, por el contrario, prรกcticamente se apoderรณ del Partido Republicano, cuya plataforma de 2020 respaldรณ su programa.

โ€œLos que desafiaron a Trump en realidad tuvieron que salir del Partido Republicanoโ€, dijo Dallek.

Con la derrota electoral de Trump, pero dada la posiciรณn dominante en su partido, ya se ha comenzado a hablar sobre una hazaรฑa aรบn mรกs inusual: buscar ganar una segunda presidencia no consecutiva en 2024.

Solo otro presidente en la historia de Estados Unidos ha logrado eso: el demรณcrata Grover Cleveland, quien fue elegido para segundo mandato en 1892, cuatro aรฑos despuรฉs de perder por estrecho margen.

Biden gana las elecciones de Estados Unidos: ยฟquรฉ pasa si Trump se niega a abandonar la Casa Blanca?


En 244 aรฑos de historia de Estados Unidos, nunca ha habido un presidente que se rehรบse a abandonar la Casa Blanca despuรฉs de haber perdido una elecciรณn.

PORย BBC NEWS MUNDOย ย 

En 244 aรฑos de historia de Estados Unidos, nunca ha habido un presidente que se rehรบse a abandonar la Casa Blanca despuรฉs de haber perdido una elecciรณn.PUBLICIDAD  

La transferencia ordenada, legal y pacรญfica del poder es uno de los sellos definitorios de la democracia estadounidense.

Por eso, el anuncio del presidente Donald Trump de negarse a aceptar su derrota ante Joe Biden, genera una situaciรณn tan nueva como desconcertante en la vida del paรญs.

Y presenta para los analistas el reto de considerar escenarios antes impensables.

โ€œLejos de haber terminadoโ€

Trump jugaba golf a las afueras de Washington cuando se confirmรณ el triunfo electoral de Biden este 7 de noviembre.

Poco despuรฉs, la campaรฑa del candidato derrotado emitiรณ un comunicado asegurando que la โ€œelecciรณn estรก lejos de haber terminadoโ€.

Donald Trump jugando al golf.
Trump estaba jugando al golf cuando se conociรณ la victoria de Joe Biden.

โ€œTodos sabemos por quรฉ Joe Biden se estรก apresurando a presentarse falsamente como el ganador, y por quรฉ sus aliados de los medios se estรกn esforzando en intentar ayudarle: no quieren que se sepa la verdadโ€, seรฑala el comunicado, en donde ademรกs indica que Trump seguirรญa oponiรฉndose mediante demandas judiciales al resultado anunciado, alegando la existencia de supuestos fraudes.

La constituciรณn estadounidense es clara, mรกs allรก de cualquier duda, en establecer que el actual perรญodo presidencial termina โ€œal mediodรญa del dรญa 20 de eneroโ€.

Joe Biden ha conseguido ganar en una cantidad de estados que le aseguran mรกs de 270 votos en el Colegio Electoral. Por lo que tiene el derecho a ocupar la presidencia por los siguientes cuatro aรฑos.

Donald Trump tiene recursos legales y legรญtimos que todavรญa puede emplear para disputar el resultado de la votaciรณn.

Pero a no ser que ocurra de aquรญ a allรก un giro dramรกtico en las cortes y que pueda probar en los juzgados la existencia de las irregularidades en la elecciรณn que รฉl reclama, todavรญa sin presentar evidencia, el 20 de enero es la fecha en que el actual presidente debe abandonar el poder.

Trump con su equipo en la oficina oval de la Casa Blanca.
ยฟQuรฉ pasa si Trump se niega a abandonar la Casa Blanca?

Posiciรณn anunciada

Trump fue claro a lo largo de la actual campaรฑa en advertir que no aceptarรญa una derrota.

Dijo en repetidas ocasiones que estaba decidido a seguir al mando, sin importar lo que dijeran las autoridades electorales, indicando que la รบnica posibilidad de que perdiera era si le robaban las elecciones.

Por lo que el paรญs empezรณ a discutir quรฉ pasarรญa en el caso de que Trump cumpliera su amenaza e intentara aferrarse al poder a la fuerza.

