LA NOTA CHAPINA

๐™ฑ๐š›๐š’๐š๐šŠ๐š๐š’๐šœ๐š๐šŠ๐šœ ๐šŠ ๐š•๐šŠ ๐šŒ๐šŠ๐šฃ๐šŠ ๐š๐šŽ ๐š•๐šŠ ๐š๐šŽ๐šœ๐š—๐šž๐š๐š›๐š’๐šŒ๐š’รณ๐š— ๐šŽ๐š— ๐š๐š’๐šŽ๐š–๐š™๐š˜๐šœ ๐š๐šŽ๐š• ๐šŒ๐š˜๐šŸ๐š’๐š-๐Ÿท๐Ÿฟ

๐Ÿ…›os casos de desnutriciรณn aguda han aumentado en un casi 100 por ciento segรบn datos del Ministerio de Salud Pรบblica y Asistencia Social (MSPAS) quien cuenta con la ayuda de las brigadas de bรบsqueda activa de casos que estรกn en todo el territorio nacional.

Porย Mariajosรฉ Espaรฑa

Isabel Lebรณn y su bebรฉ Abigail de 8 meses presenta problemas de desnutriciรณn, ellos viven en la aldea Patzutzรบn del municipio de Concepciรณn del departamento de Solola. Los brigadistas del PMA junto a personal de Salud le dan seguimiento desde que encontraron el caso. (Foto Prensa Libre: Erick รvila)Isabel Lebรณn y su bebรฉ Abigail de 8 meses presenta problemas de desnutriciรณn, ellos viven en la aldea Patzutzรบn del municipio de Concepciรณn del departamento de Solola. Los brigadistas del PMA junto a personal de Salud le dan seguimiento desde que encontraron el caso. (Foto Prensa Libre: Erick รvila)

Concepciรณn es uno de los 19 municipios que conforman el departamento de Sololรก. El quinto municipio mรกs pequeรฑo de este departamento, tiene una extensiรณn territorial de 40 kilรณmetros cuadrados y una poblaciรณn de poco mรกs de ocho mil habitantes que, en su mayorรญa, son kaqchiqueles, no goza de la misma fama que su vecino Panajachel, es difรญcil competir con el sitio turรญstico por excelencia que ofrece ser la puerta principal hacia el lago de Atitlรกn.LEE TAMBIร‰N:

Para llegar a Concepciรณn hay que recorrer 6.6 kilรณmetros desde la cabecera departamental y pasar por unos miradores que ofrecen una vista del lago envidiable para los turistas nacionales y extranjeros. Aun asรญ, este municipio no es recordado por sus paisajes, sino por un fatรญdico hecho ocurrido en octubre de 2015.

El 11 de octubre de ese aรฑo fue vapuleado y quemado el alcalde reciรฉn reelecto del lugar, Bacilio Juracรกn Lejรก, seรฑalado de ser el responsable de un ataque armado en contra de un excandidato a la alcaldรญa y su familia. Cinco aรฑos han pasado desde entonces y las escenas del fuego de aquella tarde sigue estando presente entre la poblaciรณn.

Quienes recienten mรกs estos hechos son el personal de Salud asignado al lugar, que tienen como interรฉs principal atender a la mitad de la poblaciรณn infantil que padece desnutriciรณn crรณnica. Entre comentarios dichos en voz baja para evitar ser escuchados, reconocen que les toca trabajar en un รกrea de alta conflictividad.

Deben acercarse sigilosamente a los hogares donde saben que hay niรฑos con problemas de nutriciรณn. Saben que deben llamar a la puerta una, dos, tres y hasta cuatro veces en diferentes ocasiones para ser atendidos, mientras alguien les dice que no hay niรฑos en la casa o que mamรก saliรณ para evitar que sean evaluados.

Esta desconfianza creciรณ aรบn mรกs con el coronavirus, โ€œcreen que nosotros les vamos a llevar el virusโ€, dice una de las enfermeras del Centro de Atenciรณn Primaria (CAP) de Concepciรณn mientras es acompaรฑada por personal contratado por el Programa Mundial de Alimentos (PMA) para ubicar a niรฑos con desnutriciรณn.

Este es uno de los escenarios mรกs repetitivos a los que se enfrentan las diferentes brigadas para la bรบsqueda activa de casos de desnutriciรณn que desde julio recorren todo el territorio nacional para establecer cuรกnto ha afectado la pandemia al estado nutricional de los niรฑos.

