LA NOTA DE MUNDO

๐™ฒ๐™พ๐š…๐™ธ๐™ณ-๐Ÿท๐Ÿฟ: ยฟ๐šš๐šžรฉ ๐š‘๐šŠ ๐š‘๐šŽ๐šŒ๐š‘๐š˜ ๐™ฐ๐š–รฉ๐š›๐š’๐šŒ๐šŠ ๐™ป๐šŠ๐š๐š’๐š—๐šŠ ๐š™๐šŠ๐š›๐šŠ ๐šŽ๐šŸ๐š’๐š๐šŠ๐š› ๐š–รก๐šœ ๐š๐šŽ๐š–๐š’๐š—๐š’๐šŒ๐š’๐š๐š’๐š˜๐šœ?

COVI

MUNDEn Alemania, Espaรฑa o Amรฉrica Latina, la pandemia de la violencia de gรฉnero y su extremo, los feminicidios, ya precedรญan a la del COVID-19. ยฟCรณmo se ha enfrentado hasta ahora esta “otra pandemia”?

ย ย ย ย 
Mexiko Stadt | Coronavirus | Frau mit Mundschutz (picture-alliance/AP Photos/R. Blackwell)

Cada dรญa, en Alemania, una mujer sufre un intento de asesinato por parte de su pareja o expareja. Cada tres dรญas, lamentablemente, mรกs de un agresor lo consigue. El problema se conoce desde mucho antes de esta pandemia de coronavirus. Pero “no se estรก haciendo lo suficiente”ย para proteger la vida de estas mujeres, afirmaba un reporte de la cadena pรบblica MDR en junio pasado.

ยฟQuรฉ deberรญa hacerse, ademรกs de reforzar lรญneas de ayuda y servicios de asesorรญa y refugio que ya existen, aunque insuficientes? En Alemania, como en la mayorรญa de los paรญses europeos, falta prevenciรณn sistemรกtica y efectiva a nivel nacional, alertan expertas como la sociรณloga Monika Schrรถttle, coordinadora del European Observatory on Femicide (EOF).

Segรบn el EOF, la violencia contra las mujeres ha aumentado en todo el mundo en tiempos de confinamiento. Hay paรญses donde los casos han llegado a triplicarse. En Alemania, algunos polรญticos localesย corrieron a alistar plazas de refugio temporal adicionales, por ejemplo, en hoteles vacรญos.

Pandemia antes de la pandemia

Ya desde antes de la pandemia, esta potencia europeaย apenas disponรญa de datos sobre feminicidios que no fuesen cometidos por parejas o exparejas, asรญ como de asesinatos de mujeres trans o trabajadoras sexuales. Falta, por tanto, informaciรณn. Falta una red y mecanismos de prevenciรณn del delito, para identificar y dar seguimiento a casos de alto riesgo. Y faltan proyectos vecinales, o en instituciones educativas, enumeran Schrรถttle y otras estudiosas y activistas a la prensa local.

Ya desde antes de la pandemia, Alemania apenas disponรญa de datos sobre feminicidios que no fuesen cometidos por parejas o exparejas.Ya desde antes de la pandemia, Alemania apenas disponรญa de datos sobre feminicidios que no fuesen cometidos por parejas o exparejas

En Espaรฑa, el observatorio y portal de informaciรณn y periodismo de datos con perspectiva de gรฉneroย feminicidios.netย ha registrado ya 51 “feminicidios y otros asesinatos de mujeres”ย este 2020. De ellos, 42 en el primer semestre. En 2019, los casos ascendieron en total a 99. El observatorio incluye “feminicidios รญntimos”, “familiares”, “infantiles”, “por prostituciรณn”, “por robo”ย y “por violencia comunitaria”, ademรกs de casos “sin datos suficientes”.

Pero, “al menos en Espaรฑa, unย problema precisamente son los datos de personas fallecidas durante estaย pandemia. Y en el cribado de esos datos tenemos que incluir los queย corresponden a feminicidios. El gobierno no estรก siendo todo loย claro que deberรญa. Precisamente uno de los problemas importantes es cรณmoย se cuentan las muertes ocurridas durante estos meses. Eso estรก siendoย objeto de polรฉmica”, comenta a DW Chaime Marcuello, uno de los coordinadores del EOF en el paรญs.

