LA NOTA CIENTÍFICA

Rusia empieza a probar en animales prototipos de vacunas contra el coronavirus

coro

CIENTI

Si todo va bien, el laboratorio de Novosibirsk (Siberia) podría tener una cura para humanos en el último trimestre del año

Rusia empieza a probar en animales prototipos de vacunas contra el coronavirus
La plaza Roja junto al Kremlin, el mausoleo de Lenin y la catedral de San Basilio (Vladimir_Timofeev / Getty)

Una de las esperanzas de Rusia para aguantar el golpe del coronavirus está en la investigación. Sus científicos han comenzado a hacer pruebas en animales con prototipos de potenciales vacunas en un laboratorio de Siberia, aseguró este viernes la Agencia Reguladora de la Salud del Consumidor (Rospotrebnadzor).

En un plazo muy corto de tiempo el Centro Científico Estatal de Virología y Biotecnología “Véktor”, dependiente de ese organismo y con sede en Novosibirsk, ha logrado desarrollar esos prototipos basados en seis plataformas tecnológicas diferentes, explicó Rospotrebnadzor en un comunicado. Tras investigar su grado de efectividad en animales, concretamente en primates, identificarán los prototipos más prometedores y seguros. Si todo va bien, los investigadores creen que sería posible tener esta cura en el último trimestre del año.

El Covid-19 se lleva también por delante las celebraciones por el 150 aniversario del nacimiento de Lenin. El Partido Comunista las ha trasladado al 7 de noviembre, cuando se celebra el triunfo de la Revolución de Octubre

Pero de momento, la población y los 253 infectados hasta ayer tendrán que confiar en las medidas impuestas por el Gobierno para impedir que el virus se propague. Estas son similares a las de otros países, como el cierre de fronteras para extranjeros, aunque no tan severas como las implantadas por los países occidentales, más castigados por la pandemia. Y es que en Rusia, sólo se ha registrado un fallecido. De momento no hay confinamiento general, únicamente para quienes han regresado al país desde países afectados por el virus, que tienen que permanecer 14 días sin salir de sus residencias.

El teletrabajo y las compras a domicilio ya son también habituales aquí y eso se nota hasta en la circulación. Los habituales atascos de Moscú, donde viven 12 millones de personas, se han reducido un 11 % en este mes de marzo, ha señalado el Departamento de Transportes de la capital.

El Kremlin reconoce que hay escasez de mascarillas y desinfectante, pero asegura que la producción está aumentando

Se teme que la virulencia del coronavirus termine llegando a Rusia. Pero como no se sabe exactamente cuándo ni cómo, la población acumula productos de primera necesidad ante lo desconocido. El Kremlin reconoció ayer que hay escasez de desinfectante y de mascarillas sanitarias. “Las empresas que las producen están trabajando las 24 horas del día y la producción está aumentando”, aseguró el portavoz presidencial, Dimitri Peskov. Todas las regiones del país se encuentran en máxima alerta, y el Ejército está listo para ayudar.

Defensa hará pruebas de coronavirus a los nuevos reclutas que se incorporan al servicio militar esta primavera y cuyo proceso no se va a cancelar. “Sólo el que dé negativo se incorporará al ejército”, prometió el ministro Serguéi Shoigú

Por el coronavirus se han cerrado lugares de ocio, como cines y teatros, y se han cancelado foros económicos y competiciones deportivas. La última cancelación ha afectado a las celebraciones por el cumpleaños de Lenin. El Partido Comunista decidió pasar todos los actos previstos el día 22 de abril, cuando se cumplen 150 años del nacimiento del líder bolchevique, al 7 de noviembre, el día en que se recuerda la Revolución de Octubre.

Pero hay cosas que todavía siguen en pie. Entre ellas, el plebiscito para aprobar la reforma de la Constuticón que permitirá al presidente, Vladímir Putin, presentarse a la reelección cuando termine su actual mandato, el segundo consecutivo, en 2024. Y también la incorporación a filas de los nuevos reclutas del servicio militar, que en Rusia es obligatorio para los hombres y dura un año. La llamada a filas de primavera se realizará entre el 1 de abril y el 15 de julio. El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, prometió este viernes que todos los candidatos serán sometidos al análisis del Covid-19 antes de ser enviados a sus destinos. Además, tras llegar a sus unidades militares, se someterán a una cuarentena de dos semanas. “Sólo aquellos que den negativo en las pruebas se incorporarán al ejército”, prometió Shoigú.

LA VANGUARDIA