No es difรญcil adivinarlo, cientos de miles de personas se quedaron sin trabajo y sin ingresos, no hay alimentos para llevar a casa y los niรฑos se quedan sin recibir los nutrientes necesarios para su desarrollo.

Es por esto, que miles de brigadistas salieron para recorres valles y montaรฑas, ir de caserรญo en caserรญo para evaluar a los niรฑos y darles la asistencia alimentaria a quienes lo necesiten. Actualmente hay 1 mil 126 brigadas activas en todo el territorio, de estas 924 son institucionales y 142 son brigadas cooperantes organizadas y contratados por organizaciones como PMA, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y la Organizaciรณn Panamericana de la Salud (OPS).

Marlon Figueroa, nutricionista del Sistema Integral de Atenciรณn en Salud (SIAS) del MSPAS explica que el modelo brigadista iniciรณ el aรฑo pasado en Alta Verapaz como plan piloto y fueron implementados este aรฑo tras declararse la pandemia en el paรญs para poder detectar y atender a tiempo a los niรฑos con desnutriciรณn.

Algunas brigadas iniciaron en julio y otras, como las asignadas a los territorios del departamento de Guatemala y Sacatepรฉquez no han podido empezar con las visitas debido a los altos nรบmeros de contagio de covid-19.

Aunque las brigadas estรกn presentes en los 22 departamentos, priorizaron a 1 mil 903 comunidades con altos รญndices de pobreza, alta prevalencia a casos de desnutriciรณn aguda y poco acceso a los servicios de salud.

En el caso de Huehuetenango, explica Figueroa, por ser un departamento tan grande fue dividido en 33 distritos y los cooperantes contrataron a una nutricionista por distrito. El principal criterio del centro de salud para elegir a las comunidades era visitar a las que mรกs lejos estaban y, por ende, tienen menos acceso a los servicios de salud.

Aunque cada brigada cuenta con un picop, hay veces en que el personal debe caminar hasta cuatro horas para poder llegar a las casas.

Ese tambiรฉn fue uno de los criterios utilizados en Concepciรณn, que pese a quedar tan cerca de la cabecera departamental, hay comunidades que estรกn en las montaรฑas y que solo reciben atenciรณn mรฉdica cuando el personal llega a sus hogares.

Es por esto que las brigadas tambiรฉn han sido el brazo derecho de los trabajadores de Salud para lograr abarcar con la cobertura que en otros momentos no se puede cubrir. Cada brigada la conforman un nutricionista, un auxiliar de enfermerรญa, una o dos trabajadoras sociales del รกrea que ayudan a la madre y un piloto encargado del traslado del equipo.

Concepciรณn, es un municipio del departamento de Sololรก que presenta a la mitad de sus niรฑos menores de edad con desnutriciรณn crรณnica. Este aรฑo, han detectado cuatro casos nuevos de desnutriciรณn aguda. (Foto Prensa Libre: Erick รvila)

Casos detectados

Debido al distanciamiento social exigido para evitar contagios de covid-19, las brigadas han tenido que implementar formas para que las visitas sean lo mรกs breves posibles y asรญ no poner en riesgo la salud de las familias. En la primera visita se toma la circunferencia media del brazo (CMB) del niรฑo menor de 5 aรฑos que debe medir como mรญnimo 13 centรญmetros.

Si el CMB es menor, el niรฑo cayรณ en un cuadro de desnutriciรณn aguda moderada, Nelly Ajcalรณn, nutricionista encargada del รกrea de Concepciรณn explica que al detectarse un caso se le brinda al niรฑo vitamina A, รกcido fรณlico, zinc y alimentos terapรฉuticos listos para consumir (ATLC).

Si se trata de un caso de desnutriciรณn aguda moderada, se hace una segunda vista en 15 dรญas para monitorear que haya tenido una ganancia de 8 onzas. En caso el niรฑo tenga desnutriciรณn aguda severa, la visita se hace en ocho dรญas para establecer si se dio una ganancia de 4 onzas.

โ€œSi durante ese tiempo el bebรฉ no sube de peso, se le da asesorรญa a la madre para averiguar si no ha tenido diarreico, gripe o una infecciรณn en la garganta que provoca que no quieran comer por la molestiaโ€, dice Ajcalรณn quien menciona que en estos casos los niรฑos son trasladados al Centro de Recuperaciรณn Nutricional mรกs cercano.

