LA NOTA CHAPINA

Pese a carencias, tras saturación en Villa Nueva, hospital de Antigua Guatemala podría recibir pacientes con COVID-19


covi

CHAP

Ante la saturación de los hospitales del Parque de la Industria y de Villa Nueva, y luego de los contagios de personal médico en Chimaltenango, el gobierno está habilitando un área para atender a pacientes con coronavirus en el hospital nacional de Antigua Guatemala. Sin embargo el personal afirma que no existen las condiciones de seguridad para enfrentar el nuevo reto.

Exterior del Hospital Nacional Pedro de Bethancourt de Antigua Guatemala Sacatepequez (1 of 1)-min

El Hospital Pedro de Bethancourt está ubicado a 15 minutos del centro de Antigua Guatemala y cada mes atiende en promedio a 13 mil personas. Si bien es uno de los centros asistenciales con mejores condiciones del país, no es ajeno a las grandes carencias del sistema de salud nacional.

Según confirma el Ministerio de Salud: “Antigua Guatemala está en proceso de habilitar el área para atender positivos, hasta el momento sólo atiende sospechosos”. Estos trabajos de habilitación fueron los que motivaron a personal del hospital a denunciar desde el anonimato.

Un residente explica su preocupación: “En este momento solo se atienden casos sospechosos pero ni para eso tenemos los insumos suficientes. Las caretas y las mascarillas que utilizamos las hemos comprado de nuestro bolsillo o las hemos recibido gracias a donativos porque el hospital no nos da equipo de protección. Si en este momento no tenemos lo mínimo, ¿cómo vamos a enfrentar una situación mayor?”.

Según comentan, hasta el momento las enfermeras que practican los hisopados no cuentan con los insumos de seguridad necesarios y para el personal médico el uso de mascarillas se restringe porque no hay insumos para todos. “Ellos minimizan todos los riesgos pese a que, por ejemplo, si uno está cerca de los ventiladores, aumenta la carga viral y el riesgo de contagio”, agregan.

 

Los traslados desde Chimaltenango y la falta de pruebas

Pero sus preocupaciones iniciaron días antes, cuando empezaron a recibir más pacientes trasladados desde Chimaltenango, esto debido a que el hospital de dicho departamento mermó su capacidad de atención por los nueve médicos que dieron positivo a la prueba de COVID-19.

“Nosotros tenemos la obligación de atender a todas las personas y no tenemos problema con ello. Lo que nos preocupa es que vienen referidos de un hospital en el que hubo casos positivos y por ello hay mayor riesgo de que estén contagiados. Sin embargo, no les hacen siquiera un hisopado. Acá, es el personal de enfermería el que decide a quién hacerle o no las pruebas. No es que menospreciemos su trabajo pero creemos que es una tarea que corresponde a personal de epidemiología por la gravedad de la situación”, señala uno de los residentes.

Según comenta, las primeras referidas fueron madres embarazadas y se dieron roces, luego que algunos de sus compañeras exigieran que les hicieran el hisopado. La respuesta del área de epidemiología habría sido que les levantarían un acta si se negaban a brindar la atención. “No era para no atender, era por la misma seguridad de la paciente”, aclara.

Un área no apta para pacientes con COVID-19

Actualmente, desde que se reportó el primer caso positivo en Guatemala, en el hospital Pedro de Bethancour se habilitaron varias carpas para atender a los casos sospechosos. Una, dónde pasan a una revisión previa y otra, más apartada, para quienes están en espera de los resultados del hisopado.

Ahora, según comentan al menos dos de las fuentes consultadas, el área que se está habilitando está en el 4º nivel del hospital. Una de las fuentes señala que el área no es adecuada porque está dentro del mismo complejo: “no cuenta con ruta de evacuación o acceso exclusivo, es decir que cuando trasladen a los pacientes positivos tendrán que recorrer las mismas vías de acceso que utilizan las demás personas. Eso aumenta el riesgo de contagio en maternidad y pediatría, por ejemplo”.

Pese a que el mismo Ministerio de Salud confirma los trabajos de acondicionamiento, el jefe de comunicación del Hospital Pedro de Bethancour, Alex Toj, afirmó que no están acondicionando un área. “Estamos atendiendo pacientes sospechosos en áreas que ya se tienen establecidas desde la confirmación del primer positivo, pero al momento no hemos recibido una instrucción para habilitar un área exclusiva. Cuando la recibiamos se empezará a trabajar”.

La falta de diálogo

Varias de las fuentes consultadas en este reportaje afirman que prefieren denunciar porque sus demandas no han sido escuchadas en el hospital. Aseguran que han tenido casos positivos y, pese a estar en una zona de alto riesgo por la cantidad de turistas que en su momento recibió Antigua Guatemala, nunca se mejoraron las medidas de seguridad para el personal. Al contrario, esa exigencia de insumos les significó roces con las autoridades.

Por otra parte, tampoco han sido escuchadas sus preocupaciones ante el traslado de pacientes positivos. “Acá las reuniones son sólo entre Jefes de Servicio pero a nosotros que somos más de 60 residentes no nos escuchan y al final nosotros somos los que estamos en mayor riesgo, los que atendemos a la gente mientras ellos dan instrucciones”, señalan.

NÓMADA