LA NOTA DE MUNDO

Desde España, chapina por el COVID-19: “no esperen hasta que las cifras den la alerta”

coro

La connacional compartió fotografías del panorama que se observa en las calles de Zaragoza. Foto La Hora/ Norma Hernández

Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

La guatemalteca Norma Hernández tiene varios años viviendo en Zaragoza, España y desde hace unos días explica que la situación se volvió más compleja para ella y millones de personas en ese país a causa de la pandemia del coronavirus COVID-19.

Desde su casa, en donde se prepara para trabajar a distancia a causa de la cuarentena que el gobierno español les ha impuesto, les pide a los guatemaltecos que tomen la situación con seriedad, “esto no es un juego, no esperen hasta que las cifras den la alerta”.

Hernández cuenta que conforme pasan los días, la situación se vuelve más compleja en España.

ESPAÑA ES UNO DE LOS PAÍSES MÁS AFECTADOS POR EL COVID-19

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), España, se ubica a nivel mundial como uno de los cuatro países más afectados por la pandemia, solo superado por Italia e Irán, aunque los casos cada día van en aumento.

“Está estrechándose el cerco. No se puede salir a la calle, andan policías y soldados por las calles, están poniendo multas y cárcel a quien se resiste. Aunque siempre hay gente que se arriesga, van aumentando en casi 2000 diarios infectados”, dijo la guatemalteca.

Mientras conversa, explica que de parte de su trabajo están preparando el equipo para que pueda laborar desde su casa.

“ESTO NO ES UN JUEGO, NO ESPEREN HASTA QUE LAS CIFRAS DEN LA ALERTA”

Norma Hernández, guatemalteca en España

Dado la situación de cuarentena que atraviesan en ese país, expresó que los únicos lugares que tienen autorizado abrir son los supermercados, así como farmacias.

Ahora mismo, su vida dice que ha cambiado y lo peor es que no pueden salir y deben estar pendientes de no acercarse demasiado a las demás personas mientras compran.

La guatemalteca, destaca algunas medidas implementadas por el Gobierno español a fin de apoyar tanto a la población, así como a las empresas afectadas.

España es uno de los países más afectados por el COVID-19. Foto La Hora/Paul White/AP

ESTO NO ES UN JUEGO

En un principio la connacional, relató que les habían hablado de confinamiento por 15 días, pero dice que se tiene previsto ahora que ese tiempo se aumentará a un mes.

“Esto no es un juego, no esperen hasta que las cifras den la alerta, esto es serio, la enfermedad está atacando rápidamente, hay que quedarse en casa, no permanezcan en grupos en la calle, recomendarles que se mantengan a un metro de distancia de las personas y que hagan caso a las autoridades. Que entiendan que no estamos para bromas ni memes”, aseguró.

Antes que todo iniciará en ese lugar, la guatemalteca había contado que no había contagios, pero ahora todo cambio y considera la situación como una tragedia mundial, por la que mueren personas consideradas vulnerables, jóvenes y también deportistas que siempre habían sido sanos, afirmó.

ESPAÑA ES SOLIDARIA

Otro de los aspectos que destaca es que existe mucha psicosis, porque todo el día se puede ver en la televisión noticias relativas al COVID-19, también se siente agobiada de no ver a su hija y amigos.

“Las cifras son espantosas, ya te digo que hace 4 días eran 8 mil en toda España y ya vamos por 14 mil”, agregó.

Y aunque la situación es compleja, la guatemalteca no duda en decir que España es solidaria, porque hay lavanderías con servicio gratuito y los adultos mayores son prioridad en los supermercados.

“Los restaurantes están cocinando para los mayores que no pueden salir de sus casas… Y así muchas cosas. La gente ayuda. En Guatemala, no sé yo. Grecia tengo que decirte que en España la situación está muy complicada, porque no hay ninguna solución a la vista y la enfermedad crece como la espuma”, puntualizó.

Finalmente dice que le da miedo lo que pueda ocurrir en Guatemala, “no están preparados para esta magnitud de enfermedad. Miedo me da”.

La Policía y las Fuerzas Armadas han sido desplegadas para garantizar la cuarentena. Foto La Hora/Francisco Ubilla/APLA HORA