Al otro lado del Atlรกntico, entretanto, “aรบn no tenemos datos sistematizados sobre el impacto de la pandemia y las medidas de confinamiento en los femicidios o feminicidios, que nos permitan llegar a conclusiones sobre tendencias o hacer comparaciones regionales”, explica a DW Yeliz Osman, de la oficina regional de ONU Mujeres para Amรฉrica Latina y el Caribe.

“Lo que sรญย sabemos es que las cifras ya eran de niveles pandรฉmicos antes de la crisis porque el problema de la violencia contra las mujeres no es debido a COVID-19, sino por la desigualdad y discriminaciรณn de gรฉnero, asรญ como las masculinidades nocivas aรบn vigentes en nuestras sociedades”, insiste la experta.

Los รบltimos datos que registra el Observatorio de Igualdad de Gรฉnero de la CEPAL se remontan a 2018 o, incluso, 2017.Los รบltimos datos que registra el Observatorio de Igualdad de Gรฉnero de la CEPAL se remontan a 2018 o, incluso, 2017.

Mรฉxico: recortes, pese a mรกs feminicidios

En el caso concreto de Mรฉxico, sin embargo, sรญ hay datos que apuntan a un incremento en los feminicidios, confirman Osman y sus colegas de ONU Mujeres Mรฉxico, apoyados en datos del Sistema Nacional de Seguridad Pรบblica. 1.932 mujeres han sido asesinadas entre enero y junio de 2020 -mรกs de 10 cada dรญa, o una cada menos de 2 horas y media-, si se suman presuntas vรญctimas de homicidios dolosos y feminicidios. Y esto representa un aumento de casi un 5% respecto a las 1.842 vรญctimas de ese mismo perรญodo en 2019.

En este marco, el nรบmero especรญfico de presuntas vรญctimas de feminicidio aumentรณ en un 9.2%: pasรณ de 448 de enero a junio de 2019, a 489 en igual perรญodo de 2020, confirma ONU Mujeres, de acuerdo con los datos oficiales mexicanos. Vale aclarar que, en Mรฉxico, la tipificaciรณn del delito de feminicidio incluye “privar de la vida a una mujer, por razones de gรฉnero”, independientemente de la relaciรณn de la vรญctima con su agresor.

No obstante, el presidente Andrรฉs Manuel Lรณpez Obrador ha minimizado estasโ€‚cifras. “Las mujeres mexicanas nunca han estado tan protegidas como ahora”, ha dicho AMLO a periodistas, mientras el Instituto Nacional de las Mujeres enfrenta un recorte del 75%โ€‚de su presupuesto y se habla de retirar la financiaciรณn a los refugios de mujeres gestionados por ONG, como parte del programa de austeridad del Gobierno frente a la pandemia.

Confinadas con su agresor

Obviamente, la pandemia ha generado “riesgos adicionales para mujeres vรญctimas-sobrevivientes de violencia de gรฉnero”, reconoce la experta de ONU Mujeres. Servicios esenciales de justicia, salud y servicios sociales han sido interrumpidos. Y el hecho de que las autoridades se concentren en hacer frente a la crisisย y hacer cumplir medidas de distanciamiento social, “puede generar mayor impunidad para los perpetradores y, al mismo tiempo, puede resultar en unย aumento en la severidad y en la frecuencia de la violencia contra las mujeres”, advierte.

Esta es, justamente, una de las conclusiones a las que ha llegadoย “La pandemia invisible”, una investigaciรณn colaborativa y trasnacional, en 21 paรญses de habla hispana y Brasil, con apoyo de medios de Nicaragua (La Lupa), Mรฉxico (Expediente Polรญtico), EE. UU. (Te lo cuento News), Guatemala (La Cuerda), Venezuela (La Tribuna de Todos) y El Salvador (La Brรบjula): quedarse en casa no solo aumentรณ el riesgo de sufrir violencia, sino que se expresรณ en “un incremento de los niveles de crueldad y letalidad por parte del agresor contra las mujeres”.

