LA NOTA DE MUNDO

๐™ฒ๐šžรก๐š—๐š๐šŠ ๐š๐šŽ๐š—๐š๐šŽ ๐šœ๐šŽ ๐š—๐šŽ๐šŒ๐šŽ๐šœ๐š’๐š๐šŠ ๐šš๐šž๐šŽ ๐šœ๐šŠ๐š•๐š๐šŠ ๐šŠ ๐š™๐š›๐š˜๐š๐šŽ๐šœ๐š๐šŠ๐š› ๐š™๐šŠ๐š›๐šŠ ๐š๐šŽ๐š›๐š›๐š˜๐šŒ๐šŠ๐š› ๐šŠ ๐šž๐š— ๐š๐š˜๐š‹๐š’๐šŽ๐š›๐š—๐š˜ (๐šœ๐šŽ๐šรบ๐š— ๐š•๐šŠ ๐šŒ๐š’๐šŽ๐š—๐šŒ๐š’๐šŠ)

La lucha de los sindicatos agrupados en Solidaridad en Polonia en la dรฉcada de 1980; el movimiento anti-apartheid en Sudรกfrica; el derrocamiento del presidente serbio Slobodan Milosevic; la Revoluciรณn del Jazmรญn que forzรณ la salida del presidente tunecino Zine al-Abidine Ben Ali y desencadenรณ la Primavera รrabeโ€ฆ

Porย BBC News Mundo

Las protestas no violentas tienen mรกs posibilidades de รฉxito.Las protestas no violentas tienen mรกs posibilidades de รฉxito.

Todos estos son ejemplos de movimientos populares que culminaron con un cambio polรญtico sustancial.

Y el รบltimo en ser noticia estรก en Bielorrusia, donde decenas de miles de personas han salido a las calles en las รบltimas semanas tras unas polรฉmicas elecciones en las que el presidente Alexander Lukashenko se adjudicรณ la victoria.

Las autoridades han reaccionado con brutalidad: muchos manifestantes han sido arrestados y hay numerosas denuncias de torturas a manos de la policรญa.

Protestas en Bielorrusia
Las protestas en Bielorrusia han movilizado a mucha gente. ยฟEn cantidades suficientes?

A pesar de esto, sin embargo, el movimiento de momento se ha mantenido fundamentalmente pacรญfico.

Pero, ยฟcuรกn probable es que tenga รฉxito?

Lecciones de la historia

Una buena forma de evaluarlo es mirando la historia.

Que es lo que ha hecho la politรณloga de Harvard Erica Chenoweth.

La profesora Chenoweth ha centrado su trabajo sobre todo en protestas contra dictaduras, no democracias.

A diferencia de los demรณcratas, los dictadores no pueden ser destituidos mediante el voto popular. En una democracia, si una polรญtica es impopular, otros polรญticos pueden ser elegidos con la promesa de abolirla. No existe tal mecanismo en una dictadura.

Erica Chenoweth
La politรณloga de Harvard Erica Chenoweth ha estudiado la efectividad de las protestas.

Estas definiciones, sin embargo, son a menudo cuestionadas. ยฟDรณnde estรก la frontera entre democracia y dictadura? A menudo, de hecho, hay todo un espectro: un sistema polรญtico puede ser mรกs o menos democrรกtico.

Y tambiรฉn estรก el problema de cรณmo se clasifica la violencia y la no violencia.

ยฟLos ataques a la propiedad deben considerarse โ€œviolentosโ€? ยฟQuรฉ pasa con las personas que gritan insultos racistas pero sin agresiรณn fรญsica? ยฟQuรฉ pasa con los actos de autosacrificio, como la autoinmolaciรณn o las huelgas de hambre? ยฟSon violentos?

Las ventajas de la no violencia

A pesar de estas dificultades de categorizaciรณn, existen algunas formas de protesta que son claramente no violentas y otras que son claramente violentas.

El asesinato es claramente violento. Las manifestaciones pacรญficas, las peticiones, los carteles, las huelgas y los boicots, las sentadas y las huelgas no son violentas.

De hecho, segรบn una clasificaciรณn bien conocida, existen 198 formas de protesta no violenta.

Y al analizar cada movimiento de protesta sobre el que habรญa datos suficientes, desde 1900 hasta 2006, Erica Chenoweth y Maria Stephan llegaron a la conclusiรณn de que un movimiento tenรญa el doble de probabilidades de รฉxito si no era violento.

La siguiente pregunta entonces es: ยฟpor quรฉ?

La respuesta parece ser que la violencia reduce la base de apoyo de un movimiento, mientras que mucha mรกs gente se une activamente a las protestas no violentas.

Protestas en Bielorrusia
La no violencia atrae a mucha mรกs gente a las manifestaciones.

La no violencia es generalmente de menor riesgo, requiere menos capacidad fรญsica y ningรบn entrenamiento avanzado.

Y, por lo general, tambiรฉn requiere menos tiempo.

Por todas estas razones, los movimientos no violentos tienen mayores tasas de participaciรณn de mujeres, niรฑos, ancianos y personas con discapacidad.

Pero, ยฟpor quรฉ importa esto?

