LA NOTA DE FE

Pastores evangélicos oran por gestión de Giammattei

________LA NOTA DE FE______

El gobernante contó su testimonio cuando de joven intentó suicidarse

La Mega Frater fue el escenario en donde la comunidad evangélica llevó a cabo el Te Deum Cristiano Evangélico organizado por la Fraternidad Cristiana de Guatemala, en donde el presidente Alejandro Giammattei y el vicepresidente Guillermo Castillo fueron felicitados tras tomar el mando del Ejecutivo.

Fue el pastor Jorge H. López quien antes de iniciar su discurso agradeció a los presentes por la puntualidad, ya que es una de las características de esta entidad religiosa.

 

Apoyo

El líder de la Frater destacó que “Guatemala merece vivir mejor, el pueblo ha puesto su confianza en usted señor Presidente al darle un triunfo categórico en las elecciones pasadas. Hoy se le exige una decisión, una determinación y una buena actitud”.

Añadió: “Usted no está solo. Este reto no es solamente para usted, también lo comparte el pueblo de Guatemala que lo aclamó en las urnas electorales. Mientras procure justicia, ame la misericordia y se humille ante Dios, nuestro Señor, Él estará siempre con usted, y millones de cristianos estaremos orando para que salga adelante. Cuente con el total respaldo de la iglesia cristiana evangélica para ayudarle a mantener firmes los principios, valores y conceptos que sobre la familia están plasmados en la Constitución de la República”.

Testimonio

Posteriormente, el mandatario dio su testimonio a los presentes sobre un hecho ocurrido en octubre de 1979 cuando a los 23 años decidió suicidarse.

“Era un joven de 23 años que había soñado toda la vida ser médico y que le hacían cuatro meses de graduarse, porque quería dedicarse a la cirugía de emergencia. No es que me parezca a Drácula, pero me gusta la sangre en las emergencias de los hospitales, me gusta salvar vidas, esa era mi misión según yo: salvar vidas”, comentó.

Añadió: “Tomé la determinación de quitarme la vida porque ya no valía la pena, Dios no lo permitió. No recuerdo ocho o diez días de mi vida porque se perdieron enchufado todo en el intensivo de un hospital en Estados Unidos”.

Preguntas

Giammattei resaltó que a los días de regresar a Guatemala tras este suceso al cual cataloga como “intento estúpido”, llegó a su lecho su tío abuelo Eduardo Cáceres Lehnhoff, vicepresidente del país de 1970 a 1974, en la gestión de Carlos Arana Osorio. Le dijo: “¡Patojo como sos de bruto, cómo haces eso!”.

Le respondió: “Mire tío, ‘¡ve qué de a sombrero!’, si yo siempre he sido bueno, ¿por qué estoy así?, si yo no le he hecho daño a la gente, ¿por qué estoy así?, ¿por qué dicen que me voy a morir si yo jamás he hecho nada en contra de nadie?”.

Añadió que su tío le dio la mejor lección de su vida al decirle: “Patojo, no preguntes, porque preguntar para qué”.

Destacó que “esa lección me ha durado hasta hoy. Cada día de mi vida ha sido un ‘para qué’”, indicando los cargos públicos a los cuales ha sido designado.

EMISORAS UNIDAS