LA NOTA DE MUNDO

EE.UU. calificó de “inaceptable” acción militar de Nayib Bukele

MUNDO

  • Por AFP
El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, ordenó al Ejército de su país intervenir el Congreso para presionar a los diputados para aprobar un millonario préstamo. (Foto: AFP)

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, ordenó al Ejército de su país intervenir el Congreso para presionar a los diputados para aprobar un millonario préstamo. (Foto: AFP)

Estados Unidos hizo saber al gobierno de Nayib Bukele en El Salvador que el ingreso de tropas armadas al Congreso es “inaceptable” y “viola la separación de poderes de las instituciones democráticas de ese país”, dijo el martes un portavoz del Departamento de Estado.

“Hemos comunicado ese mensaje al gobierno salvadoreño”, señaló el vocero a la AFP. Y agregó: “El Salvador ha logrado un récord notable de gobernabilidad democrática desde los acuerdos de paz de 1992. Hacemos un llamado a todas las partes para que trabajen juntas y encuentren una solución de acuerdo con la Constitución, en tanto el país busca tomar decisiones sobre la mejor manera de mejorar la seguridad y fomentar el crecimiento económico”.

¿Qué pasó en El Salvador?

Desde noviembre del año pasado, el presidente Nayib Bukele presentó a la Asamblea Legislativa una iniciativa para aprobar un préstamo de 109 millones de dólares (unos 825 millones de quetzales) para financiar el Plan de Control Territorial, con el que se pretende atacar al crimen organizado y a las pandillas, pero fue a partir del pasado miércoles cuando el mandatario de ese país exigió que se ratificara.

Los diputados hicieron caso omiso, debido a que, más del 50% del préstamo se utilizaría para la compra de cámaras, equipo de videovigilancia, helicópteros, patrullas y un buque. Según la Revista Factum, la compra se haría a una empresa que pagó un viajedel director de Centro Penales de ese país, hacia México, lo que provocó la vacilación de los legisladores.

La crisis se desató luego que la Asamblea de Ministros convocara a los congresistas a sesionar durante el fin de semana. Muchos analistas vieron la llamada como ilegal, pese a que el Gobierno salvadoreño utilizó su misma Constitución para escudarse. Pero las críticas se acrecentaron, al extremo que Bukele hizo un llamado a la insurrección, basándose también en su carta magna.

Bukele hizo que los ojos de la región se centraran en su país, luego que ordenó retirarse a los agentes policiales que resguardaban a los diputados, pese a que su labor está amparada en la Ley de Protección de Personas Sujetas a Seguridad Especial. Ademas, el sábado envió al Ejército a rodear la Asamblea Legislativa, lo que provocó el rechazo de los congresistas, quienes se negaron a asistir a la plenaria convocada.

La llegada de los militares a la Asamblea Legislativa encendió las alertas. Incluso, el domingo, el mandatario salvadoreño acudió a la Asamblea Legislativa, se sentó en la mesa principal y oró frente a las cámaras. Su presencia, se indicó, era para discutir un plan de seguridad.

SOY 502