Ajcalรณn explica que la primera comunidad que visitaron fue en Nahualรก debido a que aprovecharon el estado de Sitio decretado por el Ejecutivo el 30 de mayo.

Hasta el 19 de octubre, la Secretarรญa de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesan) tenรญa 111 mil 892 menores de cinco aรฑos evaluados, de los cuales 617 presentan desnutriciรณn aguda. Esto representa el 0.65%, un porcentaje menor a lo esperado en relaciรณn con la poblaciรณn en referencia que es el 2.3% segรบn la Organizaciรณn Mundial de la Salud (OMS), segรบn expresรณ la jefa de la Sesan, Maritza Mรฉndez.

El analista en salud pรบblica, Adriรกn Chรกvez, indicรณ que, aunque el nรบmero de niรฑos que presentan seรฑales de desnutriciรณn pareciera bajo segรบn lo informado, โ€œa la fecha estas brigadas han llegado a comunidades especรญficas ubicadas en el 16% de municipios, lo que hace pensar que la cantidad de niรฑos con desnutriciรณn podrรญa en realidad ser mucho mayorโ€, agregรณ.

Marlon Figueroa coincide con lo anterior, ya que de 27 mil comunidades que hay en el paรญs, las brigadas estรกn visitando a casi 2 mil. Ademรกs, aรบn no han iniciado las brigadas en Sacatepรฉquez y Guatemala, departamentos con mayor nรบmero de poblaciรณn.

โ€œCreemos que el dato va a aumentar porque y se verรก mรกs reflejada la situaciรณn de quienes perdieron su empleo y en el estado nutricional del niรฑo. Nosotros hemos reportado aproximadamente 12 mil casos de desnutriciรณn aguda anualmente pero este aรฑo llevamos mรกs de 20 mil casos, un aumento del casi 100 por cientoโ€, explica Figueroa

El Sistema de Informaciรณn Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Siinsa), reportรณ hasta el 22 de octubre 21 mil 17 casos y 13 muertes. Pero Figueroa explica que esto no quiere decir que sean 21 mil niรฑos con desnutriciรณn aguda, ya que, si un menor se recuperรณ y vuelve a caer en un cuadro de desnutriciรณn, se cuenta como un caso nuevo.

Algunas brigadas finalizan con su trabajo en octubre y otras continรบan hasta diciembre, dejando un vacรญo en los centros de atenciรณn comunitarios Creemos que el dato va a aumentar porque y se verรก mรกs reflejado la situaciรณn de quienes perdieron su empleo y esto se verรก reflejado en el estado nutricional del niรฑo donde los trabajadores de salud mencionan que no logran darse abasto para atender todo su territorio, reconociendo que la estabilidad nutricional de un niรฑo que ha caรญdo en desnutriciรณn es frรกgil y se le debe dar seguimiento continuo.

โ€œHay que recordar que uno de los efectos colaterales de la pandemia es el desempleo, lo que puede comprometer la economรญa de las familias y poner en riesgo el acceso y disponibilidad de alimentos saludables. Se requiere una vigilancia continua y que el ministerio de Salud coordine acciones integrales con otros ministerios, caso contrario se seguirรก atendiendo los efectos y no las causasโ€, agregรณ Chรกvez.

Hasta el 30 de septiembre las entidades que conforman el Plan Operativo de Seguridad Alimentaria y Nutricional habรญan ejecutado el 68.3 por ciento de un presupuesto de Q5 mil 195 millones 140 mil 169, siendo el Instituto de Fomento Municipal (Infom) y el Ministerio de Economรญa (Mineco) los que menos han ejecutado con 29 y 30 por ciento respectivamente.

Conflictividad, mala alimentaciรณn y machismo

Uno de los retos mรกs grandes que han tenido las brigadas que trabajan en Concepciรณn, es enfrentarse a la renuencia de las familias por querer ser atendidas por el personal de Salud. Esto se alimenta a la desconfianza que tienen hacia sus autoridades y al miedo generado tras la pandemia del covid-19. Concepciรณn, que es un municipio descrito con una poblaciรณn 100 por ciento maya kaqchikel, es tambiรฉn una comunidad en la que el 53 por ciento estรก formada por mujeres.