Una hipรณtesis incluso comentada por el propio Joe Biden cuando era candidato.

En una entrevista televisada el pasado 11 de junio, el humorista Trevor Noah le preguntรณ a Biden si habรญa pensado en la posibilidad de que un Trump perdedor se negara a desocupar la residencia presidencial.

โ€œSรญ, lo he pensadoโ€, respondiรณ Biden, agregando que estaba convencido de que en una situaciรณn semejante, las fuerzas militares se encargarรญan de impedir que se quedase en el cargo y lo desalojarรญan sin mรกs de la Casa Blanca.

Tambiรฉn se ha dicho que podrรญa ser el Servicio Secreto el que podrรญa cumplir la eventual tarea de escoltar a Trump fuera de la residencia presidencial.

Ese cuerpo civil, encargado de la seguridad del mandatario, tiene por ley tambiรฉn la obligaciรณn de proteger a todos los ex presidentes, y seguirรก escoltando al ya expresidente a partir del 20 de enero.

Donald Trump con un miembro del Servicio Secreto en la Casa Blanca
El Servicio Secreto es el que podrรญa cumplir la eventual tarea de escoltar a Trump fuera de la residencia presidencial.

Desde que se hizo evidente la ventaja electoral de Biden y parecรญa inminente el anuncio de su victoria, el Servicio Secreto extremรณ las medidas de protecciรณn sobre el presidente-electo, empezando a darle efectivamente un nivel de seguridad โ€œpresidencialโ€, pese a que Trump insistรญa en que el demรณcrata habรญa sido derrotado.

ยฟEl escenario impensable?

Pero en ese punto habrรญa que entrar a evaluar la lealtad a este presidente de las fuerzas de seguridad, tal como lo hacen los analistas que buscan entender la situaciรณn de cualquier paรญs en un momento de inestabilidad institucional.

BBC Mundo le preguntรณ a expertos si era factible que Trump intentase utilizar a las fuerzas de seguridad del estado para quedarse ilegalmente en el poder.

โ€œQue un presidente llegara a abusar de los poderes de la presidencia para quedarse en el cargo despuรฉs de aparentemente perder la elecciรณn, serรญa duro y destruirรญa normas vitales. Pero no es inconcebibleโ€œ, le dice a BBC Mundo el profesor Dakota Rudesill, experto en legislaciรณn y polรญtica de seguridad nacional, afiliado a la Universidad Ohio State en Estados Unidos.

โ€œCausarรญa un gran daรฑo al paรญs, a principios importantes de las relaciones entre civiles y militares, y a los prospectos globales para la democraciaโ€, advierte.

Sin embargo, aclara que, en su opiniรณn, el escenario en que Trump pudiera aferrarse a la presidencia apoyado en las fuerzas de seguridad es difรญcil de realizarse.

โ€œEl personal militar jura lealtad a la Constituciรณn, no al polรญtico que actualmente ocupe la presidencia. Y el que es en este momento el militar de mayor rango en el paรญs, el General Mark Milley, Jefe del Estado Mayor Conjunto, ha dicho repetidamente que los militares no tendrรกn rol alguno en esta elecciรณnโ€.

Grรกfico de quiรฉn podrรญa involucrarse si se impugnan los resultados

Rudesill no es el รบnico que se hace estas preguntas. Keisha Blaine es catedrรกtica de la Universidad de Pittsburgh y experta en el estudio de movimientos de protesta social.

โ€œEl solo hecho que tengamos que preguntarnos si las fuerzas armadas intervendrรกn en la elecciรณn revela mucho acerca del triste estado de las cosas en nuestro paรญsโ€œ, le dice a BBC Mundo.

Agrega Blaine que โ€œhace cuatro aรฑos la mayorรญa de los estadounidenses no se preguntaban esto. Pero despuรฉs de haber visto a Trump desplegar agentes federales [durante los recientes disturbios] en Portland y Washington en los รบltimos meses, es una preocupaciรณn seria. No creo que esto sea un escenario probable, pero no podemos descartarlo como una posibilidad seria, teniendo en cuenta todo lo que pasรณ este aรฑoโ€.