Bueno, tomemos la llamada Revoluciรณn Bulldozer contra Slobodan Milosevic. Cuando los soldados fueron entrevistados sobre por quรฉ nunca apuntaron con sus armas a los manifestantes, explicaron que conocรญan a algunos de ellos. Se mostraban reacios a disparar contra una multitud que contenรญa a sus primos, amigos o vecinos.

El 3,5%

Obviamente, cuanto mayor sea el movimiento, mรกs probable es que los miembros de la policรญa y las fuerzas de seguridad conozcan a algunos de sus participantes.

Y Erica Chenoweth ha dado una cifra muy precisa de cuรกn grande debe ser una manifestaciรณn antes de que su รฉxito sea casi inevitable: esa cifra es el 3,5% de la poblaciรณn.

Puede parecer un nรบmero pequeรฑo, pero no lo es.

La poblaciรณn de Bielorrusia, por ejemplo, es de poco mรกs de nueve millones, por lo que el 3,5% supera los 300.000. Y se estima que en las grandes manifestaciones en la capital, Minsk, participaron decenas de miles, quizรกs hasta 100.000 (aunque la agencia Associated Press una vez las estimรณ en 200.000).

La regla del 3,5% tampoco es estricta.

Muchos movimientos tienen รฉxito con tasas de participaciรณn mรกs bajas que esta, y uno o dos fracasan a pesar de contar con el apoyo de las masas: el levantamiento de Bahrรฉin de 2011 es uno de esos ejemplos que cita Chenoweth.

Menos efectivas

Los datos originales de Chenoweth llegan hasta 2006, pero la acadรฉmica acaba de completar un nuevo estudio que examina los movimientos de protesta mรกs recientes.

Y aunque sus รบltimos hallazgos generalmente refuerzan la investigaciรณn inicial, que muestra que la no violencia es mรกs efectiva que la violencia, tambiรฉn ha identificado dos nuevas tendencias interesantes.

La primera es que la resistencia no violenta se ha convertido, con mucho, en el mรฉtodo de lucha mรกs comรบn en todo el mundo, mucho mรกs que la insurrecciรณn armada o la lucha armada.

De hecho, entre 2010 y 2019 hubo mรกs levantamientos no violentos en el mundo que en cualquier otra dรฉcada de la historia registrada.

Argelia
Las protestas de Argelia en 2019 obligaron a dimitir al presidente Bouteflika.

La segunda tendencia es que la tasa de รฉxito de las protestas ha disminuido.

Ha caรญdo drรกsticamente en lo que se refiere movimientos violentos: actualmente alrededor de nueve de cada diez movimientos violentos fracasan, dice Chenoweth.

Pero la protesta no violenta tambiรฉn tiene menos รฉxito de lo que solรญa.

Antes, alrededor de una de cada dos campaรฑas no violentas tenรญa รฉxito; ahora es alrededor de una de cada tres.

Aunque, por supuesto, tambiรฉn se han producido algunos รฉxitos desde 2006.

Por ejemplo, el presidente sudanรฉs Omar al-Bashir fue depuesto en 2019. Y unas semanas mรกs tarde, el malestar popular obligรณ a dimitir al presidente argelino, Abdelaziz Bouteflika.

Pero estas salidas son cada vez mรกs raras.

ยฟPor quรฉ? Bueno, podrรญa haber muchas explicaciones, pero una parecerรญa ser el impacto de doble filo de las redes sociales y la revoluciรณn digital.

Durante unos aรฑos, parecรญa que Internet y el auge de las redes sociales habรญan proporcionado a los organizadores de protestas una nueva y poderosa herramienta, facilitando la transmisiรณn de informaciรณn de todo tipo: por ejemplo, dรณnde y cuรกndo reunirse para la prรณxima marcha.

Pero los regรญmenes despรณticos ahora han encontrado formas de darle la vuelta a esa arma y de usarla contra sus oponentes.

Policรญa en Bielorrusia
Los gobiernos despรณticos tambiรฉn utilizan la tecnologรญa.

โ€œLa organizaciรณn digital es muy vulnerable a la vigilancia y la infiltraciรณnโ€, dice Erica Chenoweth.

Y los gobiernos tambiรฉn pueden utilizar las redes sociales para hacer propaganda y para difundir desinformaciรณn.

Lo que nos lleva de regreso a Bielorrusia, donde los telรฉfonos de los manifestantes detenidos son examinados de forma rutinaria para establecer si siguen los canales de la oposiciรณn en la aplicaciรณn de mensajerรญa Telegram.

Cuando las personas que manejan estos canales han sido arrestadas, Telegram se ha apresurado a cerrar sus cuentas con la esperanza de hacerlo antes de que la policรญa haya podido verificar la lista de seguidores.

ยฟPodrรก el presidente Alexander Lukashenko aferrarse al cargo? ยฟRealmente conseguirรก sobrevivir ahora que estรก tan claro que existe una oposiciรณn tan generalizada a su gobierno?

Tal vez no. Pero si la historia sirve de guรญa, esย demasiado pronto para descartarlo.

PRENSA LIBRE

Categorรญas:LA NOTA DE MUNDO