LA NOTA CHAPINA

“Fue la peor noche de mi vida”: guatemalteca narra odisea de más de 24 horas varada en el aeropuerto de Costa Rica

coro

CHAPINA

Ese país centroamericano también ha cerrado sus fronteras como medida para contener propagación de virus.

El grupo de guatemaltecos a quienes no le permitieron regresar a Guatemala. (Foto Prensa Libre: Cortesía)El grupo de guatemaltecos a quienes no le permitieron regresar a Guatemala. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

Más de una treintena de guatemaltecos permanece en el aeropuerto internacional Juan Santamaría de San José, Costa Rica, a la espera de que un avión guatemalteco llegue a “rescatarlos” para traerlos de vuelta a su país.

Dentro de los efectos colaterales que ha traído el coronavirus covid-19 está el cierre de los aeropuertos, tal como ocurre en la terminal aérea de Costa Rica, lo que causó que más de 30 guatemaltecos quedaran varados sin poder salir de la misma, por disposición gubernamental.

Desde ese lugar, a la espera de que las autoridades guatemaltecas resuelvan cómo serán trasladados, María Andree Xitumul contó a Prensa Libre que el grupo de 36 está decepcionado por la forma como el gobierno trató su caso, en especial el embajador en Costa Rica, Mario René Azmitia Zaldaña.

El vuelo en el que viajaba Xitumul llegó a las 18 horas de lunes 16 de marzo a San José procedente París, Francia. En ese lugar confluyeron otros viajantes guatemaltecos que regresaban de distintos países europeos.

Se suponía que a las 20 horas despegarían hacia ciudad de Guatemala donde arribarían pasadas las 22.

Sin embargo, la pesadilla de los guatemaltecos comenzó cuando el presidente Alejandro Giammattei anunció que quedaba prohibido el ingreso a suelo guatemalteco de cualquier vuelo, por lo cual la aerolínea declinó volar a Guatemala, debido a que temía que su tripulación se quedara atrapada en el país. Entonces decidió regresar a Panamá, de donde es la compañía aérea.

El grupo de guatemaltecos, dentro del cual hay tres niñas, debió ingeniárselas para la noche en el aeropuerto, acostados en las sillas o en el suelo de la terminal aérea. Algunos, cuenta Xitumul, no tenían un centavo para comer, por lo cual entre los que tenían algo de recursos compraron pan y lo compartieron.

Hasta la tarde de este martes, muchos no habían desayunado y ni la aerolínea ni el Gobierno de Guatemala por medio de su embajador les ofreció alimentación. Solo a algunos se les proveyó de una manta, el resto tuvo que soportar el frío de la noche puesto que no se les permitió acceder a su equipaje.

Durmieron con la esperanza de que el embajador Azmitia les había dicho que temprano el día siguiente se solucionaría el problema.

Pero no fue así.

A primera hora de este martes despertaron con la noticia de Azmitia de que, si querían llegar a Guatemala este día, tenían que costear el traslado en un avión y que el pasaje les costaría US$980 —unos Q7 mil 595—.

Azmitia les advirtió que a primera hora de hoy no habían arreglado “absolutamente nada”, y lo peor, es que ante el inminente cierre del aeropuerto de San José y las fronteras de Costa Rica tenían que abandonar dicha terminal y la opción que les ofreció el embajador fue sacarlos a la pista.

“Estamos muy molestos con el embajador, super decepcionados, porque su sugerencia fue que teníamos que pagar ese dinero —los US$980—. Nos dijo, van a cerrar las fronteras y el aeropuerto y si ustedes no logran salir, porque como no podíamos pasar migración y entrar a Costa Rica para buscar un hotel, nos dijo los vamos a sacar a la pista para que vean qué hacen”, asegura Xitumul.

“Nadie nos ofreció ni cena ayer, ni desayuno ayer ni almuerzo hoy, nos tienen en un salón tachados, como los que no pueden regresar a su país. Ha sido la peor noche de mi vida”, aseveró.

La guatemalteca ha estado de aeropuerto en aeropuerto desde el viernes puesto que partió desde Finlandia donde residía como parte de un intercambio académico, el cual ya terminó. Por esa razón pretendía regresar a Guatemala.

“Estamos muy decepcionados por como Guatemala ha reaccionado. No puede ser que el embajador venga y nos diga que nos quedaremos en cuarentena 15 días en la pista. Antes de partir, Finlandia nos hizo exámenes gratis, imagínese ese país haciendo algo por nosotros que ni siquiera somos europeos y Guatemala no puede hacerlo”, reclamó Xitumul.

José Roberto Suárez, que viajaba con su esposa y dos hijas, coincidió en que “la situación ha sido tortuosa”. “Fue una gran tristeza para nosotros dormir en el suelo y con frío, pero no tuvimos otra opción”; no obstante, agradeció el apoyo que, asegura, recibió de parte del Gobierno de Guatemala.

La familia viajó de vacaciones a Europa el 13 de marzo y tenía planes de visitar más lugares; sin embargo, en Barcelona, España, apenas tres días después haber llegado, tuvieron que retornar.

Fin a la odisea

 

El canciller Pedro Brolo aseveró en horas de la mañana del martes que estaban por coordinar un “vuelo de rescate” para traer de vuelta a los guatemaltecos que se encuentran en San José; de hecho, afirmó que este llegaría en dos horas.

A eso de las 17 horas, Brolo, junto con el director general de Aeronáutica Civil, Francis Argueta, informó que se había arreglado con la aerolínea responsable de traerlos a Guatemala un vuelo para que pudiera ingresar al país, el mismo despegará de Costa Rica a las 9.46 horas del miércoles, es decir, el grupo deberá pasar una noche más en el aeropuerto.

De esa forma, ninguno de los integrantes que quedaron varados tendrá que pagar dinero extra para trasladarse a Guatemala. El avión llegará al país a eso de las 11.30 horas del miércoles.

También en otras partes del mundo

 

Pero no solo en Costa Rica pasaron esos problemas. En Perú, otro grupo de 12 guatemaltecos está en la misma situación, sin poder salir de regreso a Guatemala.

Mientras que en el aeropuerto de Madrid, España, Daphne anhela como nunca regresar a Guatemala para pasar con su familia estos momentos difíciles que se viven a causa de la pandemia del covonavirus, covid-19; sin embargo, no ha podido hacerlo porque cierre de la mayoría de los aeropuertos.

Pretendía volar, primero hacia Panamá y después a Costa Rica para trasladarse a Guatemala. Su última esperanza es viajar a México para trasladarse luego a Tapachula e ingresar a Guatemala vía terrestre.

En total son 10 guatemaltecos lo que pretenden salir de España y se quedaron varados en el aeropuerto de Madrid.

Sopianos, quien por motivos laborales y académicos ha vivido años en España, lamentó que no haya obtenido ayuda por parte de la Embajada de Guatemala en Madrid a donde se acercó y ni siquiera le abrieron la puerta y le dijeron que no podían ayudarle en nada.

A la vez indicó que lo que más anhela es estar con sus seres queridos. “Tengo a toda mi familia en Guatemala y tengo temor de estar aquí sola y todos tiene miedo. Y mi intención es irme definitivamente para allá”, apuntó.

PRENSA LIBRE