LA NOTA DE MUNDO

π™²πš˜πš‹πš›πšŠπš— 𝚊𝚞𝚐𝚎 πšŽπš— π™ΌπšŽΜπš‘πš’πšŒπš˜ πš•πšŠπšœ πšŒπš˜πš–πš™πšŠΓ±Γ­πšŠπšœ 𝚍𝚎 πš‹πšŠπš’πš•πšŽπšœ πšŽπš›Γ³πšπš’πšŒπš˜πšœ 𝚊 πšπš˜πš–πš’πšŒπš’πš•πš’πš˜

Una compaΓ±Γ­a se propuso la tarea de salvaguardar la seguridad de los clientes, que se habΓ­a ido perdiendo conforme aumentaba la inseguridad durante la vida nocturna

PorΒ Agencia EFE

Debido a la pandemia, al llegar al domicilio para ofrecer el servicio de baile se mide la temperatura a los bailarines y se muestra al cliente, y se procede a hacer lo mismo con el anfitriΓ³n o anfitriones y luego a desinfectar el Γ‘rea donde se realizarΓ‘ la actuaciΓ³n. (SΓ‘shenka GutiΓ©rrez)

πŸ…’usan y otras dos compaΓ±eras entran sonrientes a la habitaciΓ³n que el cliente preparΓ³. Forman parte de una empresa mexicana que ha trasladado los bailes erΓ³ticos a los hogares para ejecutar los movimientos sensuales con distancia segura y ofrecer sana diversiΓ³n durante la pandemia deΒ COVID-19.

Susan VΓ‘zquez es bailarina desde hace cinco aΓ±os, ha estado en televisiΓ³n y bailado con mΓΊltiples artistas, y desde hace dos aΓ±os forma parte, como jefa de equipo, de la compaΓ±Γ­a β€œMi ΓΊltimo beso”, que ofrece servicios de β€œtable dance” a domicilio por la cuarentena.

β€œRealmente no es una actividad esencial, pero somos un entretenimiento artΓ­stico y toda la gente nos ha buscado para festejar ocasiones. La gente busca algo de diversiΓ³n, un momento de paz, porque han estado mucho tiempo encerrados”, cuenta la bailarina en entrevista con Efe.

Junto a su equipo, Susan crea coreografΓ­as adaptadas a cada momento, por lo que en esta ocasiΓ³n, cercana al DΓ­a de Muertos (1 y 2 de noviembre), tienen un show especial protagonizada por una catrina (mujer calavera) que lleva un espectacular sombrero y estΓ‘ rodeada de bailarines que mantienen la llamada sana distancia.PUBLICIDAD

Sana distancia para no elevar la temperatura

Desde su fundaciΓ³n hace ocho aΓ±os, β€œMi ΓΊltimo beso” se propuso la tarea de salvaguardar la seguridad de los clientes, que se habΓ­a ido perdiendo conforme aumentaba la inseguridad durante la vida nocturna en MΓ©xico.

Tras el cierre econΓ³mico de marzo, abril y mayo por el nuevo coronavirus, Valente Estrada, director de la compaΓ±Γ­a, vio necesario implementar un protocolo sanitario.

Al llegar al domicilio, se mide la temperatura a los bailarines y se muestra al cliente. Se procede a hacer lo mismo con el anfitriΓ³n o anfitriones y luego se desinfecta el Γ‘rea donde se realizarΓ‘ la actuaciΓ³n.

Es entonces cuando ya puede empezar el espectΓ‘culo: contoneos, mΓΊsica alta, diversiΓ³n y erotismo, pero todo con cubrebocas y la distancia requerida.

β€œLa gente sigue teniendo temor y miedo pero el espectΓ‘culo para todos nosotros es una necesidad. Como llevamos ya aΓ±os trabajando, tenemos clientes de muchos aΓ±os y de mucha confianza (…) El show tiene que continuar, tiene que seguir… Esto es parte de nosotros desde tiempos que muchos ni nos acordamos y aquΓ­ seguiremos”, explica Estrada, agradecido con los clientes de confianza.

DiversiΓ³n para adultos y seguridad para todos

Es el caso de Ricardo Jacobo Arias, un cliente habitual desde hace tres aΓ±os que en esta ocasiΓ³n disfruta de ver bailar a las tres chicas, cuyo espectΓ‘culo contratΓ³ seguro de que la diversiΓ³n no estarΓ­a ligada al riesgo.

β€œEs un show artΓ­stico creo que hay mΓ‘s ahora la necesidad de tener el show en nuestra casa como cualquier otro servicio, porque al final de cuentas es estar encerrado y estar tanto tiempo sin contacto humano. Esto nos gusta y sabemos que es sano. AsΓ­ como hay espectΓ‘culos para niΓ±os tambiΓ©n hay espectΓ‘culos para adultos, es un rato de entretenimiento”, relata Arias.

Junto a otros dos amigos, este cliente admira el erotismo del baile de las mujeres, que dicen disfrutar de su trabajo y sentirse seguras frente al COVID-19, que acumula mΓ‘s de 880,000 contagios y 88,000 muertos en el paΓ­s.

Ellas entran a la sala y, poco a poco, cada una con su canciΓ³n, van quitΓ‘ndose la ropa mientras bailan, para terminar todas juntas ante la exaltaciΓ³n de los asistentes.

En todo momento estΓ‘n acompaΓ±adas por dos hombres de seguridad de la empresa para prevenir que no haya ningΓΊn problema con los clientes en un paΓ­s que sufre un crisis de violencia machista, con el asesinato de 10 mujeres cada dΓ­a.

β€œLos clientes suelen ser conocidos. Se cubren por estar en su casa y por eso nos gusta, porque estΓ‘n seguros y tambiΓ©n nos cuidan por parte de la agencia”, concluye VΓ‘zquez, quien muestra durante todo el espectΓ‘culo la unidad con sus compaΓ±eras y lo disciplinado que es su trabajo.

EL NUEVO DÍA

CategorΓ­as:LA NOTA DE MUNDO