El 38 por ciento de las mujeres tuvo a su primer hijo entre los 15 y 19 aรฑos. Segรบn el Instituto Nacional de Estadรญstica (INE), la mitad de su poblaciรณn (49.6%) son niรฑos entre los 0 y 17 aรฑos. Pero segรบn datos del Centro de Atenciรณn Primaria, la mitad de estos niรฑos tiene desnutriciรณn crรณnica, aunque en el municipio solo se han detectado cinco casos de desnutriciรณn aguda en este aรฑo.

Aunque segรบn la Municipalidad de Concepciรณn en su Polรญtica Pรบblica para la Prevenciรณn de la Violencia y el Delito 2019-2020, los principales focos de conflicto en el lugar es el acceso al agua, el alcoholismo y los robos, las mujeres suman una problemรกtica mรกs que es el machismo.

Esto ha sido bastante observado por los brigadistas al llegar a los hogares. Uno de los casos a los que el centro de salud le da seguimiento es a la familia X* quien vive a unos 600 metros del CAP, en una casa de tres niveles que se mantiene en trabajos de construcciรณn y tiene un estilo parecido a las casas de las remesas. J tiene seis meses, pesa siete libras con ocho onzas y naciรณ con sรญndrome de down. Su madre, que tiene mรกs de 35 aรฑos es la segunda pareja de su esposo, la primera fue vรญctima de una muerte materna. Segรบn los enfermeros del lugar, el seรฑor -quien tiene negocios en la capital- no quiso que recibiera sus controles prenatales y no la dejaba salir, ella iba a dar a luz a su tercer hijo pero nunca sintiรณ los dolores de parto y muriรณ junto a su bebรฉ.

Brigadistas del PMA junto con personal del centro de salud de Concepciรณn, en Sololรก atienden a una niรฑa que naciรณ con bajo peso y monitorean que no caiga en desnutriciรณn. (Foto Prensa Libre: Erick รvila)

La mamรก de J conociรณ a su esposo en la capital, dio a luz en el Hospital Roosevelt y se trasladรณ a Concepciรณn para criar a su hija, pero con recelo ha recibido las visitas de las brigadistas. Esta era la cuarta ocasiรณn que la buscaban y โ€œpor suerteโ€, dice el personal de Salud, accediรณ a que vieran a su hija. En un limitado espaรฑol, la mamรก de J explicรณ que no querรญa que la atendieran a porque tenรญa miedo que por el covid-19 se la quitaran diciรฉndole que tenรญa que estar en cuarentena.

Mientras escuchaba que le hacรญa falta ponerle una vacuna a su bebรฉ, ya no quiso hablar por advertencias de su esposo.

โ€œNos lleva un poco de tiempo convencerlos tambiรฉn de que nosotros no llevamos el virus, no atendemos pacientes covid-19 como ellos piensan. Nos dicen mucho ustedes atienden muchos pacientes enfermos y luego vienen con nosotros a contaminarlos. Con la vacuna tambiรฉn nos cuesta porque creen que la vacuna lleva el virusโ€, contรณ Brigida Macario, jefa de enfermeras.

Macario explicรณ que en la cabecera municipal la gente se resiste mรกs a ser atendidos por el centro de Salud y pesar de estar en un casco urbano, hay muchos casos de desnutriciรณn crรณnica debido a la mala alimentaciรณn. โ€œLa poblaciรณn de Concepciรณn produce sus propias verduras, pero todo lo venden y lo que compran es comida chatarra. Muchas familias estรกn mal acostumbrados a consumir golosinas y gaseosas todos los dรญas. Hemos visto a seรฑoras que en la pacha de sus hijos tienen gaseosa y eso ha afectado la buena alimentaciรณn, por eso hay mucho retardo de crecimiento en los niรฑosโ€.

La pandemia los dejรณ sin comida

A pesar de pertenecer a Concepciรณn, la aldea de Patzutzรบn estรก montaรฑa arriba tomando el camino que lleva hacia Los Encuentros. En una casa de adobe vive la familia Balam Xiap.

La responsabilidad que lleva sobre sus hombros hace que Carolina no aparente tener 22 aรฑos. Tiene una hija de tres aรฑos y William que tiene 1 aรฑos y dos meses. Su esposo se dedica a la agricultura y ella, junto a su suegra, hacen tejidos. Cada semana viajan al mercado de Sololรก a comprar hilos y sus tejidos los venden en su propia comunidad. Pero desde marzo, su esposo se quedรณ sin trabajo y ellas ya no pudieron regresar al mercado que permaneciรณ cerrado por cinco meses. Carolina logrรณ hacerse de media docena de pollos que logra venderlos a Q50 cada uno aproximadamente y 50 centavos los huevos.

