LA NOTA CHAPINA

El precedente por el que Lucrecia Hernández no sería diputada

_____LA NOTA CHAPINA_____

  • Por Jessica Gramajo

La diputada electa por el Movimiento Semilla, Lucrecia Hernández Mack, no cuenta con finiquito. (Foto: Facebook/hernandezmack)

La diputada electa por el Movimiento Semilla, Lucrecia Hernández Mack, no cuenta con finiquito. (Foto: Facebook/hernandezmack)

Eran las 8 horas del 14 de enero de 2016. Vestidos muy elegantes, uno a uno, los diputados electos fueron presentando ante las autoridades del Congreso su documentación que les permitiría reclamar su curul, entre ellos Edgar Rolando Zamora, quien había sido electo por la agrupación Visión con Valores (ViVa), pero antes de asumir el cargo presentaron una denuncia en su contra y la Contraloría General de Cuentas (CGC) no le extendió finiquito.

Este mismo caso podría repetirse ya que la diputada electa del Movimiento Semilla, Lucrecia Hernández Mack, podría no asumir su curul debido a una denuncia le impidió obtener su finiquito. Pese a esto, Hernández Mack aseguró que llegará al Congreso para ser juramentada, pero ¿podrá realmente?

El precedente

Pese a la denuncia y la falta de finiquito, Zamora acudió al Organismo Legislativo para presentar sus credenciales en espera que le permitieran ocupar la curul. Lo que no sabía, es que el acercamiento que tuvo con otra bancada había molestado a los directivos del partido ViVa, quienes ya habían acordado con el expresidente del Congreso, Luis Rabbé, para que le impidieran asumir el cargo, pues en su lugar llegaría el abogado Juan Manuel Díaz-Durán, quien estaba alineado con la agrupación política.

Antes de ingresar al pleno y ser juramentados, los diputados electos deben de presentar toda su documentación que les exige la Ley a la Junta Calificadora de Credenciales del Congreso. Zamora no entregó su finiquito y argumentó que la Ley Orgánica del Organismo Legislativo, ni la Constitución se lo exigen, pero las autoridades parlamentarias le insistieron en que no podía asumir.

Sin embargo, 157 diputados electos sí habían hecho el trámite de su finiquito, debido a una interpretación de la Contraloría General de Cuentas (CGC), sobre la Ley de Probidad, en donde se establece que “no podrán optar al desempeño del cargo” quienes carezcan de constancia de solvencia.

A pesar de ello, Zamora ingresó al pleno y presentó juramento. Antes de iniciar la sesión, Rabbé le informó que su juramento no era válido y le pidió abandonar el hemiciclo. El frustrado diputado electo reaccionó molesto y exigió a gritos que lo sacaran, levantando la credencial que le había extendido el Tribunal Supremo Electoral (TSE); pero quedó en actas que no se le daría posesión de la curul.

Edgar Zamora, diputado electo por ViVa no pudo asumir su curul. Exigía a gritos que se lo permitieran y mostraba la credencial que le extendió el TSE de diputado electo. (Foto: Archivo/Soy502)

Edgar Zamora, diputado electo por ViVa no pudo asumir su curul. Exigía a gritos que se lo permitieran y mostraba la credencial que le extendió el TSE de diputado electo. (Foto: Archivo/Soy502)

Fundamento legal

Zamora no pudo asumir su curul y legalmente el Congreso no podía explicarle por qué. Fue así que la Junta Directiva electa, presidida por Mario Taracena, decidió consultar al TSE y a la CGC con la esperanza que ellos le ayudaran a resolver el conflicto.

Sin embargo, no todo les salió como esperaban y las dos instancias cargaron la responsabilidad sobre el Congreso. El TSE respondió que le correspondía al Legislativo tomar la decisión de declarar la vacante y la CGC les indicó que su función era extender o negar los finiquitos.

Luego, los diputados utilizaron una opinión consultiva a la Corte de Constitucionalidad de 1988, en el que les respondió que “es atribución específica del Congreso calificar las credenciales extendidas por el TSE a los diputados electos”, hecho que “les da potestad” para determinar “si la persona electa reúne las calidades exigidas por el orden constitucional”.

En base a ello, la Junta Directiva decidió que el pleno aprobara un Acuerdo Legislativo declarando la vacante de la curul de Zamora. Al saber las intenciones de Taracena, los diputados de ViVa comenzaron a cabildear con otras agrupaciones amigas, con el propósito de impedir al diputado electo llegar a su curul, pues “trabajarían mejor” con el abogado Diaz-Durán.

El 28 de enero de 2016, los diputados aprobaron con 85 votos a favor el Acuerdo Legislativo 9-2016, en donde se declaraba la vacante de la curul de Zamora y se llamaba a Díaz-Durán a ocupar el cargo.

Acudirá a la toma de posesión

La exministra de Salud, Lucrecia Hernández Mack, enfrenta una situación similar. En el lapso en el que se realizaron las elecciones en las que resultó electa diputada por el Movimiento Semilla, recibió una denuncia en su contra por supuestos malos manejos cuando dirigía la cartera de Salud, por lo que la CGC decidió que no le extenderá finiquito.

La agrupación ha defendido que no existe ningún impedimento legal para que Hernández Mack asuma su curul y aseguran que se trata de una medida política y de temor por parte de los opositores del partido político que impulsó a la exfiscal Thelma Aldana como candidata a la presidencia y que, también por falta de finiquito, no pudo asumir la candidatura.

Según el último comunicado de la agrupación, “luego de un examen riguroso jurídico… un diputado electo está en la obligación de presentarse al Congreso y tomar posesión de su cargo”, por lo que aseguran que Hernández Mack se presentará el 14 de enero al Organismo Legislativo para reclamar su curul.

El Movimiento Semilla se convirtió en una piedra en el zapato de varias agrupaciones políticas, debido a que impulsaron la candidatura de Aldana. Además, su planteamiento político fue dirigido estrictamente a impulsar la lucha contra la corrupción y defensa de instancias como la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala.

Además, durante la campaña política señalaron a varias agrupaciones políticas de corruptas. Mientras que Hernández Mack develó la existencia de varias plazas fantasma en el Ministerio de Salud y fue una de las primeras en renunciar del Gobierno, acusando al presidente Jimmy Morales de supuestos actos anómalos.

SOY 502

Categorías:LA NOTA CHAPINA