Enโ€‚Perรบ,โ€‚duranteโ€‚losโ€‚dosโ€‚primerosโ€‚mesesโ€‚de cuarentenaโ€‚nacional, decretada el16โ€‚deโ€‚marzo,โ€‚seโ€‚registraronโ€‚12โ€‚feminicidiosโ€‚yโ€‚26โ€‚tentativas de feminicidio,โ€‚segรบn laโ€‚Defensorรญaโ€‚delโ€‚Pueblo. Sin embargo, duranteโ€‚losโ€‚tresโ€‚mesesโ€‚yโ€‚medioโ€‚que durรณ la cuarentena, hasta elโ€‚30โ€‚deโ€‚junio, 915โ€‚mujeres desaparecieron. Un dato significativo si se toma en cuenta que Perรบ registrรณโ€‚166โ€‚feminicidios enโ€‚2019, yโ€‚unaโ€‚dรฉcimaโ€‚parteโ€‚deโ€‚ellosโ€‚fueronโ€‚primero catalogadosโ€‚comoโ€‚desapariciones.

En Argentina, 92โ€‚mujeresโ€‚fueronโ€‚asesinadas en cuatro meses de confinamiento desde el 20 de marzo, reportaโ€‚elโ€‚observatorioโ€‚Laโ€‚Casaโ€‚delโ€‚Encuentro. En Paraguay, en loโ€‚queโ€‚vaโ€‚deโ€‚aรฑo,โ€‚elโ€‚Observatorioโ€‚delโ€‚Ministerioโ€‚deโ€‚laโ€‚Mujer haโ€‚registradoโ€‚16โ€‚feminicidios,โ€‚aunqueโ€‚laโ€‚Fiscalรญaโ€‚contabiliza,โ€‚hastaโ€‚laโ€‚segundaโ€‚semanaโ€‚deโ€‚julio,โ€‚18โ€‚causasโ€‚deโ€‚feminicidios yโ€‚unโ€‚totalโ€‚deโ€‚21โ€‚vรญctimas.

Boliviaย cerrรณ elโ€‚primerโ€‚semestre del aรฑoย conโ€‚59โ€‚feminicidios, luego de que lasโ€‚mujeresโ€‚permanecieranโ€‚alโ€‚menosโ€‚tresโ€‚de esos meses enโ€‚susโ€‚hogaresโ€‚porโ€‚laโ€‚cuarentena. Laโ€‚cifraโ€‚fue menorโ€‚queโ€‚laโ€‚registradaโ€‚enโ€‚similarโ€‚perรญodoโ€‚deโ€‚2019,โ€‚cuando estos asesinatos de mujeres llegaron a 65, un tope que ya se ha alcanzado, sin embargo, en este mes de julio, segรบn registros de la Fiscalรญa.

Encerradas con el agresor: violencia de gรฉnero en Bolivia

Una parte importante de estos feminicidios, en las condiciones de aislamiento, ha ocurrido a manos de familiares, parejas o personas cercanas, convivientes con las mujeres. “Se ha continuado verificando que los hogares son o pueden ser un lugar inseguro”ย para ellas; que son necesarias polรญticas especรญficas para afrontar, como problema pรบblico, la violencia contra las mujeres, los niรฑos y las niรฑas en los hogares, comenta a DW la acadรฉmica y activista feminista Ailynn Torres Santana, radicada entre La Habana y Quito.

“Otra pandemia”

En esta situaciรณn, no siempre han aumentado las denuncias, porque tambiรฉn las mujeres estรกn en peores condiciones para hacerlas, para salir de sus casas, aclara. Lo que sรญ tiende a haber en todos los paรญses es “un aumento en las llamadas de auxilio, o en las consultas a las lรญneas institucionales dedicadas a este asunto”, precisa Torres Santana.

Estaย psicรณloga, comunicadora e investigadora social llama a prestar atenciรณn, ademรกs, a indicadores de aumento de la violencia contra mujeres en el espacio pรบblico: especialmente contra trabajadoras informales (sector donde ellas son mayorรญa en Amรฉrica Latina)ย y contra trabajadoras de los llamados “servicios esenciales”.