โ€œAntes sรญ iba al mercado porque no habรญa enfermedad, pero ahora no salgo. A veces pasaba un carro con verduras o iba a la tienda a comprar algoโ€, dice.

Carolina contรณ que no recibieron ningรบn tipo de ayuda por la municipalidad y no pudieron ser beneficiados con el bono familia ya que no cuentan con servicio de energรญa elรฉctrica. La venta de los pollos y los huevos no fue suficiente para lograr comprar los alimentos necesarios. Durante varias semanas comieron frijoles y maรญz, pero en cuestiรณn de meses, su hijo mรกs pequeรฑo cayรณ en desnutriciรณn. Fue detectado por las brigadas el 10 de septiembre quienes le dieron de inmediato los nutrientes para que subiera de peso.

En 15 dรญas, William logrรณ recuperarse, aunque todavรญa estรก en riesgo de volver a caer en desnutriciรณn si su familia vuelve a pasar por un perรญodo de cero ingresos econรณmicos. Al preguntarle si siente si su hijo ha mejorado, menciona que sรญ โ€œpesa mรกs cuando lo cargoโ€.

Carolina Balam Xiap carga a su hijo, Williams de 1 aรฑo y 2 meses quien presenta problemas de desnutriciรณn. Ellos viven en la aldea Patzutzรบn y son atendidos por las brigadas del PMA. (Foto Prensa Libre: Erick รvila)

Embarazo de alto riesgo

A pocos metros de donde vive Carolina, hay un callejรณn hecho de milpa que conduce a la casa nรบmero 57, se trata de la familia Xiap Lebรณn que vive a la vuelta del puesto de Salud. Isabel tiene 40 aรฑos, habla muy poco espaรฑol y su caso es seguido de cerca los encargados de salud.

Isabel tuvo a su primer hijo a los 19 aรฑos, ahora รฉl tiene 21 aรฑos y le siguen ocho hermanitos mรกs de 21, 19, 17, 15, 13, 11, 9 y 6 aรฑos que pudieron estudiar hasta el sexto grado de primaria. La mรกs pequeรฑa es una bebรฉ de 8 meses que se llama Abigail.

En febrero, los encargados de Salud la visitaron y notaron que tenรญa una panza de embarazo. Ella habรญa perdido la cuenta de desde hace cuรกnto tiempo no tenรญa la menstruaciรณn y, por la ausencia de esta, pensรณ que ya estaba en la menopausia. Sin embargo, al ser evaluad, los enfermeros se dieron cuenta que estaba embarazada y la llevaron al centro de salud en Concepciรณn. Tras un ultrasonido, se dieron cuenta que ya estaba al tรฉrmino de su embarazo y tuvieron que practicarle una cesรกrea. Debido a las condiciones de su nacimiento, Abigail naciรณ con bajo peso. Poco mรกs de un mes de haber nacido, fue declarada la pandemia en el paรญs y el padre de la familia y los hijos mayores que se dedican a la agricultura, se quedaron sin trabajo. Las mujeres se dedican al tejido y, como le pasรณ a Carolina, se quedaron sin poder comprar para hacer trajes para vender.

A pesar de haber logrado ser beneficiarios del bono familia, el pago de Q1 mil no alcanzรณ para alimentar a los nueve hijos y durante los cinco meses en que nadie tuvo trabajo, los alimentos empezaron a escasear bastante rรกpido. Isabel cuenta que hubo momentos en que ella solo comรญa tortilla y esto afectรณ directamente a la alimentaciรณn de su hija que cayรณ en desnutriciรณn. Abigail tambiรฉn fue detectada por las brigadas el 11 de septiembre y 15 dรญas despuรฉs habรญa empezado a recuperar su peso.

Aunque todavรญa no tienen trabajo, los niรฑos se dedican a vender leรฑa para poder tener ingresos.

La familia Lebรณn la integran padre, madre y nueve hijos. La mรกs pequeรฑa es Abigail, tiene ocho aรฑos y cayรณ en desnutriciรณn debido a que su familia se quedรณ sin trabajo tras la emergencia provocada por la pandemia. (Foto Prensa Libre: Erick รvila)

PRENSA LIBRE

Categorรญas:LA NOTA CHAPINA