Efectivamente, durante las protestas sociales que surgieron con el movimiento anti-racismo de mediados de aรฑo, Trump considerรณ movilizar a las fuerzas armadas para disolver las manifestaciones.

El pasado 5 de junio, el diario New York Times aseguraba que el general Milley โ€œconvenciรณ a Trump de no invocar la Ley de Insurrecciรณn de 1807 para movilizar tropas regulares en todo el paรญs para reprimir las protestas, una lรญnea que varios oficiales del ejรฉrcito estadounidense han dicho que no cruzarรกn, ni siquiera si el presidente se los ordenaโ€.

Al final, ante la negativa del ejรฉrcito regular a verse involucrado, Trump ordenรณ para contener las protestas el uso de efectivos de la Guardia Nacional, que dependen de los gobernadores de cada estado.

Trump con Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto
El 1 de junio, Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto, acompaรฑรณ a Trump a tomarse una foto con una biblia a metros de la Casa Blanca y en medio de las protestas por la muerte de George Floyd. A los dรญas, Milley se arrepintiรณ.

Tambiรฉn estuvieron involucrados en la contenciรณn de las protestas en Washington, Portland y otras ciudades, miembros de las fuerzas de seguridad no militares que dependen del Ministerio de Seguridad Interior (Homeland Security).

Por lo que algunos contemplan que en una crisis surgida a raรญz de las elecciones, Trump potencialmente tendrรญa acceso a ordenar el despliegue de cierto nรบmero de personal armado no militar.

Sin embargo, asumiendo que las fuerzas armadas no se pondrรญan a disposiciรณn de la supervivencia polรญtica del presidente, es difรญcil imaginar una maniobra exitosa de Trump para quedarse en el poder en esas condiciones.

ยฟViolencia en la espera?

Rudesill dice que le produce preocupaciรณn escenarios relacionados.

โ€œHe escrito acerca de la posibilidad de que el presidente Trump intente usar un decreto ejecutivo, o que el Departamento de Justicia controlado por sus aliados polรญticos intente emitir una โ€˜directrizโ€™, indicando que la Rama Ejecutiva debe considerar a Trump como el ganador de una elecciรณn disputadaโ€, el experto le dice a BBC Mundo, pero advierte que eso serรญa โ€œtotalmente inapropiado e impermisibleโ€.

โ€œOrdenar al ejรฉrcito continuar rindiendo saludo al presidente mas allรก del final de su perรญodo al mediodรญa del 20 de enero pondrรญa a los militares en una situaciรณn imposibleโ€, seรฑala.

Un seguidor de Trump armado en Minesota este 7 de noviembre.
Los analistas dicen que una situaciรณn en la que el candidato perdedor de la elecciรณn presidencial se niega a aceptar el resultado puede llevar a โ€œla posibilidad de desorden civil serioโ€.

โ€œLa mitad del paรญs y mucha gente alrededor del mundo pensarรญa que las fuerzas armadas apolรญticas estadounidenses habรญan tomado una posiciรณn partidista. Los militares nunca, nunca deben recibir esa ordenโ€œ, puntualiza Rudesill.

Y sin llegar al caso extremo de una situaciรณn en la que se ponga en juego la autonomรญa de las fuerzas armadas ante las disputas partidistas, otros advierten que una extensiรณn de la actual coyuntura polรญtica puede generar violencia en otros campos.

Una situaciรณn en la que el candidato perdedor de la elecciรณn presidencial se niega a aceptar el resultado ciertamente lleva a โ€œla posibilidad de desorden civil serioโ€, le dice a BBC Mundo Keisha Blaine.

La retรณrica presidencial โ€œha incrementado la posibilidad de protestas e incluso de violenciaโ€, argumenta.

La situaciรณn presenciada en distintas ciudades estadounidenses en los รบltimos meses, de manifestantes armados hasta los dientes expresando su apoyo por el presidente, asรญ como la apariciรณn en las calles de esas mismas urbes de grupos radicales de oposiciรณn, son un recordatorio del potencial de violencia que conlleva la actual tensiรณn polรญtica en Estados Unidos.

raya separatoria

SOY 502/GUATEVISION/BBC MIAMI HERALD

Categorรญas:LA NOTA DE MUNDO