“En una cuarentena que se supuso un beneficio general, muchas mujeres se encontraron solas, o con niรฑos y niรฑas, encerradas con su agresor”,ย resumeย “Violentadas en cuarentena”. Esta otra investigaciรณn colaborativa de la Red Latinoamericana de Jรณvenes Periodistas de Distintas Latitudes y la comunidad global de mujeres en medios de comunicaciรณn Chicas Poderosas da cuenta tambiรฉn de las acciones estatales para enfrentar la violencia contra las mujeres por razones de gรฉnero durante la cuarentena por COVID-19, en 19 paรญses de Amรฉrica Latina.

ยฟQuรฉ hacer?

“En la regiรณn, hemos visto algunas buenas prรกcticas o prรกcticas promisorias. Por ejemplo, en Argentina y Uruguayย se estรกn prorrogando automรกticamente las medidas cautelares para vรญctimas de violencia de gรฉnero que vencieron o que vencerรกn dentro del periodo de la cuarentena”, ilustra la experta de ONU Mujeres.

Los distintos paรญses reaccionaron “en el marco de sus legislaciones”, y no todas contemplan la violenciaย contraย laย mujerย o elย conceptoย deย gรฉnero, subraya “Violentadas en cuarentena”. Entre los que aรบn no cuentan con legislaciรณn especรญfica ni lรญnea telefรณnica nacional de ayuda para estos temas, destaca Cuba.

Sin embargo, la isla acaba de anunciar un paso en el tratamiento gubernamental mรกs sistemรกtico al tema: la aprobaciรณn de una guรญa paraย implementar una lรญnea de atenciรณn telefรณnica especรญfica para casos de violencia de gรฉnero, seรฑala Torres Santana. Segรบnย la corresponsalรญa de IPS en Cuba, la isla ha registrado al menos sieteย feminicidios en 2020, cinco desde el inicio de las medidas de aislamiento.

En algunos paรญses, seย han generado alianzas con hoteles paraย brindarย espacios gratuitos a mujeres vรญctimas-sobrevivientes y sus hijas e hijos, cuando no hay acceso a refugios o casas de acogida. “En Chile, Argentina, Colombia entre otros,ย se han puesto en marcha canales alternativos para realizar denuncias o reportes de violencia por ejemplo a travรฉs de WhatsApp, o en farmacias o supermercados. Y en mรบltiples paรญses se han implementado campaรฑas para generar conciencia y difundir informaciรณn y nรบmeros telefรณnicos sobre los servicios de atenciรณn”, destaca Yeliz Osman, desde ONU Mujeres.

Sin embargo, para evitar el aumento de feminicidios y otras formas de violencia contra las mujeres se requieren estrategias integrales de mediano y largo plazo enfocadas en la prevenciรณn y acompaรฑadas por una inversiรณn adecuada, advierten expertas de todas las latitudes.

De ahรญย que ONU Mujeres insista en el llamado a todos los actores a priorizar la prevenciรณn, atenciรณn y sanciรณn de la violencia contra las mujeres y niรฑas.ย ยฟCรณmo?ย Desde Panamรก, Osman enumera estrategias a DW:

Garantizar el acceso a servicios esenciales de atenciรณn (de justicia, salud, psicosocialesย y asesorรญa legal). Trabajar estrechamente con organizaciones de la sociedad civil y redes de mujeres defensoras de derechos humanos, y fortalecer sus capacidades y recursos. Generar tolerancia cero hacia la violencia contra las mujeres, asegurando que los servicios policiales y judiciales prioricen su atenciรณn y sanciรณn. Involucrar a la comunidad. Aumentar la inversiรณn en la prevenciรณn a travรฉs de programas de educaciรณn, campaรฑas pรบblicas, programas para empoderar a las mujeres y niรฑas y programas que buscan transformar las masculinidades nocivas o las normas sociales que fomentan o toleran la violencia contra las mujeres y niรฑas.

DW